7 septiembre, 2020

La Secretaría de Desarrollo Económico, ¿el doliente de los empresarios vallenatos?

Según empresarios y economistas, el éxito en materia de generación de empleo y emprendimientos de la Secretaría de Desarrollo Económico y Gestión Ambiental, depende de los dientes (presupuesto) que se le otorgue y que se escuche a los empresarios.

Encontrar una respuesta o solución al desempleo en Valledupar es una urgencia social. Un imperativo, una prioridad. Porque el incipiente mercado laboral de la ciudad recibió una herida mortal luego de casi seis meses de restricciones y más restricciones.

De allí que desde la Alcaldía de Valledupar llamaran al Concejo Municipal a sesiones extraordinarias para estudiar, entre otros temas, la creación de una Secretaría de Desarrollo Económico y Gestión Ambiental.  Una seccional encargada específicamente de los temas económicos y ambientales de la ciudad.

El desafío en lo económico es gigante, empezando por el desempleo.  Cada mes desde que inició la pandemia, Valledupar marca el desempleo más alto de su historia reciente. En julio fue del 24,2 %. Así, de enero al último reporte, más de 40.385 personas dejaron de estar ocupadas en la ciudad. Una bomba de tiempo a punto de estallar a la sombra del triste protagonismo que se robó el mortal y caótico coronavirus.

CONJUGAR…

Se acercan dos semanas difíciles por el aumento casi indiscriminado de los contagios, y al parecer en los próximos días se tomarán medidas aún más restrictivas que afectarían directamente la actividad empresarial. Por eso, el alcalde reconoció que la reactivación económica llegaría luego del pico de la pandemia.

Es claro que ese nuevo inicio y darle vuelta al agobio del desempleo y la pobreza requiere de todas las partes. Hasta el momento la academia, los empresarios y el sector público de Valledupar vienen realizando esfuerzos, pero divididos involuntariamente, no por diferencias en los fines, sino por la carencia de un liderazgo.

“Para que la Secretaría pueda tener éxito debe rodearse de un comité consultor de empresarios, que no necesariamente necesita pagarle un peso. Eso se hace ad honorem, siempre y cuando nos escuchen. Los empresarios son los encargados de aterrizar las cosas, conocen la acción.  Para liderar se debe escoger una persona que esté dispuesta a escuchar, porque hay mucho por hacer”.

De allí la importancia de crear una Secretaría que lidere los esfuerzos, aseguró José Fuentes, asesor de la Alcaldía municipal. “La sectorial tendría sobre sus hombros el tema de la reactivación económica, generando espacios para el apoyo a empresarios, la generación de empleo y la atracción de la inversión a Valledupar. Es darle un doliente con toda una estructura administrativa y con presupuesto. Valledupar tiene que volver a ser competitiva y atractiva para el empresario”, señaló Fuentes.

La propuesta de crear la Secretaría fue bien recibida en sectores académicos y empresariales. “Para que la sociedad se desarrolle necesita instituciones. Pero las instituciones son acuerdos, confianza, no solo es burocracia. Con las instituciones se tienen responsables y en estos momentos en Valledupar no hay un doliente para el tema económico. Lo segundo es que más que una secretaría, sola como una golondrina, lo que se necesita es un ecosistema para el desarrollo económico, esto es una serie de alianzas, que incorporen trabajadores, empresarios, academia. Solo tendría sentido si está inmersa en ese ecosistema, si tiene  recursos, si tiene posibilidades de fomentar el empresarismo”, detalló Fernando Herrera, fundador del Centro de Estudios Socioeconómicos y Regionales, Cesore.

VOCACIÓN Y FUTURO

Según el Dane, el sector comercio, hoteles y restaurantes es el principal generador de empleo en Valledupar con más de 57.000 ocupados. Justamente, los restaurantes y hoteles han sido los más afectados por las restricciones.   

Luego, en generación de empleo está el sector de los servicios personales, el transporte, la construcción y la industria manufacturera.

Este último punto, señalan los empresarios, es necesario incentivarlo, agregando un plus que permita cubrir los bienes y servicios demandados en la región. “Hay que construir una verdadera estrategia de desarrollo económico para promover  los sistemas  de producción local  y comercialización, y así poder transformar muchas materias primas que producimos. En la zona metropolitana podrían vivir alrededor de 900.000 habitantes que consumen bienes y servicios que en su mayoría se importan de otras regiones.  Esa estrategia nace en un instrumento de apoyo, allí es clave la Secretaría como aliado oficial. El empresariado local está  huérfano. Creemos que este puede ser un buen inicio: entre más rápido mejor”, indicó Uriel Navarro, empresario local y especialista en Desarrollo económico local.

En ese sentido, el asesor de la Alcaldía señaló que uno de los ejes de la reactivación  será el campo. El primer paso, agrega, será la firma de un convenido con el CDT ganadero para la reparación de las vías rurales en Valledupar.

“Para traer empresarios no hay fórmula mágica, ni hay inversionistas ávidos por meter plata. No quiere decir que no se puede buscar recursos, pero lo primero que debe hacer Valledupar es que haya buenos servicios públicos: nadie va a poner una fábrica donde se va la energía; servicios  públicos confiables y baratos”.

