8 agosto, 2019

Podas en Valledupar, entre la necesidad y el rechazo

La medida se ha tomado en algunos sectores de la ciudad con base en los riesgos que representan los frondosos árboles, pero han provocado el disgusto de algunas personas que las consideran exageradas.

Las primeras podas en realizarse fueron las de la avenida 44, debido al riesgo para el aterrizaje y despegue de los aviones.  

Foto: Sergio Mcgreen

Valledupar se conoce a nivel nacional por la cantidad de árboles con los que cuenta en su espacio público. Esto le ha dado razones para convertirse en una de las ciudades más arborizadas del país y encontrar allí una fortaleza para sobrellevar condiciones del clima, como las fuertes temperaturas que se presentan en esta capital.

Sin embargo, lo que podría verse como una fortaleza se ha convertido también en una preocupación, debido al tamaño que han alcanzado muchas de estas especies, que datan de cuando grandes porciones de este territorio eran fincas y los daños que han ido teniendo con el paso del tiempo, convirtiéndose así en un riesgo para la comunidad que ya ha visto casos lamentables por la caída de algunos árboles.

Debido a esto, de manera preventiva y correctiva se han realizado podas en diferentes sectores de la ciudad, como la avenida de la calle 44, adyacente a la pista del aeropuerto Alfonso López o la avenida Simón Bolívar, a la altura del centro comercial Guatapurí Plaza.

Foto: Sergio Mcgreen.

Lee también: El riesgo al que están sometidos los árboles en Valledupar

Estas medidas, que se han tomado en los últimos meses por parte de entidades como la Alcaldía de Valledupar, la Aeronáutica Civil y la empresa Electricaribe han generado cierta impresión entre la misma gente que ha considerado que muchos de estos procedimientos resultan radicales y muestran un posible daño de las especies.

A pesar de esto, para el manejo de estos casos la Corporación Autónoma y Regional del Cesar, Corpocesar, está al frente de las licencias que permiten las podas y también del seguimiento que se hace de estas, generando acciones correctivas cuando han sido necesarias.

El subdirector de esta corporación, Antonio Rudas, reconoció que se han autorizados las podas que llevan a cabo estas entidades, sobre todo en los separadores viales y los andenes adyacentes a las avenidas. “En algunos casos tienen que ser podas rigurosas, porque los árboles que están debajo de las redes son corpulentos y pudiesen ocasionar accidentes”, sostuvo.

AUTORIZACIONES

Según el mismo funcionario, como las orillas de las vías resultan ser el espacio para la instalación de las redes de diferentes servicios públicos, otorgan el permiso pero se encargan de que se haga un estricto plan de manejo del arbolado. Además, indicó que en el caso de los árboles cercanos al aeropuerto la decisión se debe a que estos implican un riesgo para el despegue y aterrizaje de los aviones.

En cuanto a las correcciones que han hecho a estas entidades sobre la labor que vienen realizando manifestó que “en los casos del aeropuerto, Electricaribe y la Alcaldía de Valledupar tienen unos profesionales de manera semipermanente. Han tenido muchas observaciones y han corregido, el único con el que tenemos inconveniente es con Electricaribe, porque hay algunas obligaciones que tienen dentro de su proceso de poda y manejo que no las han cumplido”.

Lee también: Podas de la 44 deben ser corregidas: Corpocesar

Sobre cuáles son las obligaciones incumplidas al respecto, el funcionario prefirió no pronunciarse debido a que por dicho motivo abrieron un proceso en la Oficina Jurídica y no puede entrar en detalles sobre el mismo.

La empresa, por su parte, dio a conocer que podas técnicas de árboles o ramajeos se llevan a cabo con el fin de garantizar la continuidad y calidad del suministro. “Si el follaje interfiere con las líneas o con las estructuras eléctricas, ocasiona descargas a tierra y cortocircuitos, con lo cual se produce la interrupción del suministro de energía”, explicó Jorge Rivero Cuadro, gerente de Electricaribe en el Cesar.

Entre tanto, sobre un posible proceso sancionatorio la entidad prefirió no pronunciarse al respecto y esperar dado que hasta el momento no se les ha notificado.

Recientemente en la avenida Simón Bolívar, a la altura del centro comercial Guatapurí Plaza, también se ha llevado a cabo este procedimiento. Foto: Sergio Mcgreen

LA MEJORA

Carlos Andrade, técnico de Corpocesar, aseguró que ya se está viendo que algunos de los árboles que en principio fueron podados en la 44 están reverdeciendo y que incluso se hizo una visita en el sitio para que se continúe con el proceso en la misma zona hasta la altura de la avenida 27.

