21 julio, 2020

Trabajadores del HRPL completan 17 días en paro por falta de pago

De acuerdo con el Sindicato Nacional de la Salud y la Seguridad Social, Sindecc, seccional Cesar, en todos los hospitales del Cesar, no solo en el Rosario Pumarejo, se viene dando una problemática de recuperación de carteras que tienen con las EPS, Secretaría de Salud Departamental y Gobernación.

Los trabajadores del HRPL siguen en cese de actividades con  la ilusión que esto sirva de presión para que les paguen los salarios atrasados. Archivo/EL PILÓN

Ante el atraso de hasta 11 meses de honorarios al personal asistencial (enfermeros, auxiliares de enfermería, camilleros, médicos generales y especialistas), trabajadores del Hospital Rosario Pumarejo de López, HRPL, suspendieron actividades ambulatorias y programas y en el momento solo atienden urgencias vitales. Este cese de actividades ya completa 17 días.

Lee también: Más de $11.830 millones debe el HRPL al cuerpo médico y administrativo

El presidente de ginecólogos del Cesar, Julio Julio Peralta, en nombre de los trabajadores de esta entidad,  hizo un llamado al presidente Iván Duque y a los ministros de Salud y de Trabajo para buscar soluciones a esta problemática, reclamando políticas encaminadas al fortalecimiento de la ESE que tiene más de 70 años de historia, de tal manera que sea autosostenible.

Son 11 meses de atraso en el sueldo de especialistas, algunos les deben nueve, a otros ocho, a los que menos le deben es a las auxiliares de enfermería con seis meses; no  hay unidad o criterio al momento de cancelar. Es decir, no se le paga lo mismo a todo el personal”, comentó.

De acuerdo con el especialista, el hospital se ha quedado sin pacientes porque los del régimen subsidiado, que les corresponden por Ley, están siendo redireccionados a la red privada.

El hecho que no haya una entidad de vigilancia y control que le diga a las EPS que deben contratar con la red pública nos tiene así. Consideramos que se está acolitando o patrocinando de una manera u otra el desbarajuste financiero del HRPL, pasando de facturar $9.000 millones de pesos mensuales a $2.000 y $3.000 millones de pesos; en verdad que de este modo no hay entidad que se sostenga”, agregó.

Por otra parte, aseguró: “Los deudores del hospital se niegan a pagar, donde el principal moroso es la Secretaría de Salud Departamental con más de $40 mil millones de pesos, las EPS tampoco le pagan y el gobierno no les gira recursos por concepto de atención a extranjeros. Parece que existiera una estrategia macabra para quebrar al hospital, donde los perjudicados terminan siendo los trabajadores del mismo y la misma comunidad”.

Por su parte, el médico general Luis Eberto Gómez, califica la actual situación financiera del hospital de “caótica”, por lo que algunos trabajadores del HRPL se ven obligados a vender sueldos a las sociedades sindicales con intereses del 16 al 20 %. “Con la pandemia estamos atravesando una situación difícil porque antes uno podía rebuscarse con la consulta de pacientes de manera privada, pero en estos momentos con todo restringido, el solo empleo del hospital y el no pago atravesamos dificultades para atender obligaciones de la familia”, argumentó.

No dejes de leer: ¿La intervención es la única salvación para el Hospital Rosario Pumarejo de López?

Al gobernador le pide que los escuche, manifestando: “Él solo se reunió con nosotros antes de posesionarse, donde nos aseguró que el HRPL sería ‘la niña de sus ojos’ y hasta el día de hoy ni nos ha dado la cara para solucionar esta problemática, dado que la Secretaría de Salud Departamental es el mayor deudor del hospital y nada que gira recursos”.

Entre tanto, el médico general Roberto Gutiérrez, asegura estar afectado por la situación del hospital puesto que le queda complicado solventar consus obligaciones. “Nos pagan un mes, luego nos dejan de pagar dos meses, nos pagan otro mes y así sucesivamente. A la gerencia del HRPL se le pide que si les llega el recurso nos pague enseguida”, acotó.

