20 julio, 2020

La lucha por evitar la deserción educativa

En el municipio de Valledupar y en el departamento del Cesar se hacen esfuerzos gigantes por evitar la deserción estudiantil en todos los niveles. EL PILÓN se une a este propósito en el que se reconoce lo que las autoridades vienen haciendo, pero se exige más

Luchar porque los estudiantes permanezcan en sus estudios es la tarea de la Secretaría de Educación Municipal, rectores y docentes de Valledupar. Archivo/EL PILÓN

Aquí se presenta un panorama de lo que en la materia hacen los estamentos e instituciones para evitar que los niños de los planteles oficiales queden desescolarizados. Si el panorama es difícil en lo que tiene que ver con básica primaria y secundaria, la situación para los estudiantes de las universidades oficiales no es del todo alentador.

Lee también: Deserción escolar y pérdida de valores, el problema de estudiantes indígenas

El sector privado en los mismos niveles educativos también hace esfuerzos ingentes para que la virtualidad a la que está abocado el sistema educativo, sea la alternativa para convivir con la infección de la covid-19 que llegó, está presente y no se sabe cuándo habrá total tranquilidad

Municipio y rectores trabajan contra la deserción escolar

Lo que ha percibido la Secretaría de Educación es que hay deserción en los migrantes que han retornado a su país, como por ejemplo los venezolanos, que fueron retirados de sus estudios y en algunas circunstancias no han vuelto a ingresar.

La emergencia social, económica y sanitaria de la covid-19 ha desencadenado un nuevo panorama escolar, al pasar de la presencialidad en las aulas a la educación virtual en casa, que a muchos estudiantes les ha costado asimilar, bien sea por el cambio en si, por no tener herramientas tecnológicas o por la falta de conectividad.  Esta situación podría catalizar la deserción escolar, por lo que la Secretaría de Educación, junto con rectores y docentes, lucha por mitigar.

De acuerdo con el secretario de educación de Valledupar, Iván Bolaño Baute, se esfuerzan en el acompañamiento a estudiantes, que regularmente se hace con los docentes y coordinadores académicos de cada una de las instituciones educativas. “Se ha proyectado establecer un mecanismo de visitas e identificar a los estudiantes que fallan en sus deberes porque algunos interpretan las deserciones como un mecanismo de abandono temporal, pero este fenómeno ocurre cuando el muchacho se retira totalmente del colegio, así se caracteriza a nivel formal.  La estrategia es establecer comunicación directa con los padres o acudientes; llamarlos, sensibilizarlos, definir el potencial de retiro y mantenerlos en el proceso. Cuando el estudiante no asiste a las sesiones virtuales o a la entrega de documentos de trabajo por más de 20 días o un mes se ‘prenden’ las alarmas”, argumentó.

El líder educativo dio a conocer que existen unos indicadores que todavía no han consolidado totalmente para hacer el análisis completo de deserción, indicando: “El análisis no está completo, lo estamos terminando porque no se ha cerrado el primer semestre, que es hasta el 31 de julio. Estamos esperando cómo se consolida la información por cada institución educativa. Lo que se ha percibido es que hay deserción en los migrantes que han retornado a su país, como por ejemplo los venezolanos, que fueron retirados y en algunas circunstancias no han vuelto a ingresar”.

No dejes de leer: ¿Será la alternabilidad el futuro de la educación superior en el Cesar?

Para Bolaño, la covid-19 es el factor principal que ha incidido en esta situación porque anteriormente los estudiantes venían asistiendo normalmente a sus clases, sumado a los problemas de conectividad que pueden existir en algunos casos.  “Este es un momento histórico para toda la humanidad. Hay que establecer muchos mecanismos para mantenerse en el sistema escolar; es un proceso que a todos nos ha tocado o afectado, pero el mantenerse en los estudios garantiza que más adelante continúen con sus actividades y mejoramiento de sus niveles escolares”, recalcó.                         

                          

La educación virtual ha sido un reto para la comunidad estudiantil. Archivo/EL PILÓN. Archivo/EL PILÓN

VOZ DE RECTORES

Gonzalo Quiroz, del Colegio Nacional Loperena, informó que contrataron una plataforma educativa, cuyo uso según un sondeo ha sido de un 99 %. Los que no la han utilizado han sido alrededor de 34 alumnos que hasta la fecha no se ha determinado qué ha pasado con ellos porque sus papás no contestan las llamadas telefónicas y otros dicen que son de Venezuela que retornaron para su país.

