Publicidad
Categorías
Categorías
Elecciones 2023 - 28 octubre, 2023

“La sociedad no puede arrodillarse a los mismos de siempre”: María Isabel Campo

EL PILÓN habló con la candidata a la Alcaldía de Valledupar. Contó sus experiencias y lo que hará después de las elecciones.

María Isabel Campo, candidata a la Alcaldía de Valledupar.   FOTO: CORTESÍA.
María Isabel Campo, candidata a la Alcaldía de Valledupar. FOTO: CORTESÍA.

De cara a las elecciones del domingo 29 de octubre, EL PILÓN dialogó con María Isabel Campo, candidata a la Alcaldía de Valledupar, quien habló sobre su experiencia en los más de dos meses de campaña.

Se acabó la campaña ¿Qué aprendió?

En lo personal, un conocimiento profundo sobre Valledupar, su gente, sus necesidades, su resiliencia, su capacidad de levantarse cada día a pesar del abandono, pero también mucha tristeza. Muchas veces me acosté triste pidiéndole a Dios que tuviera compasión de Valledupar y de tantas mujeres que vi llorar en las calles por la falta de oportunidades.

¿Y de la política?

Conocí la clase política vallenata y su necesidad de acumular plata, una codicia infinita, una clase política que no ve más allá y que se desconectó del pueblo. Viví cómo tratan de hacer invisibles a los que venimos con el corazón limpio y con ganas de transformar las formas. 

Aquí todos hablan de derechos, pero los deberes poco los cumplen; el deber de informar, el deber de la objetividad, el deber de poner a disposición de todos las mismas oportunidades para que el elector pueda ejercer libremente. 

¿Cómo fue esa lucha con la clase política? 

Fue muy desigual. Al Consejo Nacional Electoral, con todo respeto, le falta mucho.Te dicen: ‘Tienes que denunciar el número de vallas’. El partido Conservador violó todas las normas. Los candidatos violaron todas las normas, muy pocos candidatos nos unimos a lo que decía la ley. 

La consecuencia para esos candidatos es una multa, pero ellos las multan las tienen ya previstas dentro de su presupuesto de campaña. El incumplimiento de la ley debería dar para destituir a un candidato.  

¿Y esas condiciones la vencieron?

Nunca me vencieron, yo nunca me doy por vencida. Yo soy una persona que puedo despertarme triste, lloro cinco minutos, me baño, me cambio y vuelvo y me sacudo. 

Nunca me di por vencida, yo tengo la esperanza de que Valledupar sea capaz de pararse y decir: ‘Esto no va más’, y el domingo tomar una decisión rebelde, bravía como lo dice su himno, para cortar ese círculo vicioso que la viene usando.

¿Por qué no hubo unión? 

Me senté con todos. Con Reyes hubo un acuerdo y él lo rompió, me parece que es un tipazo, pero no entiendo cómo no cumple con su palabra. 

En el camino me di cuenta que Camilo Quiroz venía financiado por los amigos de Duque, el kínder, que lo que realmente quería era sacar a unos para que otros se apoderaran. 

En Christian veo una política tradicional, de pronto con mejores intenciones, pero todavía cree en las estructuras, los líderes y en la forma tradicional de hacer política. 

Cuando llegué a Valledupar dije que iba a hacer un ejercicio pedagógico, demostrar que se podía hacer política decente. Siento que soy más fuerte haciendo la política como se debe hacer. 

¿Si queda de segunda aceptaría el Concejo?

Claro que sí, no solamente aceptaría el concejo, me esforzaría para hacer oposición y  no permitir que pase lo que pasó estos cuatro años: un alcalde pusilánime, inferior a las necesidades. Y es eso lo que pasa cuando eligen alcaldes sin experiencia. Mello Castro tuvo que aprender a gobernar… 

Hemos hablado de los defectos de la clase política, pero ahora hablemos de los defectos de nuestra sociedad…

Nuestra sociedad está arrodillada. Cuando reviso mis encuestas internas el 6% de la comuna 6 está conmigo, pero ni siquiera se atreven a poner un sticker porque sienten que eso los deja en evidencia contra los que manejan las votaciones. Les tienen miedo a que los descubran y que se den cuenta que ellos también están cansados de ese mismo abuso y de ese mismo actuar indecente al que nos hemos acostumbrados. 

