21 julio, 2019

“Valledupar debe apostarle a una flota de buses a gas”

El presidente de Naturgas, Orlando Cabrales, habló con el diario EL PILÓN y expuso las razones por las que Valledupar debe apostarle a una flota de buses con tecnología más limpia.

Hasta el momento, con los estudios previos, ¿qué se sabe del potencial energético en el Cesar?

En materia de gas natural la cuenca de Cesar-Ranchería tiene un potencial de gas atrapado en los mantos de carbón, que es gas natural. Pero Drummond tiene yacimientos convencionales y no convencionales. Hay una variedad de fuentes que hay que desarrollar por el bien del departamento y el país.

¿Qué significa empezar a explotar esa riqueza?

Hay muchos beneficios del gas natural, te voy a mencionar dos en particular. Uno es el sector residencial: el gas tiene una vocación social muy grande. De los 34.000 usuarios que tiene el departamento, 32.000 son familias y la mayoría de esas familias son de bajos recursos. Cocinar con gas sigue siendo más económico que cocinar con energía eléctrica o inclusive cocinar con GLP (Gas licuado del petróleo).

También hay un beneficio ambiental de usar gas, por ejemplo en la movilidad. En vez de usar diesel o gasolina, usar gas representa una disminución en la contaminación de una ciudad. Por eso, ciudades como Bogotá, Cartagena, Medellín, Barranquilla, Palmira y Manizales, vienen utilizando buses con gas natural.

¿Debe apostarle Valledupar a una red de transporte público a base de gas?

Totalmente, es una combinación de cosas. Ya Cartagena lo tiene, casi 350 buses funcionando a gas natural. En los próximos años va adicionar eso en 300 más; en Barranquilla hay 40 buses que funcionan a gas natural; Medellín ya tiene más de 400 buses a gas natural. Yo esperaría que Valledupar haga lo mismo, que se meta en el tema de movilidad sostenible y empiece a dar señales. Es un tema de la alcaldía, que debe dar señales para que la nueva flota sea con tecnología limpia y el gas está en una posición privilegiada.

¿Es más rentable usar gas natural?

Disminuye la contaminación de una ciudad, pero adicional tienes una racionalidad económica. Lo comparas al diesel y estamos hablando de una reducción del 35 al 40 % frente al costo del combustible, si lo comparas con la gasolina es hasta el 50 %. Entonces el gas cada vez se impone más en la movilidad, sobre todo en la movilidad pesada que requiere mucho tráfico, buses, camiones, transportes de carga.

¿Es accesible esta tecnología?

La tecnología está probada y se ha usado en otras partes del mundo y en otras ciudades de Colombia como lo mencioné. Por ejemplo, en la China hay 200.000 buses que funcionan con gas natural. En una capital como Madrid, buena parte de su flota de buses es a gas natural. En Medellín los recolectores de basura son a gas natural. Es una tecnología probada y que hay fabricantes y una oferta tecnológica y que ciudades como Valledupar deben hacer el esfuerzo para tener una movilidad más limpia para la ciudad.

¿Qué gana Valledupar con una flota sostenible ambientalmente?

Calidad del aire. La combustión del diesel y la gasolina produce emisiones de lo que se llama el “material particulado fino”. Ese material es el que afecta la salud de las personas. Se introduce en el sistema cardiorrespiratorio y en Colombia hay más de 15.000 muertes prematuras como consecuencia de la mala calidad del aire de las ciudades. Si ves las mediciones del material particulado, la mayoría de las ciudades están por encima de los niveles que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

¿Cómo están las reservas de gas en Colombia?

El análisis que nosotros tenemos es que en el corto o mediano plazo, de aquí al año 2025, tenemos suficiencia en el abastecimiento para atender la demanda de gas no térmica, del sector residencial y movilidad. La demanda de gas térmico, de las generadoras de energía térmica, aumenta cuando las hidroeléctricas dejan de generar. Cuando hay esos requerimientos de demandas tan altos por el sector térmico eso tiene que complementarse con gas natural importado como ya viene sucediendo.

Dicho eso, en el largo plazo, más allá del 2025, tenemos que tomar unas decisiones que aseguren el abastecimiento a largo plazo. Y en este sector, las decisiones que tomes hoy, los resultados se ven a cinco o seis años. Y el gobierno las está tomando. Para poner un ejemplo, el desarrollo de gas que hay en el Cesar, como el de la Drummond, están pendientes de licencias ambientales, de decisiones del gobierno. Toca empujar.

¿Esas decisiones están relacionadas con los yacimientos no convencionales?

Algunas sí. Drummond tiene una combinación entre convencionales y no convencionales. Tiene gas atrapado en los mantos de carbón que no requiere la técnica de fracking. Eso no está asociado a la decisión de fracking. Deberíamos viabilizar eso, que no dependa de la discusión del fracking.

¿Qué significa no tener autosuficiencia?

Primero, perdemos seguridad energética, somos un país débil. Segundo, el empleo, importar significa que el empleo está fuera de Colombia. Regalías, sobre todoHasta el momento, con los estudios previos, ¿qué se sabe del potencial energético en el Cesar?

En materia de gas natural la cuenca de Cesar-Ranchería tiene un potencial de gas atrapado en los mantos de carbón, que es gas natural. Pero Drummond tiene yacimientos convencionales y no convencionales. Hay una variedad de fuentes que hay que desarrollar por el bien del departamento y el país.

¿Qué significa empezar a explotar esa riqueza?

Hay muchos beneficios del gas natural, te voy a mencionar dos en particular. Uno es el sector residencial: el gas tiene una vocación social muy grande. De los 34.000 usuarios que tiene el departamento, 32.000 son familias y la mayoría de esas familias son de bajos recursos. Cocinar con gas sigue siendo más económico que cocinar con energía eléctrica o inclusive cocinar con GLP (Gas licuado del petróleo).

También hay un beneficio ambiental de usar gas, por ejemplo en la movilidad. En vez de usar diesel o gasolina, usar gas representa una disminución en la contaminación de una ciudad. Por eso, ciudades como Bogotá, Cartagena, Medellín, Barranquilla, Palmira y Manizales, vienen utilizando buses con gas natural.

¿Debe apostarle Valledupar a una red de transporte público a base de gas?

Totalmente. Es una combinación de cosas. Ya Cartagena lo tiene, casi 350 buses funcionando a gas natural. En los próximos años va adicionar eso en 300 más; en Barranquilla hay 40 buses que funcionan a gas natural; Medellín ya tiene más de 400 buses a gas natural. Yo esperaría que Valledupar haga lo mismo, que Valledupar se meta en el tema de movilidad sostenible y empiece a dar señales. Es un tema de la alcaldía, que debe dar señales para que la nueva flota sea con tecnología limpia y el gas está en una posición privilegiada.

DEIVIS CARO DAZA / EL PILÓN
defancaro1392@gmail.com