Publicidad
Categorías
Categorías
Económicas - 19 junio, 2024

Primicia: este es el plan del Gobierno con los municipios mineros del Cesar (parte I)

El objetivo es implementar la figura de distrito minero especial para la diversificación productiva, el cual es un instrumento de planificación para la transformación de regiones en transición postextractiva.

El principal objetivo es pasar de una economía extractiva a una diversificada y sostenible.          /FOTO:  Archivo y Sebastián López.
El principal objetivo es pasar de una economía extractiva a una diversificada y sostenible. /FOTO: Archivo y Sebastián López.

El Gobierno nacional plantea convertir a los municipios mineros del departamento del Cesar (La Jagua de Ibirico, Agustín Codazzi, El Paso,  Becerril y  Chiriguaná) en un distrito minero especial para la diversificación productiva y transición energética justa  (DMEDP), proceso que ha venido adelantando con los alcaldes, la gobernadora y diferentes ministerios. 

EL PILÓN tuvo acceso a un documento del Minminas en el cual describe el esquema de gobernanza para el hoy llamado ‘Corredor de Vida’ del Cesar, conformado por estos territorios productores de carbón térmico, en los cuales se direccionará un conjunto de apuestas para la transformación productiva, socioecológica y territorial “para reducir la dependencia hacia la minería de carbón y superar gradualmente el extractivismo”.

SOBRE EL DISTRITO MINERO

Un distrito minero especial para la diversificación productiva es un instrumento de planificación para la transformación de regiones en transición postextractiva que buscan construir territorios ambiental, social y económicamente sustentables. El artículo 231 del Plan Nacional de Desarrollo autorizó la creación de este tipo de distritos. 

Los propósitos de los distritos, según información oficial, son: ordenar y planificar los procesos de cierre minero garantizando una amplia participación, así como desplegar acciones interinstitucionales para atender los territorios en la crisis climática y las transformaciones de mercados energéticos de carbón térmico. 

Además, promover la soberanía alimentaria y energética, la productividad territorial y la reindustrialización de la economía;  apoyar los procesos de reconversión laboral; implementar la restauración ecosistémica e incentivar la participación de comunidades étnicas y campesinas para incorporar sus perspectivas en todas las acciones. 

ESTRUCTURA DE GOBERNANZA

El esquema de gobernanza de DMEDP está rodeado por cuatro actores: las entidades territoriales, las cuales gestarán proyectos de energía fotovoltaica a través de la estrategia ‘Municipios energéticos’; las entidades del Gobierno nacional; las organizaciones de la sociedad civil que también podrán generar energía eléctrica de fuente renovables por medio de ‘Comunidades energéticas’ y las instituciones del sector privado. 

Esquema de gobernanza del distrito minero especial para la diversificación productiva. /FOTO: CORTESÍA.

De acuerdo con el esquema, existirán dos parques: uno industrial para la transición energética y otro agroindustrial para la diversificación productiva. En ese sentido, el Ministerio del Trabajo, por ejemplo, debe hacer las gestiones pertinentes para el diagnóstico del corredor minero y las apuestas que requiere en formación y conversación laboral y productiva, mientras que el Ministerio del Transporte debe propiciar los procesos de logística y conectividad del nuevo modelo.

ACCIONES DE OTROS MINISTERIOS 

Así mismo, al Ministerio de Minas y Energía le corresponde la reutilización de los activos mineros, la gestiones de los cierres y la consolidación de las estrategias de municipios y comunidades energéticas. 

Por su parte, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural deberá apoyar proyectos productivos comunitarios a través del Fondo de Fomento Agropecuario, así como avanzar en la formalización de la propiedad rural. Las demás carteras y entidades harán lo propio en materia de formación, turismo y restauración ecológica. (Ver imagen 2). 

Esta figura del DMEDP, de acuerdo con el Ministerio de Minas y Energía, permite generar una estructura de gobernanza a largo plazo, “a la vez que se logran coordinar acciones en el corto plazo”, además tiene  mecanismos de participación y articulación para aumentar la legitimidad y sostenibilidad del ejercicio. 

Los avances logrados hasta la fecha son que tanto el departamento del Cesar, como La Jagua de Ibirico, Agustín Codazzi y Chiriguaná incluyeron en sus planes de desarrollo apuestas estratégicas sobre el distrito minero especial.  Están pendientes El Paso y Becerril.