La Alcaldía y la Gobernación son las entidades que mayor emplean. ¿Está de acuerdo con eso?

Claro y una dependencia de la pobreza. El pobre lo dejan pobre porque así le pueden ofrecer los $50.000 del mercado y ahí ya ganaron; pero si les dieran la educación, las oportunidades no los podrían manipular. 

Los comedores comunitarios los hacen, pero los obligan… Yo me senté a jugar dominó con unos abuelitos y le dijeron que sí jugaban conmigo no volvían a almorzar donde estábamos. Los empleos de la gobernación y la alcaldía están atados para que ellos se perpetúen y los amenazan, dicen que ellos pueden saber cómo puede votar la gente y todos tienen miedo. 

¿Qué pasa en Valledupar si gana María Isabel Campo?

Si gano, en Valledupar se rompen esas estructuras y entramos a la urna de cristal donde no hay licitaciones sastres, donde me sentaré frente a esas concesiones para ver qué fue lo que concesionaron y pondré orden, cumpliré el Plan de Ordenamiento Territorial y se harán las obras prioritarias para sacar a la gente de la pobreza en educación, vivienda, servicios públicos y me centraré en el tema de seguridad. 

Si gana María Isabel Campo los empleos de la Alcaldía no estarán atados a puestos políticos, voy a gobernar para todo el mundo. Estaré en las calles supervisando las obras, trabajando por la recuperación de Valledupar con la gente y que esto sea una fiesta democrática libre. 

¿Qué pasa en Valledupar si gana Ernesto Orozco?

Si gana Ernesto Orozco seguirán ganando los mismos, seguirán las concesiones amañadas a 40 años en donde nadie sabe qué es lo que se concesionó; seguirán las obras que responden a las vanidades y el concreto será el rey porque ahí habrá oportunidades para quiénes financiaron los recursos.

Una de las críticas que usted recibió es que “se pierde de Valledupar”, ¿qué decirles a esas personas?

María Isabel se pierde en Bogotá haciendo un pacto territorial de 4.6 billones de pesos para Valledupar y trayendo la Policía Metropolitana, la segunda etapa de la Unal y que de hecho fue un enfrentamiento con los Gnecco porque dijeron que “o los contrataban ellos o se perdía la plata”, la plaza de ventas, el CDI de Villa Taxi. 

María Isabel nunca se ha perdido, María Isabel ha servido a Valledupar desde donde ha estado y en esta ocasión me quedaría en Valledupar, me quiero quedar en Valledupar y el tema está en empleos, en oportunidades. Yo estudié Gobierno, estudié Gerencia Pública, es lo que sé hacer, ¿me dejarán gobernar sí ellos son mis naturales enemigos en el sentido de que yo no comparto su manera de hacer política? 

¿Cuántos recursos se gastó en la campaña? 

La campaña tenía un tope de $1.600 millones, pero le puedo regalar un cupo de $1.000 millones a otro candidato porque gasté mucho menos. Hice una campaña totalmente austera. 

Hubo un momento de la campaña en la que no tuve recursos para contratar publicidad. Me despertaba con una desesperación profunda y con un dolor en el corazón viendo cómo los demás despilfarraban la plata y yo preguntándome qué iba a hacer. 

¿Qué pasó con la Valledupar Sorpresa Caribe?

Esa era una Valledupar pujante, donde venía la gente de otros lugares a buscar empleo, una Valledupar limpia, con el 100% de nuestros servicios cubiertos.

Se hizo el parque lineal de Hurtado para poner a Valledupar a mirar hacia el río como hoy lo han hecho en todas las ciudades que tienen río. 

Primero Rodolfo Campo, luego Aníbal Martínez y vuelve Rodolfo Campo, tres alcaldías que le dieron continuidad a Valledupar, pero todo se perdió por el egoísmo de los últimos alcaldes.

POR: REDACCIÓN EL PILÓN.