RADIOGRAFÍA DE LA SALUD

Ante esta situación, el presidente del Sindicato Nacional de la Salud y la Seguridad Social, Sindecc, seccional Cesar, Manuel Díaz, hace un bosquejo del panorama de la salud en el departamento.  “En todos los hospitales del Cesar, no solo en el Rosario Pumarejo, se viene dando una problemática de recuperación de carteras que tienen con las EPS, Secretaría de Salud Departamental y Gobernación; ese es el punto álgido del problema: la situación financiera. El segundo punto que se visualiza es la parte de la política. Los hospitales tienen intervención política; antes se manejaba una política sana porque los recursos eran manejados adecuadamente por el mismo departamento y no había intervención como ocurre con las EPS y ESE”.

A lo anterior, aseguró, se le suma que la parte administrativa no ha sabido canalizar los recursos debidamente y la recuperación de la cartera está muy atrasada. “No ha habido una cartera real de cuánto le deben o cuánto tiene el hospital para tener un piso solvente en ese sentido. Sabemos que los hospitales no son rentables para la producción de recursos, puesto que los rubros que captan son para autosostenerse, pero cuando estos no llegan a las instituciones tienden al colapso”, sustentó.

Díaz enfatizó que si hay cinco hospitales al día con los trabajadores es poco porque la mayoría debe uno, dos o tres meses de sueldo, o les deben primas o dotación de uniformes. Para exponer esta problemática ha hecho tres solicitudes de audiencia con el gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo, pero hasta el momento no ha tenido respuesta positiva.

Este medio de comunicación intentó comunicarse con la gerente del HRPL para conocer su versión, Jackeline Henríquez, pero no respondió las llamadas ni los mensajes de WhatsApp.

¿LA SOLUCIÓN ES INTERVENIRLO?

En una edición pasada, el representante a la Cámara, Cristian Moreno, había indicado que de norte a sur del Cesar, uno de los casos más preocupantes es el Hospital Rosario Pumarejo de López, al punto que consideró que intervenirlo es el camino para sacar a la ESE de la crisis. “Creo que es necesario tomar medidas especiales, ojalá llegar hasta una intervención, pero de no ser así, por lo menos tomar el control de la gestión financiera porque no se nota una recuperación”, recalcó.

Te puede interesar: El ‘grito desesperado’ de la Unidad de Salud Mental del HRPL

VOZ DE LA GOBERNACIÓN

De acuerdo con el secretario de Salud departamental, Hernán Baquero, “por gestión del gobernador del Cesar se realizaron varias mesas de trabajo con el Superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal Ángel, en las que se abordaron distintos temas, siendo el eje central la situación que atraviesa el Hospital Rosario Pumarejo de López, y las acciones que se emprenderán con el apoyo de la entidad para superar la crisis financiera y resolver de manera definitiva el pago de nóminas y honorarios atrasados al personal médico, asistencial y administrativo”.

Durante la primera mesa de trabajo se trató lo concerniente a las deudas que tiene el departamento del Cesar con la ESE, donde se establecieron compromisos como la confirmación de los recursos que ha venido girando la Gobernación del Cesar al hospital, los cuales superan los $6.000 millones de pesos.

“Además, se contemplaron otras estrategias para conseguir recursos que se puedan girar a través de resoluciones y decretos, como los decretos 800 y el 358, que hoy permiten que el departamento pueda adquirir unas sumas importantes y hacer traslados presupuestales que le permitan pagar pasivos laborales al hospital”, explicó Baquero.

Durante la reunión virtual, el Superintendente de Salud se comprometió con el gobernador, el equipo de la sectorial salud y con la gerencia del hospital a conseguir los recursos que dejó de recibir el Rosario Pumarejo al ser excluido del beneficio otorgado por el Gobierno nacional, que asignó recursos para los hospitales del país, destinados al pago de pasivos laborales de vigencias 2019 (último trimestre) y 2020 (primer trimestre). 

Otro compromiso adquirido por el departamento, según el secretario de Salud del Cesar, es darle celeridad al proceso de auditoría y conciliación de cartera, que hoy se encuentra en más del 80 %, con el fin de tener claridad de los recursos  que hoy debe el ente territorial a la ESE por concepto de atención a Población Pobre No Asegurada, PPNA, y por atención a migrantes en Urgencias y Hospitalización. 

La Superintendencia, por su parte, asumió el compromiso de conseguir desde el orden nacional los recursos para el pago de servicios de hospitalización a población migrante, los cuales no se estaban pagando y existía el vacío sobre la fuente de financiación de los mismos.

POR: ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ/EL PILÓN
Annelise.barriga@elpilon.com.co