En estos momentos no se puede hablar de deserción porque eso es al finalizar el año. Unos han aparecido a última hora a la plataforma. Entre 3.240 estudiantes que tenemos hay 50 que han avanzado poco en sus deberes escolares, pero no podemos hablar de deserción porque algunos han contestado que tenían problemas de conectividad. Esta semana la empresa Claro va a darle a ciertas poblaciones conectividad gratis, esperemos esto ayude a mejorar ese porcentaje que hace falta”, expresó.

El llamado que hace a la comunidad estudiantil es que, “pese a la adversidad hay que seguir estudiando porque es necesario para niños y jóvenes cumplir sus metas de graduarse de primaria o de bachillerato para luego emprender estudios superiores. Nos sentimos contentos por los altos estándares de trabajo con los estudiantes, que nos dice que sí están conectados. Falta la entrega de boletines del segundo periodo, que es a comienzos de agosto; allí nos podremos dar cuenta qué alumnos bajaron y cuáles no”.

Por su parte, Ever Ruiz, rector del Casd, dijo que han implementado una nueva página web para trabajar con las herramientas de google para que los muchachos se puedan conectar usando computadores, tablets y whatsapp. Además, entregan talleres escritos a los chicos que no cuentan con ninguna herramienta tecnológica.

En estos momentos es difícil notar deserción o no, se podría determinar cuando el papá le comunique al docente que lo va a retirar por las condiciones de las nuevas situaciones de la emergencia, pero no he tenido información concreta en ese sentido. Uno lo que considera es que el estudiante está haciendo todo el esfuerzo para hacer llegar sus trabajos, así sea de manera física a casas de profesores o en el colegio. Lo complicado es el retorno de esos talleres porque Aducesar se ha pronunciado al respecto diciendo que los profesores se pueden contagiar del coronavirus en ese flujo de material”, expresó.

Te puede interesar: Falta de conectividad, la gran falencia de muchos estudiantes

El mensaje que transmite a los padres de familias es que hagan todo el esfuerzo posible para mantener a sus niños en las escuelas, acotando: “Estamos en una etapa de mucha flexibilidad, pese a que se colocan fechas tentativas, los estudiantes que manifiesten tener dificultades les estamos dando todas las oportunidades que soliciten, siempre y cuando sean justificables. Lo ideal es que hagan un esfuerzo por mantenerse en el sistema, teniendo en cuenta que estamos haciendo todo lo que esté a nuestro alcance para que no se vaya ningún estudiante”.

De la misma manera hace un llamado al Gobierno nacional para que asigne recursos adicionales al municipio de Valledupar para que se hagan nuevas adquisiciones de computadores y de contratación para conectividad, especialmente a los de estratos 1 y 2, asegurando que ve con preocupación que el Ministerio de Educación no lo ha hecho para acompañar a la entidad territorial.

PANORAMA EN LAS UNIVERSIDADES

La pandemia de la covid-19 ha causado cambios en la vida de los ciudadanos alrededor del mundo, la educación ha sido uno de los factores que también ha tenido que transformarse, por lo que los estudiantes pasaron a estar en un aula de clases a realizar sus estudios a través de la virtualidad, algo beneficioso para algunos, pero complejo para otros al no tener las herramientas tecnológicas para llevar a cabo su labor.

A la falta de herramientas tecnológicas, también se suma el factor económico, muchos de los estudiantes han manifestado que no cuentan con los recursos económicos suficientes para pagar el semestre académico, por lo que han solicitado al Gobierno mayores incentivos y de esa manera, evitar que abandonen sus estudios en medio de la crisis sanitaria.

Sobre el tema, EL PILÓN conversó con Gelca Gutiérrez, rectora de la Fundación Universitaria del Área Andina, sede Valledupar, quien mencionó que además del acompañamiento psicosocial, también han brindado un apoyo tecnológico a sus estudiantes.

Nos hemos reunido con los familiares, padres de familia y todo lo que eran los computadores portátiles en la Universidad los sacamos y los préstamos para jóvenes que de pronto no tenían. Hicimos un subsidio para aquellos que tenían problemas de conexión y los tres meses que estuvimos con presencialidad asistida por tecnología les apoyamos a los que tenían dificultades.  Si el muchacho tenía dificultad para conectarse a la clase, todas se grabaron y se les mandaron por correo de tal manera que podían repetir la clase. Desplegamos toda una serie de estrategias que nos permitieron estar cerca de ellos”, dijo la rectora de Areandina, Gelca Gutiérrez.