Elecciones 2023
28 octubre, 2023

“La sociedad no puede arrodillarse a los mismos de siempre”: María Isabel Campo

EL PILÓN habló con la candidata a la Alcaldía de Valledupar. Contó sus experiencias y lo que hará después de las elecciones.


María Isabel Campo, candidata a la Alcaldía de Valledupar.   FOTO: CORTESÍA.
María Isabel Campo, candidata a la Alcaldía de Valledupar. FOTO: CORTESÍA.

De cara a las elecciones del domingo 29 de octubre, EL PILÓN dialogó con María Isabel Campo, candidata a la Alcaldía de Valledupar, quien habló sobre su experiencia en los más de dos meses de campaña.

Se acabó la campaña ¿Qué aprendió?

En lo personal, un conocimiento profundo sobre Valledupar, su gente, sus necesidades, su resiliencia, su capacidad de levantarse cada día a pesar del abandono, pero también mucha tristeza. Muchas veces me acosté triste pidiéndole a Dios que tuviera compasión de Valledupar y de tantas mujeres que vi llorar en las calles por la falta de oportunidades.

¿Y de la política?

Conocí la clase política vallenata y su necesidad de acumular plata, una codicia infinita, una clase política que no ve más allá y que se desconectó del pueblo. Viví cómo tratan de hacer invisibles a los que venimos con el corazón limpio y con ganas de transformar las formas. 

Aquí todos hablan de derechos, pero los deberes poco los cumplen; el deber de informar, el deber de la objetividad, el deber de poner a disposición de todos las mismas oportunidades para que el elector pueda ejercer libremente. 

¿Cómo fue esa lucha con la clase política? 

Fue muy desigual. Al Consejo Nacional Electoral, con todo respeto, le falta mucho.Te dicen: ‘Tienes que denunciar el número de vallas’. El partido Conservador violó todas las normas. Los candidatos violaron todas las normas, muy pocos candidatos nos unimos a lo que decía la ley. 

La consecuencia para esos candidatos es una multa, pero ellos las multan las tienen ya previstas dentro de su presupuesto de campaña. El incumplimiento de la ley debería dar para destituir a un candidato.  

¿Y esas condiciones la vencieron?

Nunca me vencieron, yo nunca me doy por vencida. Yo soy una persona que puedo despertarme triste, lloro cinco minutos, me baño, me cambio y vuelvo y me sacudo. 

Nunca me di por vencida, yo tengo la esperanza de que Valledupar sea capaz de pararse y decir: ‘Esto no va más’, y el domingo tomar una decisión rebelde, bravía como lo dice su himno, para cortar ese círculo vicioso que la viene usando.

¿Por qué no hubo unión? 

Me senté con todos. Con Reyes hubo un acuerdo y él lo rompió, me parece que es un tipazo, pero no entiendo cómo no cumple con su palabra. 

En el camino me di cuenta que Camilo Quiroz venía financiado por los amigos de Duque, el kínder, que lo que realmente quería era sacar a unos para que otros se apoderaran. 

En Christian veo una política tradicional, de pronto con mejores intenciones, pero todavía cree en las estructuras, los líderes y en la forma tradicional de hacer política. 

Cuando llegué a Valledupar dije que iba a hacer un ejercicio pedagógico, demostrar que se podía hacer política decente. Siento que soy más fuerte haciendo la política como se debe hacer. 

¿Si queda de segunda aceptaría el Concejo?

Claro que sí, no solamente aceptaría el concejo, me esforzaría para hacer oposición y  no permitir que pase lo que pasó estos cuatro años: un alcalde pusilánime, inferior a las necesidades. Y es eso lo que pasa cuando eligen alcaldes sin experiencia. Mello Castro tuvo que aprender a gobernar… 

Hemos hablado de los defectos de la clase política, pero ahora hablemos de los defectos de nuestra sociedad…

Nuestra sociedad está arrodillada. Cuando reviso mis encuestas internas el 6% de la comuna 6 está conmigo, pero ni siquiera se atreven a poner un sticker porque sienten que eso los deja en evidencia contra los que manejan las votaciones. Les tienen miedo a que los descubran y que se den cuenta que ellos también están cansados de ese mismo abuso y de ese mismo actuar indecente al que nos hemos acostumbrados. 