Por Redacción EL PILÓN.

Económicas
19 junio, 2024

Primicia: este es el plan del Gobierno con los municipios mineros del Cesar (parte I)

El objetivo es implementar la figura de distrito minero especial para la diversificación productiva, el cual es un instrumento de planificación para la transformación de regiones en transición postextractiva.


El principal objetivo es pasar de una economía extractiva a una diversificada y sostenible.          /FOTO:  Archivo y Sebastián López.
El principal objetivo es pasar de una economía extractiva a una diversificada y sostenible. /FOTO: Archivo y Sebastián López.

El Gobierno nacional plantea convertir a los municipios mineros del departamento del Cesar (La Jagua de Ibirico, Agustín Codazzi, El Paso,  Becerril y  Chiriguaná) en un distrito minero especial para la diversificación productiva y transición energética justa  (DMEDP), proceso que ha venido adelantando con los alcaldes, la gobernadora y diferentes ministerios. 

EL PILÓN tuvo acceso a un documento del Minminas en el cual describe el esquema de gobernanza para el hoy llamado ‘Corredor de Vida’ del Cesar, conformado por estos territorios productores de carbón térmico, en los cuales se direccionará un conjunto de apuestas para la transformación productiva, socioecológica y territorial “para reducir la dependencia hacia la minería de carbón y superar gradualmente el extractivismo”.

SOBRE EL DISTRITO MINERO

Un distrito minero especial para la diversificación productiva es un instrumento de planificación para la transformación de regiones en transición postextractiva que buscan construir territorios ambiental, social y económicamente sustentables. El artículo 231 del Plan Nacional de Desarrollo autorizó la creación de este tipo de distritos. 

Los propósitos de los distritos, según información oficial, son: ordenar y planificar los procesos de cierre minero garantizando una amplia participación, así como desplegar acciones interinstitucionales para atender los territorios en la crisis climática y las transformaciones de mercados energéticos de carbón térmico. 

Además, promover la soberanía alimentaria y energética, la productividad territorial y la reindustrialización de la economía;  apoyar los procesos de reconversión laboral; implementar la restauración ecosistémica e incentivar la participación de comunidades étnicas y campesinas para incorporar sus perspectivas en todas las acciones. 

ESTRUCTURA DE GOBERNANZA

El esquema de gobernanza de DMEDP está rodeado por cuatro actores: las entidades territoriales, las cuales gestarán proyectos de energía fotovoltaica a través de la estrategia ‘Municipios energéticos’; las entidades del Gobierno nacional; las organizaciones de la sociedad civil que también podrán generar energía eléctrica de fuente renovables por medio de ‘Comunidades energéticas’ y las instituciones del sector privado. 

Esquema de gobernanza del distrito minero especial para la diversificación productiva. /FOTO: CORTESÍA.

De acuerdo con el esquema, existirán dos parques: uno industrial para la transición energética y otro agroindustrial para la diversificación productiva. En ese sentido, el Ministerio del Trabajo, por ejemplo, debe hacer las gestiones pertinentes para el diagnóstico del corredor minero y las apuestas que requiere en formación y conversación laboral y productiva, mientras que el Ministerio del Transporte debe propiciar los procesos de logística y conectividad del nuevo modelo.

ACCIONES DE OTROS MINISTERIOS 

Así mismo, al Ministerio de Minas y Energía le corresponde la reutilización de los activos mineros, la gestiones de los cierres y la consolidación de las estrategias de municipios y comunidades energéticas. 

Por su parte, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural deberá apoyar proyectos productivos comunitarios a través del Fondo de Fomento Agropecuario, así como avanzar en la formalización de la propiedad rural. Las demás carteras y entidades harán lo propio en materia de formación, turismo y restauración ecológica. (Ver imagen 2). 

Esta figura del DMEDP, de acuerdo con el Ministerio de Minas y Energía, permite generar una estructura de gobernanza a largo plazo, “a la vez que se logran coordinar acciones en el corto plazo”, además tiene  mecanismos de participación y articulación para aumentar la legitimidad y sostenibilidad del ejercicio. 

Los avances logrados hasta la fecha son que tanto el departamento del Cesar, como La Jagua de Ibirico, Agustín Codazzi y Chiriguaná incluyeron en sus planes de desarrollo apuestas estratégicas sobre el distrito minero especial.  Están pendientes El Paso y Becerril.

Por Redacción EL PILÓN.