Existe un comité pro-reactivación del cual hace parte la academia, los gremios, la empresa privada, campesinos y ganaderos. El documento (hoja de ruta) está en construcción y en su momento será socializado. La principal conclusión es que la reactivación va girar en torno a la vocación de nuestro territorio (el agro), sin olvidar los nichos urbanos empresariales, buscando, sobre todo, garantizar la seguridad alimentaria y generar la mayor cantidad de nuevos puestos de trabajo”, explicó.

SER ATRACTIVOS

Concuerdan desde lo público y lo privado que Valledupar no es el territorio más atractivo para las inversiones. En palabras simples, no es una ciudad competitiva. Y no es una frase de cajón. Según el Índice de Competitividad de Ciudades, Valledupar ocupa el puesto 22 con el preocupante puntaje de 4,57  sobre 10. Se raja en la materia. Un inversor  tiene 22 mejores opciones antes de llegar a Valledupar.

 Está comprobado que para crear el ecosistema de ciudad empresarial, aún hay deficiencias por corregir. La oportunidad es que son deficiencias salvables.

 Aunque no se alcancen a nombrar todas, sí hay unas urgentes. Los servicios públicos, por ejemplo. Aunque en los últimos días el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, aseguró que EPM estudia si entra o no a participar en la región, lo más seguro es que Electricaribe ceda su operación a las Empresas Públicas de Medellín y paulatinamente cambie el pésimo servicio de energía que ha impedido la competitividad regional.

Todo empieza por tener asegurada la prestación de servicios primarios con total calidad. Es lo que va a recibir la región cuando se empiecen a dar los primeros resultados. Se verá cómo cambia la manera de vivir, una mejor calidad de vida. Nos comprometemos a que en muy poco tiempo puedan ver las bondades de la llegada de esta organización a Caribe Mar”, dijo en una entrevista para EL PILÓN el gerente general de EPM, Álvaro Guillermo Rendón.

“No solo se necesita acompañamiento. El sector gubernamental tiene fortalezas  como la posibilidad de intervenir para atraer el apoyo nacional. Están las convocatorias, los acuerdos en los que el Gobierno nacional pone la mayoría y otra el municipio…  La mayoría de los recursos se están yendo a departamentos con mucha más fortaleza en parte gubernamental y el sector empresarial: Santander, Cundinamarca, Valle del Cauca”.  

Más que una deficiencia, un segundo desafío es la transparencia en lo público y privado. La ciudad, la región, no está bien calificada en materia de Transparencia y contratación pública. De 10 puntos posibles, en el Índice de Competitividad obtuvo 2,87. Una vergüenza y un pésimo mensaje.

Donde haya miedo que se va a pedir coima, sin reglas del juego claras, donde se crea que hay que sobornar para lograr un espacio  o se pueda estar en una posición vulnerable ante el extorsionista,  para allá no emprende ningún empresario. Contrario, una administración transparente atrae inversionistas”, apunta el director de Cesore.

¿CÓMO EVITAR SU FRACASO?

A la par de la ilusión que genera la creación de un doliente para la economía local, también se abre paso la preocupación por una posible burocratización y fracaso de la Secretaría. Los antecedentes existen, ejemplo Provalledupar, idea que nació replicando ejemplos exitosos de Antioquia, Bogotá y Atlántico.

Pero la pequeña entidad nunca tuvo dientes ni futuro y cayó en el ostracismo, además de un divorcio con el sector privado que la condenó al fracaso.

Entonces, surge la pregunta, ¿cómo evitar el fracaso de la Secretaría de Desarrollo Económico y Gestión Ambiental? “El empresariado local debe hacer propuestas e iniciativas de políticas públicas y que se tomen decisiones concertadas. El papel del empresariado es evitar que la Secretaría sea un ente burocrático, al contrario, se convierta en una instancia que pueda apoyar a las empresas y los emprendimientos”, señaló Arístides López, presidente del Comité Intergremial del Cesar.

“Estoy de acuerdo, siempre y cuando cumplamos con una organización estructural de esa Secretaría. ¿Quién será el responsable? ¿Dónde se bajarán los recursos? ¿Cuáles serán los primeros estudios a realizar para mitigar el desempleo en la ciudad y reactivar la economía? Desde ese punto de vista es algo acertado para Valledupar”, señala el presidente del Concejo de Valledupar, Luis Fernando Quintero.

La persona encargada debe tener una experiencia específica que permita interpretar el lenguaje de los empresarios. Hay mucha información que el empresario puede entregar, siempre y cuando encuentre un interlocutor que lo interprete. Eso sería lo primero. Lo segundo es apoyarse en el empresario para orientarse en las políticas de mediano y largo plazo, pero eso debe estar acompañado de una política pública que transcienda al cuatrienio. Es probable que esta Alcaldía tenga la iniciativa pero llega otro gobierno y la desmonta. Entonces se deben realizar acuerdos que tengan respaldo a futuro”, sostiene Uriel Navarro.

Y concluye el economista Fernando Herrera explicando que será fundamental unir los esfuerzos aislados: “La primera responsabilidad es poner la casa en orden, coordinar todos los esfuerzos  que hay en materia de reactivación económica. Por un lado el tema de vivienda, los pequeños empresarios, los créditos, comerciantes. Lo primero es organizar todo. Además debe estar atento a todos los subsidios y ayudas para arañar préstamos y llevar plata a la región…”.

Por Deivis Caro | EL PILÓN