14 agosto, 2019

Tras su renuncia irrevocable, Álvaro Castilla quiere volver a la Contraloría

De manera irrevocable, en enero de 2017, Álvaro Castilla renunció al cargo como contralor, pero hoy a través de tutela pide que se nombre al contralor de una lista en la que solo sobrevive él.

Álvaro Castilla

Álvaro Castilla Fragozo, quien en enero de 2017 renunció de manera irrevocable a su cargo como contralor municipal de Valledupar, impetró una tutela con la que busca volver al cargo, para ello, pide que se le protejan sus derechos al debido proceso, elegir y ser elegido, y a la igualdad.

En la acción de tutela que presentó pide que en virtud del amparo constitucional se le ordene al Alcalde para que dentro de las 48 horas a la expedición del fallo incluya dentro de las sesiones extras el tema de la elección de contralor para la vigencia 2016-2019.

De igual modo, que se le ordene al presidente del Concejo que dentro de las mismas 48 horas a la expedición del fallo se fije fecha y se convoque a los corporados a efectos de abrir el debate que conlleve a la elección del contralor para lo que queda del período.

Entre sus argumentos dice que desde el 18 de julio de este año, al presidente del Concejo le fue comunicado la sentencia del 7 de marzo en donde el Tribunal Administrativo del Cesar anula la elección de Jorge Araújo Ramírez como contralor en un proceso promovido por él, pero a la fecha no se ha escogido de la lista de elegibles.

“La corporación Concejo de Valledupar tiene en sus manos desde el año 2016 el resultado del concurso de méritos que arrojó el nombre de tres personas luego de superadas las pruebas y fases preliminares de la convocatoria, al igual que las hojas de vida de los tres aspirantes en su orden: Omar Contreras Socarrás, José Araújo Ramírez y Álvaro Castilla Fragozo, o sea que los mentados servidores públicos y sus asesores llevan más de tres años estudiando las hojas de vida de los ternados, explorando posibles inhabilidades y a estas alturas aún no saben si concurren en los aspirantes estas causales o no, prueba inequívoca de la parsimonia, inoperancia e ineptitud que rige al cuerpo colegiado que contraria los principios que gobiernan a la administración pública de transparencia, eficiencia y eficacia en todas sus actuaciones administrativas”, dice un aparte de la tutela impetrada por Castilla Fragozo.

Y asegura que debido a que los dos primeros miembros de la terna fueron inhabilitados mediante sendas acciones de nulidad electoral, por lo que hoy solo queda él, “que si bien en principio le fue declarada la nulidad de su nombramiento, esto obedeció a motivos diferentes a la concurrencia de inhabilidades, contrario a lo que aconteció con los primeros de la lista de elegibles y que por tal motivo quedaron excluidos de ella”.

Aunque aduce en un aparte, que aunque el Tribunal Administrativo del Cesar tuvo a bien ordenar el nombramiento de contralor de la lista de elegibles, “es más que obvio que dicho listado continua vigente”, por lo que surge la necesidad de agotarla sin que ello signifique que el sobreviviente de la misma (Álvaro Castilla) deba ser elegido obligatoriamente.

INSEGURIDAD JURÍDICA

Consultado el concejal Wilfrido Ortiz explicó que en la corporación están haciendo las consultas necesarias para tomar la decisión adecuada: “Esas son las inseguridades jurídicas que tiene el país, porque a él lo eligieron en la Contraloría, fue titular de ese derecho, pero renunció de manera irrevocable ante el alcalde y ahora presenta esta tutela. Hay inseguridad jurídica porque hay quienes dicen que él renunció al cargo de contralor, pero no a la terna, entonces son vacíos que hay y por eso la corporación está haciendo las averiguaciones”.

Afirmó Ortiz que a Castilla Fragozo además le anularon la elección porque no era el primero en la lista.

POR: SANDRA SANTIAGO B./ EL PILÓN
sandra.santiago@elpilon.com.co