20 noviembre, 2020

Las casas del Centro Histórico de Valledupar: un patrimonio que se derrumba

Colectivos como la Fundación Aviva rechazaron el abandono y descuido en el que se encuentran algunas viviendas del Centro Histórico de Valledupar y pidieron mayor atención del gobierno municipal.

Esta vivienda con las puertas y ventanas averiadas tiene además las columnas que la sostienen en mal estado.

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

En el Centro Histórico de Valledupar, que se extiende desde la carrera 4 hasta la 9 y desde la calle 13C hasta la 16A, algunas viviendas están cayéndose a pedazos por causa del desgaste producido por los años y la desidia de sus propietarios, quienes prefieren marcharse de la ciudad antes que invertir dinero en la reparación de sus inmuebles.

Lee también: Centro histórico: pasado, presente y futuro de Valledupar

Uno de los casos más recientes de viviendas afectadas sucedió en la carrera séptima con calle 15, diagonal a la Catedral del Rosario, donde parte de su tejado colapsó. Sin embargo, al consultar con algunos vecinos, estos manifestaron que la vivienda está deshabitada ya que su propietario no se encuentra en Valledupar. 

La casa que es propiedad del señor Blas García se está derrumbando lentamente.

En ese sentido, el jefe de la Oficina de Cultura de Valledupar, Carlos Liñán, aseveró que el mantenimiento de los domicilios que hacen parte del  Centro Histórico corresponde únicamente a los dueños, por ello, la casa antes mencionada no puede intervenirse sin la autorización de su poseedor, que en este caso es el señor Blas García, de quien se conoció habita en la ciudad de Barranquilla.

 “En este momento no tenemos ninguna herramienta para aconsejar a los propietarios para que estos se hagan cargo del mantenimiento de los predios que están bajo sus cuidados, el otro factor es que ninguna casa del Centro Histórico puede intervenirse sin la autorización del dueño o en algunos casos del Ministerio de Cultura”, señaló Liñán.

Entre tanto, la presidenta de la Fundación Aviva, Alba Luz Luque expresó que sobre la administración municipal “recae mucho de la responsabilidad de hacer cumplir las Leyes, decretos, normas relacionadas con el patrimonio cultural material e inmaterial. Tienen la obligación de ejecutar el PEMP (Plan Especial de Manejo y Protección) cumpliendo y haciendo cumplir las Normas”.

No dejes de leer: El nostálgico recuerdo del viejo Valledupar

CASAS SIN DOLIENTES

La propiedad del señor Blas García no es la única del Centro Histórico que se encuentra abandonada. En un recorrido que, por la zona fundacional se encontraron varias residencias que ni siquiera están ocupadas, otras en mal estado y en peligro de venirse abajo por el deterioro de sus estructuras. Además, denuncias de los lugareños dado que habitantes en condición de calle llegan hasta las terrazas y allí se quedan a dormir y a pedirles dinero a las personas que deben transitar por estas viviendas.

La casa que es propiedad del señor Blas García se está derrumbando lentamente. FOTO/CORTESÍA.

Uno de los inmuebles que se encuentra en total abandono está ubicada en la carrera quinta frente a la sede de la Cruz Roja, allí, habitantes en condición de calle aprovechan la soledad del inmueble para quedarse a dormir, tal y como lo describe Lino Vergara, quien es habitante del sector.

No sé cuántas casas abandonadas hay en el Centro Histórico, pero hay muchas que están solas porque no han encontrado arrendatarios o porque los dueños se fueron y las dejaron sin nadie que las cuide y eso termina afectando al vecindario porque uno ve a personas que se quedan dormidas en las afueras de las casas y entonces comienzan a pedir dinero, además que esta parte (la carrera quinta) es muy sola de noche y eso genera la inseguridad de los vecinos, quienes al ver a estas personas cierran las puertas de sus casas temprano”, señaló Vergara.

Entre tanto, en la carrera sexta con calle 13ª 34, otra vivienda abandonada presenta afectaciones a tal punto que una columna que la sostiene está torcida y expuesta, lo que pone en riesgo a las personas que pasan por la vivienda. El inmueble está deshabitado y con notorios signos de olvido y poca reparación por parte de sus propietarios.

Te puede interesar: Patrimonio de Valledupar requiere rescate

Por otra parte, Daniela Toncel, quien pese a no vivir en el histórico sector visita a sus familiares con frecuencia, declaró que algunas viviendas están en mal estado porque sus propietarios se van de la ciudad y dejan pasar el tiempo, pero no entregan el inmueble bien sea bajo cuidado o en formato de arriendo para que este permanezca habitado y reciba mantenimiento.

POR: ROBERT CADAVID / EL PILÓN
Cadavidrobert31@gmail.com