31 diciembre, 2020

Las complejas situaciones que atravesaron los bomberos de Valledupar en el 2020

El Cuerpo de Bomberos de Valledupar tuvo un 2020 ‘plagado’ de crisis, protestas bloqueos y desacuerdos, los cuales no permitieron que estos trabajadores tuvieran acceso a recursos económicos para llevar a sus casas.

La covid-19 hizo lo que las emergencias no pudieron, arrebatarle la vida a uno de los bomberos. 

FOTO/ARCHIVO.

En el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Valledupar no hubo quien apagara el ‘fuego de la crisis’ durante este 2020. A pocas horas para culminar un año más, estos trabajadores se quedaron sin recibir sus salarios, quedaron atrasados con el pago de la seguridad social y ni siquiera hubo combustible para atender las emergencias que se presentaron en diferentes sectores de la capital del Cesar.

Lee también: Entre crisis y ‘paños de agua tibia’ avanza la situación de los bomberos de Valledupar

Cuando iniciaba el año, exactamente en el mes de febrero, fue nombrado Darío Mejía como nuevo representante legal de la institución. Con este nombramiento parecía que el barco comenzaría a navegar por las aguas de la recuperación. Sin embargo, el tiempo fue pasando y la crisis fue agudizándose al interior de la entidad bomberil a tal punto que los trabajadores tuvieron que salir a las calles a pedir para poder subsistir.

LAS PROTESTAS

Poco a poco la crítica situación en materia económica para los bomberos fue agudizándose y a mediados de septiembre comenzaron a protestar con más fuerza debido a que los meses transcurrían y a ellos no les pagaban los sueldos adeudados, cuenta que seguía creciendo.

Por estas razones, las protestas fueron las vías de hecho que tomaron estos trabajadores para que los escucharan, puesto que no estaban conformes con la situación. Una de las primeras medidas fue salir a las calles para pedir alimentos a la comunidad debido a que ya no tenían como sostener a sus familias y otros habían vendido y empeñados sus enseres.

Esta situación fue replicada por los medios locales y nacionales, pero aun así las cosas seguían igual para quienes exponían sus vidas a la hora de atender las emergencias que comenzaron a generarse por cuenta de la ola invernal y posteriormente por los incendios que azotaban a la capital del Cesar.

CASOS DE COVID-19

Eudes Bernal Guerra, de 49 años de edad, no perdió la vida en la línea del deber, perdió la batalla contra un enemigo más poderoso, la covid-19. Para colmo de males, sumada a la frágil situación que vivía el Cuerpo de Bomberos de Valledupar a raíz de la falta de salarios y pagos de seguridad social, el coronavirus dio un duro golpe a los caldeados ánimos de los trabajadores, que aun así se mantenían en pie de lucha, pero ya no por el dinero, sino por la causa de seguir sirviendo a la comunidad.

“Era un bombero maquinista, él manejaba los vehículos con los que hacíamos las desinfecciones, lideró muchas veces en el mercado, en los conjuntos y en la Registraduría. Nos apoyó tanto que combatía la enfermedad y lamentablemente la enfermedad le ganó la batalla a él”, lamentó uno de sus compañeros.

No dejes de leer: Despedido con honores bombero vencido por covid-19 en Valledupar

DESTITUCIÓN DEL REPRESENTANTE LEGAL

Corría el mes de octubre y los trabajadores del Cuerpo de Bomberos Voluntarios recibiría otra negativa noticia, la destitución del representante legal Darío Mejía. La oficialización de esta decisión se daría el 15 del décimo mes del año, desde entonces comenzarían nuevas reuniones para escoger a quien ocuparía el cargo.

Entre tanto, sin mucha paciencia por las cosas que estaban sucediendo, los integrantes de la institución bomberil optaron por sacar los vehículos a la calle para organizar una nueva protesta debido a que los meses transcurrían y aunque la Alcaldía había entregado una suma de $260.000.000, este dinero no podría ser utilizado y tampoco lo que el cuerpo de bomberos facturara debido a que no tenían un representante legal.

Para tratar de acelerar el proceso de escogencia del representante legal, los bomberos realizaron un plantón, el cual tiempo después fue levantado debido a que no se llegaron a los acuerdos esperados y los empleados no recibieron los recursos monetarios.

Para tratar de mediar en la situación, la Secretaría de Gobierno Departamental propuso nombrar un comandante interino para que los trabajadores pudieran obtener los recursos económicos que no podían usar por el momento. Para eso se estableció una nueva reunión, pero dicho representante no fue nombrado.

Pasar las fiestas de diciembre sin tener qué darles a nuestras familias es muy duro, esperábamos que se dieran los acuerdos pero no pasó nada”, relató Ray Restrepo, mientras uno de sus compañeros calificó esta situación como un retraso de diez años, puesto con los cambios en el Consejo de Oficiales las cosas cambiaron.

NO ATENDIERON LAS EMERGENCIAS

Mientras Valledupar ardía y era arrastrada por las fuertes corrientes del río Guatapurí, para infortunio los bomberos no pudieron trasladarse a los sitios donde provenían los llamados de auxilio debido a que sus vehículos se quedaron sin combustible y algunos presentaron averías.

Te puede interesar: Por falta de combustible, bomberos de Valledupar no pueden atender emergencias

En sectores como la margen derecha, Villa Dariana y 450 Años se registraron afectaciones que incluso cobraron vidas. Sin embargo, poco y nada pudo hacer la institución debido a la carencia de elementos.

Los bomberos catalogaron todas estas situaciones como “algo preocupante”, puesto que pasarán el año nuevo sin tener recursos para sus familias, no tienen materiales para atender las emergencias y “lo peor es que vendrá el verano y no hay un vehículo que funcione porque necesitan reparación y no tienen gasolina”.

ROBERT CADAVID/EL PILÓN.