7 agosto, 2018

¿Qué le deja Juan Manuel Santos al departamento del Cesar?

Después de ocho años al frente, Juan Manuel Santos deja hoy la Casa de Nariño para darle paso al nuevo presidente de Colombia, Iván Duque. Fueron dos periodos de aciertos y desaciertos.

Hoy comienza una nueva historia para Colombia, termina la era de Juan Manuel Santos e inicia el gobierno de Iván Duque.

Fueron ocho años en los que Santos estuvo en el poder, siendo quizás su logro más importante la firma de la paz con la guerrilla de las Farc, tras 53 años de violencia que dejó un sin número de muertes y dolor en las familias colombianas.

Es precisamente este hecho el que generó aplausos y críticas; el a partir de ahora expresidente de Colombia fue centro de ataques de sus opositores por brindar algunas garantías al desmovilizado grupo guerrillero.

Lo cierto es que los dos periodos de Juan Manuel Santos estuvieron llenos de aciertos y desaciertos; pero ahora asegura que a manera personal aprendió a ser más comprensivo, más tolerante y que mañana 8 de agosto espera dormir muy tranquilo, pues una vez entregue la Casa de Nariño no intervendrá en política en Colombia. Por lo menos es lo que ahora asegura.

De esta manera EL PILÓN quiso conocer la opinión de algunos analistas y líderes políticos, sobre lo que le deja Santos al departamento del Cesar tras ocho años en la Presidencia de la República.

Carlos Cesar Silva, abogado y docente en la Universidad de Santander, sede Valledupar, dijo que Juan Manuel Santos le deja al Cesar una inversión muy importante en temas de vivienda; además de un proceso de paz que tuvo efectos aquí por la zona de concentración de quienes pertenecieron a las Farc en la Serranía de Perijá, que hizo posible que muchos guerrilleros que estaban en el departamento se desmovilizaran.

También se refirió al decreto conocido como la ‘Línea Negra’ donde se le van a reconocer unos derechos ancestrales a los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, “pero que también ha generado una controversia con los grupos empresariales, sobre todo los que se encargan de los temas de vivienda y construcción”.

Santos sin final feliz en el Cesar?

Pero no todo el legado de Santos en el Cesar es con un final feliz. Silva habla de la deuda que deja en el departamento, en aspectos de inversión en la educación “porque todavía estamos esperando la plata para la Universidad Nacional, no ha llegado el dinero para el funcionamiento de la misma”, precisó.

Santos hizo muchas visitas al departamento del Cesar, en su mayoría a anunciar obras, muchas de ellas realizables, otras no y las que no terminó. Prometió avanzar en la represa de Los Besotes y no lo hizo; además dejó inconclusa dos obras de gran envergadura: la Ruta del Sol III, proyecto que fue frenado por problemas financieros; y el aeropuerto Hacaritama, en Aguachica, cuya pista de 1.200 metros fue inaugurada por el entonces vicepresidente de la República Germán Vargas Lleras en el 2016, pero que nunca ha funcionado.

Omar Benjumea, presidente de la Asamblea del Cesar considera que Juan Manuel Santos ayudó con muchas obras desde el punto de vista de infraestructura e hizo algo que ningún gobierno ha hecho con la entrega de títulos, con lo que se logró la normalización de muchos barrios y convirtió a muchas familias en propietarias.

Sin embargo, afirma que hicieron falta muchas cosas a nivel del campo, “en cuanto al tema de manejo ambiental aunque se logró que la ciénaga de Zapatoza entrara a la zona de protección Ramzar, ha sido muy flexible a la hora de entregar títulos a la gran minería”, expresó el Diputado.

Mientras que el analista Gabriel Campillo se refiere a un proceso de paz que debe consolidarse “aunque la paz no es solo el silencio de los fusiles sino llevar a la equidad social y la prosperidad social de todo el pueblo colombiano”, recalca.

Más que lo que dejó, Campillo se refirió a lo malo que hizo, como propiciar la “usurpación de las regalías del departamento del Cesar que es el mayor sacrificado de los altos indices de morbilidad que genera la explotación carbonífera que la realizan las empresas sin consideración”.

Por su parte el gobernador Francisco Ovalle dijo que aunque quedaron cosas pendientes por hacer realidad, al departamento le fue bien en este Gobierno. En lo que tiene que ver con logros, el mandatario dijo que se alcanzaron metas importantes en el tema de vivienda, así como los proyectos de vías como la de Zanjón – Pueblo Bello; sin embargo quedó pendiente Codazzi – Cuatro Vientos, compromiso que había sido asumido por el Gobierno Nacional; así como la solución al tema de agua en Aguachica.

Lo cierto es que no se puede tener a todos contentos y todos los gobernantes tienen sus seguidores y contradictores. Por ahora el presidente Juan Manuel Santos reitera que una vez abandone el cargo, se dedicará a escribir y a aceptar invitaciones pendientes que le han hecho a raíz de su galardón como Premio Nobel de Paz.

Su última visita al Cesar la hizo la semana pasada cuando inauguró las obras del Hospital Regional José David Padilla Villafañe en el municipio de Aguachica, desde donde agradeció a los cesarenses por el apoyo en estos dos periodos de gobierno.