29 julio, 2019

Las mujeres que hicieron de Tamalameque el municipio más limpio del Cesar

En el 2013 empezaron 32 mujeres, por razones laborales, algunas se marcharon y ahora son 15, que recorren Tamalameque y sus veredas para recoger todo el material reciclable.

En Corpocesar hace trámite un proyecto que las podría beneficiar con una  moto para el transporte y una compactadora.

CORTESÍA

Vecino del complejo cenagoso de Zapatosa, al sur del Cesar está ubicado el municipio considerado como el más limpio del departamento. Con 14.063 habitantes, según el Dane, Tamalameque pasó de sufrir un caos con las basuras en el 2012 a ser un ejemplo ambiental en el manejo de residuos.

En esa transformación hay unas protagonistas: las integrantes de la Asociación de mujeres de Tamalameque limpio, Asomeque limpio. Un grupo de 32 mujeres recicladoras que se unieron luego de unas capacitaciones que ofreció el Departamento de Prosperidad Social sobre las oportunidades del reciclaje.

Los primeros días en la tarea y contacto con la comunidad no fueron fáciles: pocos entendían la importancia del manejo de residuos. “Cuando nosotros iniciamos este proyecto, un grupo de mujeres empezamos a barrer y recorrer las calles y la gente nos hacía bullying, no entendían nada sobre el reciclaje, pero se han dado cuenta que Asomeque ahora es un ejemplo de limpieza”, narra Yadira Sierra, representante de Asomeque.

En el 2013 empezaron 32 mujeres, no obstante, por razones laborales, algunas se marcharon y ahora son 15, algunas acompañadas de sus familias, que recorren Tamalameque y sus veredas para recoger todo el material reciclable: potes de plástico (pet), cartón, aluminio, hierro y vidrio. “La gente ve que somos un municipio más limpio. Puede pasar por las calles y ya no ve tantos potes”, aseguró la vicepresidenta de Asomeque Limpio, Ludis Ospino Miranda.

PROYECTO EN CORPOCESAR

Por un proyecto con el Departamento de Prosperidad Social tienen uno de los mejores centros de acopio del sur del Cesar, donde guardan las casi cinco toneladas de cartón, y la tonelada y media de pet que venden mensualmente. Pero la producción que venden mensualmente y que viaja a plantas de transformación en Barranquilla, Cartagena y Medellín es menor de lo que quisieran, principalmente, por la falta de herramientas para trabajar.

“No alcanzamos a almacenar más porque no tenemos nuestro propio transporte. Estamos en la mira de conseguir una motocarga (como con carrocería) y una compactadora, porque nosotros estamos vendiendo ese material así bruto, no compactamos. Tenemos el proyecto en Corpocesar para hacer mejor nuestro trabajo”, apunta Yadira Sierra.

La representante hace referencia al proyecto que hace trámite en la Corporación Autónoma Regional del Cesar y que las podría beneficiar con una motocarga para el transporte y una compactadora para ahorrar espacio dentro del centro de acopio.

“Este es un proyecto innovador y de gran beneficio social. Consiste en la recolección de todo residuo plástico que conlleva a tener al municipio de Tamalameque limpio. En la bodega hay más de 300 mil botellas que dejaron de ir al río Magdalena. Es un proyecto digno para replicar en otros municipios y por eso lo estamos proyectando en otros cuatro municipios y esperamos abarcar medio departamento”, aseguró el director de Corpocesar, Julio Suárez.

GENERACIÓN DE EMPLEO

Los únicos beneficios no son ambientales. Antes de empezar a reciclar, la mayoría de las mujeres eran desempleadas. Ahora, de los ingresos de la Asociación dependen las 15 mujeres que trabajan tiempo completo reciclando.

“Es bastante el trabajo, pero es poco lo que queda, pero nosotros queremos crecer en este proyecto y siempre se anima al personal que es un proyecto a largo plazo, cuando tengamos la compactadora nos vamos a beneficiar un poco más. Lo hemos podido sacar adelante con las uñas”, agrega Yadira Sierra.

Lo proyectado es replicar el trabajo en Bosconia, por eso, asegura Suárez, hay un proceso en página para que alguna fundación del municipio participe, teniendo en cuenta que Corpocesar no tiene la capacidad institucional para estar allá. Entonces, se utiliza la figura contractual “para que la empresa privada y las personas participen en tener más limpios los municipios”.

Por: DEIVIS CARO DAZA/ EL PILÓN
defancaro1392@gmail.com