1 septiembre, 2019

La desigualdad de género en las elecciones regionales del Cesar

El próximo 27 de octubre los cesarenses elegirán a las personas que direccionarán el departamento durante los próximos cuatros años. Analizando la actividad electoral desde la equidad de género, en el Cesar la ecuación es desfavorable para las mujeres, según los datos de la Registraduría Nacional.

“La mujer y el hombre tienen iguales derechos y oportunidades”. Así empieza el artículo 43 de la Constitución Política de Colombia, principio que fortaleció la participación de las mujeres, que había sido formalizada en 1954 cuando se le reconoció el derecho al voto. A pesar de los avances, en departamentos como el Cesar es mínimo el promedio de mujeres en cargos públicos de elección popular.

Basta mirar la foto de la actual Asamblea del Cesar: ninguna mujer. O el Concejo de Valledupar donde de los 19 electos apareció solo una representante del género femenino, Gloria Ovalle. Analizando las cifras de candidatos para las elecciones regionales del 27 de octubre, el panorama no vaticina un giro extraordinario, según conocedores de la política local.

BALANZA DESIGUAL

Entre los cinco candidatos a la Gobernación del Cesar, Claudia Zuleta es la única mujer. Mirando hacia atrás, en los 52 años desde la fundación del Cesar, de los 35 gobernadores solo cuatro han sido mujeres, pero ninguna elegida por elección popular. Carmen García fue encarga; María Inés Castro y Paulina Mejía, designadas, y Clara Inés Collazo también encargada. Para este año, el 80 % de los candidatos son hombres.

El promedio de participación entre mujeres y hombres en estas elecciones regionales es desigual y si se analizan los inscritos a las alcaldías del Cesar, de los 152 aspirantes a los máximos cargos municipales solo hay 24 mujeres, es decir, el 15,7 % de aspirantes.

Incluso hay nueve municipios donde no hay ninguna candidata mujer a la alcaldía, empezando por la capital del departamento, Valledupar, donde los siete candidatos son hombres. Situación que se replica en Astrea, Chiriguaná, El Copey, Gamarra, La Jagua, Manaure, Río de Oro, San Alberto, donde ninguna mujer aspira al cargo de alcaldesa.

Por eso, se prevé que no variará mucho la actual balanza donde hay 20 alcaldías dirigidas por hombres, frente a cinco del género femenino. Pero se vale destacar comportamientos que discrepan de las tendencias.
Es el caso del pequeño municipio del sur del Cesar, González, donde de los tres candidatos dos son mujeres. El único en el Cesar con la balanza a favor del género femenino. O Tamalameque, con cuatro candidatos y un promedio 50-50 (dos mujeres y dos hombres). También se destaca Codazzi con cuatro mujeres candidatas. Contrario sucede en casos como El Paso donde de 12 candidatos a la Alcaldía solo hay una mujer.

Además de los retos electorales, existen obstáculos para las mujeres como creencias sociales. “Cuando aspiraba a la Junta de Acción Comunal, JAC, de La Nevada me dijeron que eso no era de mujeres, que los hombres eran los que administraban y las mujeres debíamos cuidar a los hijos, al marido, hasta me dijeron que mi marido me iba a dejar porque yo viviría ocupada”, narró Rosa María Arciniega, presidente de la JAC La Nevada, sobre cómo quisieron bloquear su aspiración por el hecho de ser mujer.

¿SOLO POR LLENAR REQUISITOS?

Con la entrada en vigencia de la Ley 1475 de 2011 se obligó a los partidos políticos a establecer una cuota mínima por género. En este caso, el 30 % dentro de las listas donde se elijan cinco o más curules para corporaciones de elección popular debe tener un enfoque diferencial.

“Los partidos políticos no promueven el liderazgo femenino, siempre los sorprenden las inscripciones a cargos de elección popular cada 4 años y no tienen a las mujeres mínimas que exige la ley”, señaló Lina de Armas, excandidata a la Alcaldía de Valledupar.

Mirando los datos de participación femenina para las próximas elecciones, la mayoría de listas para la Asamblea del Cesar cumplen la norma, pero por lo justo. Por eso, las mujeres representan solo el 34,6 % de los candidatos a la Asamblea del Cesar.

Partidos como la Unidad Nacional, Liberal, Alianza Social Independiente, Autoridades Indígenas de Colombia cumplen con el 30 % exacto de cuota femenina. Incluso, la lista a la Asamblea del Cesar del Movimiento Alternativo Indígena y Social cuenta con una cuota de género del 28 %, menos de lo permitido.

“Estamos en una zona de la costa donde el machismo predomina. Sin embargo, es importante resaltar la cuota femenina. En el caso de Codazzi estamos contentos porque para la alcaldía hay una cuota fuerte de la mujer”, explicó Carlos Aparicio, experto político.

Pasando por el número de candidatos al Concejo en el Cesar, de las 3.387 personas que aspiran a ese cargo, 2.140 pertenecen al género masculino, eso es el 63 % de los candidatos, promedio similar al de Valledupar, donde, en las 21 listas que encierran los 333 candidatos, 219 son hombres, es decir el 65,7 %. Tendencia predominante en las listas de elección a cargo público por el voto popular.

Estas cifras, aunque no desconocen los avances en las políticas de equidad de género, marcan la baja participación en política de las mujeres en el Cesar, sin duda, una señal o invitación para que las autoridades promuevan y estimulen los liderazgos femeninos.

DEIVIS CARO DAZA / EL PILÓN
defancaro1392@gmail.com