La Alcaldía y la Gobernación son las entidades que mayor emplean. ¿Está de acuerdo con eso?

Claro y una dependencia de la pobreza. El pobre lo dejan pobre porque así le pueden ofrecer los $50.000 del mercado y ahí ya ganaron; pero si les dieran la educación, las oportunidades no los podrían manipular. 

Los comedores comunitarios los hacen, pero los obligan… Yo me senté a jugar dominó con unos abuelitos y le dijeron que sí jugaban conmigo no volvían a almorzar donde estábamos. Los empleos de la gobernación y la alcaldía están atados para que ellos se perpetúen y los amenazan, dicen que ellos pueden saber cómo puede votar la gente y todos tienen miedo. 

¿Qué pasa en Valledupar si gana María Isabel Campo?

Si gano, en Valledupar se rompen esas estructuras y entramos a la urna de cristal donde no hay licitaciones sastres, donde me sentaré frente a esas concesiones para ver qué fue lo que concesionaron y pondré orden, cumpliré el Plan de Ordenamiento Territorial y se harán las obras prioritarias para sacar a la gente de la pobreza en educación, vivienda, servicios públicos y me centraré en el tema de seguridad. 

Si gana María Isabel Campo los empleos de la Alcaldía no estarán atados a puestos políticos, voy a gobernar para todo el mundo. Estaré en las calles supervisando las obras, trabajando por la recuperación de Valledupar con la gente y que esto sea una fiesta democrática libre. 

¿Qué pasa en Valledupar si gana Ernesto Orozco?

Si gana Ernesto Orozco seguirán ganando los mismos, seguirán las concesiones amañadas a 40 años en donde nadie sabe qué es lo que se concesionó; seguirán las obras que responden a las vanidades y el concreto será el rey porque ahí habrá oportunidades para quiénes financiaron los recursos.

Una de las críticas que usted recibió es que “se pierde de Valledupar”, ¿qué decirles a esas personas?

María Isabel se pierde en Bogotá haciendo un pacto territorial de 4.6 billones de pesos para Valledupar y trayendo la Policía Metropolitana, la segunda etapa de la Unal y que de hecho fue un enfrentamiento con los Gnecco porque dijeron que “o los contrataban ellos o se perdía la plata”, la plaza de ventas, el CDI de Villa Taxi. 

María Isabel nunca se ha perdido, María Isabel ha servido a Valledupar desde donde ha estado y en esta ocasión me quedaría en Valledupar, me quiero quedar en Valledupar y el tema está en empleos, en oportunidades. Yo estudié Gobierno, estudié Gerencia Pública, es lo que sé hacer, ¿me dejarán gobernar sí ellos son mis naturales enemigos en el sentido de que yo no comparto su manera de hacer política? 

¿Cuántos recursos se gastó en la campaña? 

La campaña tenía un tope de $1.600 millones, pero le puedo regalar un cupo de $1.000 millones a otro candidato porque gasté mucho menos. Hice una campaña totalmente austera. 

Hubo un momento de la campaña en la que no tuve recursos para contratar publicidad. Me despertaba con una desesperación profunda y con un dolor en el corazón viendo cómo los demás despilfarraban la plata y yo preguntándome qué iba a hacer. 

¿Qué pasó con la Valledupar Sorpresa Caribe?

Esa era una Valledupar pujante, donde venía la gente de otros lugares a buscar empleo, una Valledupar limpia, con el 100% de nuestros servicios cubiertos.

Se hizo el parque lineal de Hurtado para poner a Valledupar a mirar hacia el río como hoy lo han hecho en todas las ciudades que tienen río. 

Primero Rodolfo Campo, luego Aníbal Martínez y vuelve Rodolfo Campo, tres alcaldías que le dieron continuidad a Valledupar, pero todo se perdió por el egoísmo de los últimos alcaldes.

POR: REDACCIÓN EL PILÓN.