Publicidad
Crónica - 3 junio, 2022

Mujeres importantes en el desarrollo cultural de Valledupar (7 entrega)

En la cosmogonía arhuaca se registra a la primera mujer o madre universal que creó la Ley de Origen

La madre Seynekun FOTO EL PILÓN
La madre Seynekun FOTO EL PILÓN

En esta séptima entrega dedicamos este capítulo a una historia especial, cargada del encanto y los misterios de nuestra madre naturaleza.  

LA MADRE SEYNEKUN 

La Sierra Nevada de Santa Marta es la madre Seynekun, madre de los indígenas de esa región, ella nació escondida debajo del mar, convertida en metales derretidos hirviendo, hubo una explosión y estos se asomaron enfriándose, convertidos en la Sierra Nevada.

En la cosmogonía arhuaca se registra a la primera mujer o madre universal que creó la Ley de Origen; esta es una serie de normas, o leyes que ella les dejó a las etnias de la Sierra Nevada, donde le dio a cada una su lengua, su vestido, sus costumbres y su territorio, es algo así como una brújula, que sirve de orientación y le da identidad a cada etnia. La madre Seynekun es la Sierra Nevada, la cual al convertirse en esposa del sol o padre Zerancua, dio origen a los animales, a las plantas, a los ríos y a los indígenas. 

El origen da la madre Seynekun es el siguiente: ella (o sea la Sierra Nevada) estaba debajo del mar, sumergida en lo más profundo, acompañada de unos mamos que opinaban la conveniencia de que ella saliera y se asomara por encima del mar, pero otros mamos opinaban lo contrario; mediante una serie de diálogos llegan a un acuerdo, el cual consistió en que aprobaron que la madre o Sierra Nevada sí debe salir del mar y asomarse para que el padre sol o Zerancua tuviera coito con ella para que así diera sus frutos. 

En el tiempo en que la madre Seynekun estaba debajo del mar, hacía dibujos sobre las conchas marinas y allí dejaba su pensamiento; estos dibujos aparecen hoy en las mochilas arhuacas con el significado de ‘’pensamiento de la madre’’.

Es así como esta primera madre sirvió de maestra, ya que les dejó un norte, una brújula por la cual guiarse y que deberían obedecer para asegurar su existencia. Aparece también como dadora de identidad, como mujer pródiga y fértil, como procreadora, como mujer bondadosa, como madre ejemplar.

Cuando la madre permanecía debajo del mar, ya tenía en su pensamiento todo lo que iba a existir posteriormente en la realidad; esta figura tiene una semejanza con el pensamiento del filósofo Platón quien decía que todas las cosas se originaban en el pensamiento del hombre y que luego él las convertía en realidad. 

Pero también en la cosmogonía de estos grupos se da debajo del mar: primero una propuesta, luego una discusión sobre la misma y por último un acuerdo: que la Madre Seynekun debía salir y asomarse encima del mar; esta figura nos hace recordar a la dialéctica de Marx: una tesis, una antítesis y una síntesis.

Todo lo anterior, nos hace concluir que, en la cosmogonía indígena de la Sierra Nevada de Santa Marta, hay una profunda filosofía. 

POR RUTH ARIZA COTES/ ESPECIAL