En el mismo sentido se refirió en días pasados el alcalde de la ciudad, Augusto Ramírez Uhía, quien expresó que a pesar de que en principio las podas fueron criticadas, en la actualidad ya se ve cómo han ido floreciendo nuevamente los árboles.

“La gente no entiende el porqué se hace eso, se creen ambientalistas y que los árboles no hay que tocarlos, cuando estén reubicados como dice el Plan de Ordenamiento Territorial, bien en su sitio, con las especies seleccionadas, estén desarrolladas, no van a causar daño”, recalcó Carlos Andrade, quien alertó a la comunidad para que no se apresure a sembrar especies igual de grandes en algunos separadores, sino que opten por otras como el mamón cotropriz.

Lee también: Luego de la tragedia, los árboles están en la agenda

En cuanto a los que son de la especie algarrobillo sugirió que se deben ir sacando paulatinamente para que, en efecto, se puedan reemplazar con otros que eviten llegar hasta estas situaciones que para muchos parecen radicales.

“Hay que hacer ese tipo de reemplazamiento durante un año, intercalando, y al año siguiente se hace lo mismo y cuando veamos se tienen todos los árboles renovados con unas especies adecuadas al espacio”, aseguró. Al tiempo recordó que cuando las podas están autorizadas se dan unas pautas sobre los cortes y si no se cumplen se hace el requerimiento de corrección tras lo cual, de no cumplirse, se inicia un proceso sancionatorio.

Por último pidió a la comunidad que analice el carácter técnico y normativo de estas medidas, así como escuchen a quienes saben de este tema para que entiendan que lo que se busca es “eliminar el peligro alrededor de los árboles sea a pie o en vehículos”.

¿QUÉ DICEN LOS AMBIENTALISTAS?

Las medidas en cuestión han generados opiniones dividas a partes iguales. Por ejemplo, en el caso de Johana Casallo, veedora ambiental, “las podas que se están haciendo no son técnicas ni bien hechas”.

Para ella se deben tomar más medidas al respecto de tal forma que se garantice que el proceso sea idóneo y también la misma ciudadanía debe convertirse en garante del procedimiento, teniendo en cuenta que “es una obligación de todos cuidar los árboles de la ciudad que proveen oxígeno y reducen el calentamiento de la ciudad”.

En cambio para Ciro Castro, ingeniero agrónomo, la medida ha respondido a los requerimientos que hay en la ciudad y a que en casos como el del aeropuerto no existía alternativa.

“Esos árboles pueden mantenerse ahí con una poda permanente que su altura no sea superior a tres o cuatro metros, pero diría que técnicamente esos árboles deben arrancarlos de ahí y sembrar unos manejables, que no crezcan a más de cuatro metros, es una opinión técnica y es lo razonable para un sector urbano”, apuntó, al tiempo que hizo referencia a que este es un tema al que hay que ponerle orden más que corazón.

Foto: Sergio Mcgreen

CASO DE LA VALLA

En cuanto a un reciente caso que se dio a conocer por medio de las redes sociales sobre la poda de un árbol en los alrededores de la glorieta Pedazo de Acordeón y que al parecer se llevó a cabo para que se viera la valla publicitaria de un candidato político de la ciudad, tanto Casallo como Castro se mostraron en desacuerdo con la acción.

“Estoy totalmente en desacuerdo de poda o corte para poner valla publicitaria sea de político, de comercio, del Estado o de lo que sea, hay mucho lugar donde poner una valla así que busquen el adecuado”, dijo el ingeniero.

Lee también: En Valledupar urge manejo adecuado de los árboles

Por su parte el subdirector de Corpocesar, Antonio Rudas, reconoció que tuvieron conocimiento de la situación por medio de las denuncias hechas en redes sociales y que procedieron a enviar a un grupo de técnicos para hacer la visita, tras lo cual “muy seguramente se empieza un proceso sancionatorio por ese caso”. Esto, debido a que el procedimiento se llevó a cabo sin permiso.

En cuanto a si se conoce quién fue el responsable de la poda, Rudas indició que lo desconocen, pero que asumen que es un partidario del candidato en cuestión.

Sin embargo, Mello Castro, candidato implicado en el escándalo, señaló que “respecto al tema de la poda del árbol en la glorieta del Pedazo de Acordeón manifiesto que no somos responsables de esta acción, la cual no compartimos y exigimos que se investigue. Desde la semana anterior se vienen realizando podas en el sector”.

POR: Daniela Rincones Julio / EL PILÓN
Daniela.rincones@elpilon.com.co