23 enero, 2017

Rescatan órganos de joven baleado para salvar cuatro vidas

Los familiares del joven cesarense que tuvo muerte cerebral por un impacto de bala en la cabeza aprobaron que fuera donante de corazón, riñones e hígado, que les sirvieron a cuatro personas que estaban en la lista de espera de órganos.

Un joven agricultor del sur del Cesar, que lo balearon por equivocación al frente de su casa cuando salió a saludar a su mamá y tomarse el acostumbrado tinto, se convierte en el primer donante de órganos de la región en lo que va corrido del año. Archivo/EL PILÓN

Cuando faltan trece días para que entre en vigencia la ley que convierte en donantes de órganos y tejidos a todos los colombianos que no hayan expresado en vida su negativa a donar, en Valledupar se registró el primer rescate de órganos del presente año en el departamento del Cesar.

El donante fue Jhon Freddy Garrido Tren, de 28 años, oriundo del municipio de La Gloria, quien falleció a raíz de un balazo que le propinaron en la cabeza al ser confundido por un primo.
En un acto de solidaridad y pensando en salvar otras vidas, el campesino Ever Garrido Yépez, no lo pensó dos veces y decidió donar varios órganos de su hijo, que le permitirán mejorar la calidad de vida a cuatro personas que recibirán su corazón, riñones e hígado. El rescate de órganos se realizó en la clínica Buenos Aires de Valledupar.

“Mi hijo prácticamente quedó muerto al recibir la herida en la frente sin orificio de salida. La bala le quedó alojada en la parte posterior de la cabeza, le lesionó la masa encefálica y hubo inclusive exposición de la misma, él desde el mismo viernes en horas de la madrugada que le dispararon quedó prácticamente muerto. Cuando me dijeron que si quería donar los órganos de mi hijo enseguida accedí, porque lo primordial en estos casos es que la vida de mi hijo se vea reflejada en otras personas. Yo sí quisiera saber quiénes serán los pacientes que recibirán esos órganos para que continúen viviendo y tenerlos como un familiar mío”, contó el padre del donante, mientras esperaba que le entregaran los restos mortales de su hijo en las instalaciones Medicina Legal y Ciencias Forenses.

Sin embargo, el coordinador de la Red de Donantes en el departamento, René Urón Pinto, precisó que la entidad maneja los datos, tanto del donante como los receptores de órganos, como confidenciales.

EL PILÓN pública los datos suministrados por el padre del joven de 28 años, quien quiere visibilizar el caso para sensibilizar sobre la importancia de salvar vidas a través de la donación de órganos.

Los encargados de la extracción de los órganos fueron integrantes de la Fundación Cardiovascular y la clínica Foscal de Bucaramanga, entidades autorizadas por la Regional 4 (que comprende los departamentos de Cesar, Santander y Norte de Santander, ya que para este procedimiento se requiere de personal especializado).

“Recibimos una alerta el 20 de enero de un paciente remitido del hospital de Aguachica que fue trasladado hacia una clínica privada de la ciudad de Valledupar, donde después de muchos estudios se confirmó que tenía muerte cerebral. Como Red Departamental de Donación de Órganos hicimos todo el proceso de mantenimiento del cuerpo. Con la familia se hizo una reunión, donde se solicitó la donación de órganos, ellos después de cierto tiempo accedieron a ello”, explicó Urón Pinto.

Este proceso de rescate culminó la noche del sábado cuando en simultánea la Red de Donantes buscaba los pacientes que eran compatibles con los órganos, procedimiento que culminó a las 6:00 a.m. de ayer, beneficiando a un joven de 16 años, un joven de 21 años; y a dos adultos de 31 años y 36 años, respectivamente.

“Los pacientes están estables, le estamos haciendo el seguimiento respectivo. Para ser beneficiados con un trasplante de órganos se escogen de la lista de espera, donde se escogen los pacientes que tengan mayor compatibilidad con los órganos rescatados. Comparamos a nivel nacional qué paciente se asemeja más con los órganos que se rescataron, se hacen pruebas inmunológicas y pruebas citotóxicas, que muestran qué candidatos son más idóneos y se convoca a las personas. En este caso todas se trasladaron a la ciudad de Bucaramanga para que se trasplantaran”, manifestó Urón Pinto.

Según el coordinador de la Red de Donantes en el Cesar, las personas están tomando mayor conciencia con respecto a la donación de órganos, teniendo en cuenta que éstos no se pueden comprar en una farmacia o laboratorio.

En el 2016 se realizó un rescate efectivo de cuatro positivos, argumentando que “las alertas de potenciales donantes fueron cerca de 29, de esas se hicieron 17 entrevistas, de las cuales cuatro resultaron positivas o que quisieron donar, y al final solo se logró un implante de órgano efectivo”.

