14 enero, 2022

La depresión, una amenaza real y desafiante

En niñas, niños y adolescentes podría prevalecer la irritabilidad, múltiples dolores sin causa aparente, cambios en el patrón de sueño y de alimentación. En la vejez el dolor crónico podría ser un factor de riesgo y un inminente síntoma depresivo, según Bautista.

La depresión se puede tratar con medicamentos o terapias.

A propósito de la celebración del día mundial de la lucha contra la depresión, el Ministerio de Salud y Protección Social emitió un comunicado con recomendaciones sobre cómo identificar y tratar este trastorno emocional que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, siendo considerada como la primera causa mundial de discapacidad.

En Colombia, la Encuesta Nacional de Salud Mental del 2015 encontró depresión en adolescentes con una prevalencia de vida de 2,4 % y en adultez de 4,3% en el caso de la depresión mayor, 1% en el caso de la depresión menor y 0,5% para la distimia.

De acuerdo a la psiquiatra Nubia Bautista, subdirectora de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud, algunos de los síntomas para identificar el trastorno son: múltiples síntomas físicos persistentes sin causa clara, poca energía, fatiga, problemas de sueño, ansiedad, cambios significativos en el apetito o el peso (aumento o pérdida de peso), culpabilidad excesiva, desesperación, pensamientos suicidas, entre otros.

En niñas, niños y adolescentes podría prevalecer la irritabilidad, múltiples dolores sin causa aparente, cambios en el patrón de sueño y de alimentación. En la vejez el dolor crónico podría ser un factor de riesgo y un inminente síntoma depresivo, según Bautista.

¿QUÉ HACER SI PIENSA QUE ESTÁ DEPRIMIDO?

Alertando sobre diversas situaciones que pueden ocurrir en cualquier entorno, la profesional señaló: “Es fundamental que, como familiares, compañeros de trabajo, amigos, vecinos logremos identificar algunos de estos síntomas en las personas cercanas y activemos rutas de atención. Para el caso de la depresión en los entornos se puede salvar muchas vidas”.

Según Bautista, “el estado de ánimo bajo es normal y transitorio; muchas personas pueden experimentarlo de vez en cuando. Pero la depresión puede reconocerse porque dura más (al menos dos semanas) y tiene un profundo impacto en la capacidad de una persona para funcionar en la vida cotidiana”.

Por Melissa Valle