13 enero, 2022

Limpiavidrios, un problema más allá de la mendicidad

Habitantes de Valledupar manifiestan haber tenido problemas con estas personas.

Limpiavidrios en Valledupar.
FOTO JOAQUÍN RAMÍREZ.

En días recientes un limpiavidrios en el barrio San Martín, de Valledupar, recibió varios golpes por parte de la ciudadanía luego de haberle causado daños a los vidrios de un taxi, esto debido a la negativa del conductor, quien no aceptó que el sujeto le limpiara el parabrisas.

Según explicó uno de los habitantes que conoció detalles del hecho, el taxista estaba esperando el cambio del semáforo cuando el limpiavidrios le lanzó agua al parabrisas del vehículo, en ese instante el conductor le recriminó el hecho y tras una pequeña discusión la reacción del ciudadano fue golpear, con el elemento de limpieza, el vidrio causando el daño.

Por lo que, posterior al suceso, la comunidad presente decidió tomar represalias contra el limpiavidrios propinándole varios golpes.

DENUNCIAS

EL PILÓN tomó algunas declaraciones de conductores de carros en Valledupar, para conocer de qué manera la sociedad percibe la tarea que realizan estas personas en los semáforos de la ciudad.

Emilio Castro, taxista. “Algunos limpiavidrios son educados y preguntan antes de ponerse a limpiar, pero otros se hacen los de la vista gorda y de un momento a otro lanzan el chorro de agua con detergente. Varias veces he tenido discusiones con ellos porque así uno les diga que no, se obstinan a hacerlo”.

Otro de los habitantes fue mucho más crítico y afirmó que si bien estas personas buscan su sustento diario, algunos lo hacen solamente para consumir sustancias psicoactivas. “Una vez vi a uno que estaba tan drogado que no tenía estabilidad en el cuerpo. Es ahí cuando estas personas al reclamarles son capaces de todo”, aseveró el ciudadano quien pidió reserva de su nombre.

FALTA DE OPORTUNIDADES

Ante estos señalamientos EL PILÓN conoció el testimonio de uno de los limpiavidrios quien afirmó que la falta de empleo y accesibilidad al estudio lo han llevado a él y a otros de sus hermanos a ubicarse en distintos semáforos de Valledupar para poder ganarse algo de dinero para la comida diaria.

“En mi casa somos cinco hermanos, dos están muy pequeños y los otros tres trabajamos en los semáforos limpiando parabrisas, sin embargo ninguno de nosotros consume drogas como muchos creen, esto lo hacemos para llevarle la comida a mi mamá y a mis otros hermanos”.

Por último, señaló que si ellos no salen a realizar esta labor diaria, es casi seguro que no tendrán el sustento en sus casas, por lo que de alguna manera les toca buscar el dinero.

EL PILÓN quiso tener contacto con las autoridades encargadas del tema para conocer sobre planes enfocados a esta población, sin embargo no fue posible obtener sus declaraciones.

POR REDACCIÓN EL PILÓN.