12 enero, 2022

Un río de problemas en el balneario Hurtado

Visitantes y vendedores han denunciado múltiples inconvenientes en los alrededores del río Guatapurí.

Visitantes y comerciantes han denunciado diversos problemas alrededor del balneario Hurtado.
FOTO CORTESÍA.

Recicladores viviendo en las laderas del río, falta de parqueaderos, desorganización en los vendedores ambulantes, basuras acumuladas e invasión del espacio público han sido denunciados por los vendedores y visitantes del balneario Hurtado.

EL PILÓN en un recorrido por el sector evidenció y recogió las quejas de los ciudadanos que sienten como día a día, debido a la falta de cultura ciudadana y a la poca intervención de la administración local, este lugar se ha convertido en una zona donde impera el desorden  y diversos inconvenientes de seguridad.

RECICLADORES EN LAS LADERAS

Una de las denuncias realizada por un ciudadano que visita constantemente el sector tiene que ver con la instalación de cambuches por parte de los recicladores en toda la ladera del río.

“Casi todos los días vengo al río a trotar y he visto, desde hace algún tiempo para acá, que algunas personas han ubicado sus cambuches al pie de este, y no solo eso, sino que poseen una gran cantidad de elementos de reciclaje regados a su alrededor, lo que deteriora la imagen e inclusive genera más contaminación al río, porque la brisa arrastra estos desechos hasta el afluente”, apuntó Carlos Díaz.

Algunos cambuches de recicladores han sido instalados en las laderas del río.
FOTO EL PILÓN.

FALTA DE PARQUEADEROS

Recientemente y gracias a las festividades de fin y comienzo de año, el río Guatapurí fue uno de los grandes atractivos para propios y visitantes que vieron en este un lugar especial para pasar sus días de vacaciones y tener un momento de esparcimiento.

Sin embargo, estas fechas sacaron a la luz una de las deficiencias en el sector, la falta de parqueaderos, problema que en años anteriores no se vivía, según manifestó Shirley Méndez, presidente de la Asociación de Protectores del Balneario Hurtado, Asprobhu.

“Posterior a la reubicación de los restaurantes anteriormente situados en la ladera del río, hacia el lado de los estancos, se generó una molestia por el cierre del parqueadero ubicado allí. Sin embargo, atendiendo el llamado de los comerciantes, el exalcalde ‘Tuto’ Uhía decidió otorgar un espacio en el lote del Parque La Leyenda para que los fines de semana y meses de temporada alta se pudieran ubicar los vehículos allí”, aseveró Méndez.

Ante esto, aclaró que en el último tiempo dicha estrategia, utilizada por la anterior administración, no ha sido empleada por la actual, lo que ha conllevado a que los negocios y visitantes se vean afectados por los trancones que generan los carros ubicados a ambos lados de la carretera.

La falta de parqueaderos ha creado congestión en las vías de acceso al balneario.
FOTO CORTESÍA.

INVASIÓN DEL ESPACIO PÚBLICO

Otro de los temas que los integrantes de Asprobhu han denunciado, desde hace varios meses, se trata de la invasión del espacio público por parte de vendedores estacionarios dentro y fuera del parque La Provincia.

“Solicitamos el acompañamiento constante de espacio público porque son demasiados los vendedores ambulantes que están invadiendo el parque y todo el sector”, señaló Ángel Nava, vendedor de cholados.

Por otro lado, la presidente de la asociación relató que el mayor disgusto se está generando por la falta de responsabilidad social que muchos vendedores han tomado con el balneario, puesto que no aportan a la limpieza del espacio utilizado, e inclusive llegan a afectar la integridad de los visitantes.

Agregó a su vez que algunos comerciantes han dejado sus puestos de trabajo atravesados en la ciclo vía causando afectaciones en los ciclistas.

“Este martes un ciclista iba en su vía, cuando quiso reaccionar para esquivar el carro de micheladas que estaba atravesado ya era demasiado tarde y se golpeó. De igual manera, algunos vendedores no son capaces de barrer o recoger la basura que generan en su sitio de trabajo”, finalizó Méndez.

Algunos vendedores invaden el espacio público sin tener en cuenta las personas que transitan por allí.
FOTO EL PILÓN.

POR JHOSER BERMÚDEZ.