Publicidad
Especial - 23 mayo, 2022

País de contrastes: Sigue la reactivación económica en Colombia

“El país del Sagrado Corazón de Jesús, registra un ritmo de crecimiento del 8,5 por ciento del PIB, en el primer trimestre de 2022. Una noticia positiva, también interesante y curiosa”.

El PIB, en el primer trimestre de 2022, liderado, principalmente, por los sectores de servicios como recreación hasta 35,7%, industria 11%, comercio 15,3%, y construcción 5,2%, es el reflejo, en primer lugar, del levantamiento de las restricciones.
El PIB, en el primer trimestre de 2022, liderado, principalmente, por los sectores de servicios como recreación hasta 35,7%, industria 11%, comercio 15,3%, y construcción 5,2%, es el reflejo, en primer lugar, del levantamiento de las restricciones.

Está demostrado con creces que Colombia es un país de contrastes, con debilidades (la inseguridad, por ejemplo), y fortalezas (su sistema económico), que sorprenden. 

Cuando nadie lo esperaba, y en medio de toda la turbulencia que está viviendo el mundo, principalmente Europa, por la invasión de Rusia a Ucrania, el país del Sagrado Corazón de Jesús, registra un ritmo de crecimiento del 8,5 por ciento del PIB, en el primer trimestre de 2022. Una noticia positiva, también interesante y curiosa.

SE ACTIVÓ LA DEMANDA DE SERVICIOS

Ese ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), en el primer trimestre de 2022, liderado, principalmente, por los sectores de servicios (recreación hasta 35,7%), industria (11%), comercio (15,3) y construcción (5,2), es el reflejo, en primer lugar, del levantamiento de las restricciones que se tenían para mantener a raya la pandemia del Covid 19. Había una demanda reprimida y ahora está despertando. 

 

Por el lado de la demanda, en este primer semestre creció el consumo de los hogares.

Por el lado de la demanda crece el consumo de los hogares, insisto en el tema de los venezolanos, su llegada al país es fuente de crecimiento, en parte; como también la demanda del gobierno e igualmente la inversión. El ritmo de crecimiento es atractivo, a pesar de lo que está sucediendo con el sector agropecuario, minero y otras ramas de la construcción, que la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), uno de los centros de pensamiento y análisis económico más importantes del país, en la actualidad, ha modificado sus proyecciones de crecimiento para 2022, ubicándola ahora entre un 4,9 y un 5,3 por ciento. Es decir, la reactivación sigue en 2022. 

OTROS FACTORES POSITIVOS

En la historia económica del país, los últimos años de gobierno son positivos. El gobierno nacional saliente trata de agilizar sus obras y la entrega de las mismas. Además, en el caso de este primer semestre de 2022, las campañas políticas son factores dinamizadores de la demanda, también, por la publicidad, transporte, entre muchos otros gastos, que candidatos y movimientos tienen que hacer para buscar el apoyo popular. 

PERO HAY QUE ESTAR ALERTAS

Las buenas noticias en materia de crecimiento económico, en este primer trimestre, no nos pueden dejar olvidar que ese dinamismo hay que orientarlo a sectores y actividades de mayor generación de empleo, y retomar el liderazgo de los programas de reducción de la pobreza. 

Además, no se puede soslayar los retos de la lucha contra la inflación, de reducción del déficit fiscal y del déficit en cuenta corriente, es decir, como país estamos importando mucho más de lo que exportamos, eso quiere decir que financiamos el excedente con endeudamiento y eso no puede seguir así por “sécula seculorum”. 

Estos temas deberían ser punto de estudio cuidadoso, insisto, por los asesores de los candidatos a la Presidencia de la República, como también para los nuevos congresistas que aspiran a llegar a las comisiones de asuntos económicos. 

EL PIB CRECIÓ

El crecimiento del PIB en el primer trimestre es una buena noticia, positiva, sin lugar a dudas; pero, reiteramos, no nos debe obnubilar y – por el contrario- son muchos y complejos, los retos económicos del nuevo gobierno y del nuevo Congreso, que, según lo establece la Constitución Política de 1991 es corresponsable, de construir buenas políticas económicas que nos ayuden a mejorar las condiciones de vida de los colombianos, en general, pero principalmente de los más pobres. 

POR CARLOS A. MAESTRE MAYA/ESPECIAL PARA EL PILÓN