El funcionario indicó que en el departamento hay en la lista de espera de 68 a 70 personas, mientras que a nivel de Colombia hay de 3.000 a 4.000 personas esperando un órgano, cifra que va creciendo porque personas que van saliendo de enfermedades crónicas van entrando a la lista de espera.

“Mañana puede ser un conocido, luego un familiar; todos estamos expuestos a la necesidad de un órgano”, puntualizó Urón Pinto, agregando que espera que este año incremente la donación de órganos, teniendo presente que el Cesar es el tercer departamento con mayor accidentabilidad en el país.

Cabe señalar que en esta oportunidad hubo que pedir autorización a los familiares, pero que a partir del próximo 4 de febrero entrará en vigencia la Ley 1805, que establece que todo colombiano es potencial para ser donante de órganos, salvo que deje un documento autenticado ante Notaría Pública donde rechace esta práctica.

Esperanzas con la nueva Ley

“Esta ley llega como caída del cielo, porque nadie se imagina lo que es estar pendiente, día y noche, de un teléfono con la ilusión de que la llamada que entra es para decirnos que ya tengo el riñón que necesito para seguir viviendo”, manifestó Yesenia, una paciente a la que se le quiebra la voz al decir que ojalá la gente entienda que donar un órgano es donar vida.

Sin embargo, hay personas entregadas a la religión que aseguran que la mutilación de órganos va en contra de sus doctrinas.

¿Qué hago si quiero donar órganos?
La persona que quiera donar sus órganos puede inscribirse en la página Web del Instituto Nacional de Salud, donde hay un link de donación de órganos; enviar un correo a donacioncruecesar@gmail.com con todos los datos personales, comunicarse a la línea 320-5653159, o acercarse a las instalaciones del CRUE Cesar, ubicada en la Secretaría de Salud Departamental, donde hay un equipo interdisciplinar de psicólogos y enfermeros que brindan asesorías.

Los galenos aseguran que una persona puede donar tejidos (huesos, cartílagos, corneas, tendones y pericardio o membrana que recubre el corazón) y órganos (corazón, riñones, hígado, panceras, pulmones e intestinos).

En Valledupar sólo extraen los órganos; no se realiza el trasplante como tal, porque en la regional a la que está adscrita la ciudad  (la Regional 4) sólo existen dos clínicas autorizadas para realizarla: la Fundación Cardiovascular y la Clínica Foscal, ubicadas en Bucaramanga.

Los hechos

A las 5:30 de la madrugada del pasado viernes el agricultor Jhon Freddy Garrido Tren, quien residía en el barrio Primero de Mayo del municipio de La Gloria, Cesar, salió de su casa a darle los buenos días a su progenitora Erika Tren Pacheco, quien vive al frente de su hogar, y a tomarse el acostumbrado tinto antes de partir para la finca.

Un disparó alteró la tranquilidad de los residentes del sector. Jhon Freddy había sido herido de un tiro en la frente y quedó tendido en el suelo. “Creo que el asesino al notar que le disparó a la persona que no era, no lo remató en el suelo y lo que hizo fue huir del lugar. Si a él era al que estaban buscando, le hubieran dado más tiros. Al escuchar el disparo, yo salí a la puerta de la calle a ver qué había sucedido y lo primero que veo es a mi hijo tirado y lleno de sangre.

La verdad, es que yo no alcancé a ver a nadie, ni tengo ni la menor idea, quien pudo atentar contra la vida de mi hijo, pero lo único que les pido a las autoridades es que se haga justicia y que una vez agarren al asesino, que le caiga todo el peso de la ley, porque a una persona buena no lo pueden matar de esa manera”, manifestó su progenitor.

Jhon Freddy era futbolista, integraba la selección del municipio de La Gloria y vivía en unión libre, dejó tres hijos y era el mayor de tres hermanos.

La Secretaria de Salud del Cesar, Carmen Sofía Daza Orozco, señaló que este es un caso emblemático porque con un solo donante se pudieron beneficiar cuatro personas y resaltó el trabajo en equipo de la Red de Donantes de Órganos del Cesar.

Los pacientes favorecidos de la donación: un menor de 16 años (corazón), un joven de 21 años (hígado), y dos adultos de 31 y 36 años (riñones), se encontraban inscritos ante la Red de Donación de órganos Regional 4.

¿Sabía usted que…
El rescate de órganos es cuando extraen los órganos y los implantan en otra persona?

“Donar es un acto altruista y desinteresado. Es importante que esta decisión la dejemos conversado con nuestras familias, porque esa es el principal inconveniente que hemos tenido con las entrevistas antes de que entre en vigencia la nueva Ley. Los familiares deben respetar la voluntad de los donantes”: René Urón, coordinador de la Red de Donantes en el departamento.

Annelise Barriga Ramírez/EL PILÓN