Publicidad
Deportes - 7 diciembre, 2021

Los partidos arreglados en Colombia, un problema de nunca acabar

El reciente juego entre Llaneros y Unión Magdalena, que le permitió al equipo ‘bananero’ su ascenso a la primera división, ha puesto de nueva cuenta la integridad moral del fútbol profesional colombiano.

El partido entre Llaneros y Unión Magdalena será recordado por las polémicas y no por el buen juego.
El partido entre Llaneros y Unión Magdalena será recordado por las polémicas y no por el buen juego.

El fútbol en Colombia vuelve a estar en el ojo del huracán por presuntos arreglos en definiciones importantes. Esta vez el Torneo de Ascenso aporta la cuota para que diferentes personalidades ajenas y propias al fútbol entreguen sus impresiones sobre lo sucedido en el juego entre Llaneros Fútbol Club y Unión Magdalena, que a la postre le dio la clasificación a la máxima categoría al equipo samario.

 ¿Por qué se dan este tipo de situaciones en Colombia? No solo en materia de clubes el país ‘cafetero’ se ha visto inmerso en presuntos arreglos de partidos, pues la Selección Colombia también ha estado involucrada en este tipo de situaciones, tal y como ocurrió con el llamado ‘Pacto de Lima’.

Corría el 11 de octubre del 2017 y Colombia necesitaba sumar puntos para no quedarse fuera de la Copa Mundo que se disputaría el año siguiente en Rusia. El partido lo ganaba el equipo nacional 1-0, sin embargo de una jugada parada surgió la primera polémica: al conjunto peruano le conceden un tiro libre indirecto (dos toques), no obstante, Paolo Guerrero lanzó directo a la portería, pero el cancerbero colombiano David Ospina tocó el balón con su mano izquierda, sin poder desviar el balón. 

Cuando al portero colombiano le preguntaron qué pasó en el gol de Paolo, con una sonrisa sutil le dijo a la prensa: “Lo cobró bien”, situación que dejó más dudas sobre lo sucedido y la ira de los chilenos (que también estaban en disputa de un cupo, al menos de lograr el repechaje). Por eso  acusaron a colombianos y peruanos de “amañar el partido”. 

Pero lo más insólito se dio cuando Radamel Falcao García y el mismo Paolo Guerrero entraron en una conversación en la que se cruzaron información para dejar de atacarse futbolísticamente, pues el empate le daba a Colombia el pase directo como cuarto de la Eliminatoria Sudamericana y a Perú lo mandaba al repechaje.

ARREGLOS EN LA PRIMERA B

El fútbol de ascenso en Colombia se juega desde 1991. En este tiempo, algunos clubes han sido centro  de las polémicas, uno de ellos el Unión Magdalena. En 2005, la escuadra samaria descendió a la segunda categoría y una frase de su exentrenador Eduardo Retat puso en tela de juicio la honorabilidad de este certamen deportivo. 

“En Colombia es más rentable estar en la ‘B’ que en la ‘A’, es un mejor negocio”. Los unionistas estuvieron 13 años en la segunda categoría ascendiendo nuevamente en 2018, pero solo duraron un año en primera tras descender en 2019.

EL 0-5 EN VALLEDUPAR 

Otro momento de turbulencia que vivió el Torneo de Ascenso por cuenta de los escándalos de ‘arreglo de partidos’ se dio en la ciudad de Valledupar el 27 de noviembre del 2004, cuando se enfrentaban el equipo local, Valledupar Fútbol Club, y el Real Cartagena, en un juego que quedó para la historia porque en menos de cinco minutos el equipo verdiblanco recibió cuatro goles.

¿Hubo o no un arreglo entre ambas instituciones? En 2014, quien fuera el guardameta del equipo vallenato en ese partido, José De Ávila, le contó a EL PILÓN lo que sucedió: “Ese día hubo una reunión entre un representante del Real Cartagena, Kiko Barrios, Manuel Galarcio y el presidente del Valledupar, en aquel entonces el chileno Jorge Alcérrega, la idea era que clasificara un equipo costeño a la final de la B y no el Cúcuta, al que querían meter a la fuerza y con la ayuda de los árbitros. Cuando jugamos en Cúcuta, el línea señaló un fuera de lugar y el central no le prestó atención, yo me quedé parado y nos marcaron; ese día expulsaron a Galarcio y creo que a Albeiro García. A ese equipo querían clasificarlo a como diera lugar. El arreglo consistió que el equipo que fuera perdiendo en los últimos cinco minutos debía regalarse y recibir más goles para sacar al Cúcuta, pero que yo sepa en ningún momento hubo arreglo económico”, aseguró De Ávila.

Lo registrado en el juego entre Llaneros Fútbol Club y Unión Magdalena sigue dándole la vuelta al mundo, incluso diferentes personalidades asociadas al fútbol se han pronunciado rechazando lo acontecido. Es el caso del jugador Juan Guillermo Cuadrado, quien un día antes de jugar con su equipo, la Juventus, se pronunció en su cuenta de Twitter; asimismo lo hizo el futbolista Juan Camilo ‘Cucho’ Hernandez y diferentes periodistas nacionales e internacionales.

POR ROBERT CADAVID / EL PILÓN.