En el Área Andina, el apoyo a los estudiantes va desde el préstamos de computadores portátiles a incentivos económicos. FOTO/ARCHIVO.

Además, mencionó que para evitar que los estudiantes deserten por falencias con ciertas asignaturas crearon las consejerías académicas para identificar quien está en riesgo y de esa manera, brindar ayudas para tratar de mejorar su promedio académico.

A veces nos critican por lo que hacemos, pero nosotros llamamos a los padres de familia de los primeros semestres que es donde hay mayor probabilidad de deserción, los llamamos, los invitamos a reuniones y si el papá quiere saber cómo van los estudiantes con el consentimiento le presentamos las notas si son mayores de edad, si son menores de edad, se les da automáticamente”, dijo.

Lee también: Estudiantes de Unipamplona claman ‘espaldarazo’ para sus matrículas

Por último, sobre los factores de riesgo socioeconómicos aseguró que brindan descuentos y auxilios económicos para aquellos que no tienen como pagar el semestre y que también desertan por ese problema.

Tenemos un comité especial donde analizamos situaciones, tenemos campañas de reingreso, un fondo ‘Todos somos Areandina’, al cual el estudiante puede aplicar y si no le ha servido los descuentos, a veces le falta un poquito, aplican a este fondo y así pueden continuar”.

MATRÍCULA CERO, UN RESPIRO

Por otro lado, otros de los estudiantes que estuvieron en riesgo de no realizar el segundo semestre del 2020 fueron los de la Universidad Popular del Cesar por la falta de ayudas económicas. Sin embargo, los de Sisbén 1 y 2 fueron beneficiados con la matrícula cero y los de estratos 3 y 4 tendrán un 30 % de descuento en sus matrículas académicas, tal como lo anunció el rector encargado, Raúl Gutiérrez la semana pasada.

 “Es un esfuerzo financiero que hace la universidad, toma un recurso que inicialmente estaba para el Fomento a la calidad y lo destina para impactar de manera positiva a los estudiantes de los niveles tres y cuatro”, señaló el rector encargado.

IGUALDAD DE CONDICIONES

Sin embargo, el panorama no es tan alentador para los estudiantes de la Universidad de Pamplona, quienes exigen al Gobierno departamental igualdad de condiciones para que a la hora de entregar recursos económicos a los demás estudiantes también ellos puedan salir beneficiados y de esa manera solucionar sus matrículas.

Pedimos igualdad de condiciones para los estudiantes cesarenses de la Universidad de Pamplona, seccional cesar.  El departamento nos olvidó por completo; queremos igualdad.  Nos dan pocos recursos en el convenio Fedescesar, pese a que somos una población grande de estudiantes cesarenses que pertenecemos a esta institución a distancia, que somos de bajos recursos y queremos seguir estudiando”, dijo una de las estudiantes a EL PILÓN durante la protesta que realizaron el pasado 16 de julio.

En la UPC se logró la matrícula cero y descuentos para estudiantes de estratos 3 y 4, sin embargo el resto de universitarios oficiales, reclaman igualdad de derechos. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ

ESPERANDO AUXILIOS ECONÓMICOS

Por último, los estudiantes de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia, UNAD, también están a la espera de que la Gobernación del Cesar les confirme los recursos que les prometió para poder matricularse, aunque mencionan que este no es suficiente como el de la UPC para llegar a la matrícula cero.

No dejes de leer: 30% de descuento en la matrícula para estudiantes Sisbén 3 y 4 de la UPC

La Unad también genera indicadores para la cobertura de educación que les sirve en los planes de desarrollo de las entidades territoriales. Tenemos alrededor de 875 estudiantes que no han tenido intención de matricularse por quedar por fuera de la beca de Fedescesar y casi 2.000 estudiantes por fuera de la universidad por falta de recursos, que están esperanzados en la ayuda económica del gobierno departamental”, dijo en días pasados el director de la Unad, seccional Valledupar.

POR: ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ/ EL PILÓN CARMEN LUCÍA MENDOZA/EL PILÓN