Publicidad
Categorías
Categorías
Cultura - 20 diciembre, 2022

‘La cultura tiene en Valledupar una competencia muy fuerte con el vallenato’

La gestora cultural María Eugenia Castro, cofundadora y directora del Museo de Arte Moderno de Barranquilla conversó con EL PILÓN sobre arte y cultura.

EN SU CASA DE LA PLAZA ALFONSO López de Valledupar, la gestora cultural María Eugenia Castro, cofundadora y directora del Museo de Arte Moderno de Barranquilla conversó con EL PILÓN sobre arte y cultura. / FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.
EN SU CASA DE LA PLAZA ALFONSO López de Valledupar, la gestora cultural María Eugenia Castro, cofundadora y directora del Museo de Arte Moderno de Barranquilla conversó con EL PILÓN sobre arte y cultura. / FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.

POR JOSÉ ALEJANDRO MARTÍNEZ / EL PILÓN 

Pese a nacer en Santa Marta y criarse y educarse en Barranquilla, Valledupar ocupa un lugar importante en el corazón de María Eugenia Castro.

Hija del legendario líder cesarense Pedro Castro Monsalvo y de Paulina Mejía de Castro, la gestora cultural fundó junto al pintor Álvaro Barrios y dirigió durante 25 años el Museo de Arte Moderno de Barranquilla.

Esa experiencia adquirida en la capital del Atlántico desea ponerla al servicio de su segunda casa a la que ella misma describe como su “amor”:  Valledupar. 

EL PILÓN conversó con ella sobre cultura, arte, del Centro Cultural de la Música Vallenata y de los procesos culturales que pueden servir de espejo para potenciar el talento en la ciudad y el departamento. 

EL PILÓN: ¿Cómo nació ese amor suyo por la cultura y el arte?

María Eugenia Castro: crecí en una familia que le gustaba mucho el arte. Mi mamá tenía una educación básica – hizo hasta tercero de bachillerato- pero tenía grandes amigos que le enseñaron a leer, como el doctor Molina, el doctor Castro Trespalacios, leía mucho y cuando ya pudo, viajó mucho. Siempre iba a los museos, cuando viajábamos a Bogotá íbamos a las galerías de arte y comenzó a hacer una pequeña colección y yo también adquirí conocimiento en el colegio, me daban historia del arte, me gustaba mucho, es una cosa que crecí con ella. 

María Eugenia Castro es hija del líder político Pedro Castro Monsalvo y Paulina Mejía de Castro. / FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.

¿Qué tipo de arte le gustaba más? 

Más que todo arte contemporáneo.  

¿Cuál ha sido su experiencia, especialmente en Barranquilla, como gestora, administradora o benefactora de causas culturales?

Tuve dos veces galerías de arte en Barranquilla y cuando ya no se volvió muy rentable, porque había crisis económica, cerramos la galería que la tenía con otros socios y me dediqué a ver si podíamos a sacar adelante la idea y sueño de varias personas importantes como Alejandro Obregón, ‘El Nene’ Cepeda y un grupo que primero que todo hizo un centro artístico.   Hicieron mucho hincapié en la música y el teatro, pero luego comenzaron las bienales de arte contemporáneo en Barranquilla y habían querido hacer un museo de arte moderno; habían puesto primeras piedras, creado fundaciones, pero nunca se había realizado ese sueño de ellos.  Con el maestro Álvaro Barrios, el pintor que ahora está teniendo un éxito tremendo internacionalmente, decidimos que íbamos a retornar la idea de crear el Museo de Arte Moderno de Barranquilla.  Eso fue hace 25 años. Hemos luchado porque la cultura es una lucha constante para conseguir recursos y para crear público.  Estuve de directora y gestora durante 25 años.  Ahora soy la representante legal y solo la directora, hago reuniones para ver que se va a hacer, pero sin la gran responsabilidad de manejar dineros públicos, porque eso trae demasiada responsabilidad y cuidado, después de 25 años ya me merecía un descanso, pero ahí seguimos.

¿Qué más podría destacar como logros durante esos 25 años al frente del Museo de Arte Moderno de Barranquilla?

Creamos una colección propia como de 600 obras de arte, más que todo de artistas colombianos, aunque también hay extranjeros muy conocidos, que recibimos del Centro Artístico como aporte a esa colección que cuando lo hicieron era para un museo de arte moderno. 

El museo es un centro cultural porque hacemos literatura, música, todo contemporáneo y moderno y hay temas muy importantes para nosotros. Uno, hacer conocer el arte del caribe colombiano, para eso tenemos un programa que se llama Cátedra Obregón, en el año dedicamos un espacio que comenzamos con Alejandro  Obregón y luego hicimos un libro muy bonito que sirve mucho porque tienen unos textos muy buenos y además fotografías y un libro de mesa muy lindo. Ahora vamos a sacar el segundo que es sobre Grau y Cecilia Porras, comenzamos con esa generación.  Este año hicimos Nereo López y Leo Matiz, el año entrante vamos a hacer Norman Mejía y ahí seguimos sacando conferencias magistrales sobre diferentes artistas de las artes plásticas y cuando se nos acaben los muy buenos, de pronto comenzamos con la literatura y hacer cosas como, por ejemplo, obviamente García Márquez es una maravilla, pero a mí me interesa mucho Álvaro Cepeda. 

Desde su experiencia cómo fundadora del MAMB ¿cómo puede una ciudad muy querida por usted como Valledupar aprovechar esos conocimientos y ese aporte que usted ha hecho al arte moderno de Barranquilla?

Nada más que pidiéndome que venga a hablar con quien necesite el Cesar.  Vengo con relativa frecuencia, cuando me necesiten yo vengo. Esta es mi casa, esto es volver donde me crie. Mi amor es Valledupar.  Cuando me preguntan de dónde soy yo digo barranquillera, porque fue una ciudad muy amplia y cariñosa con los que veníamos de afuera y yo llegué allí a los 8 años.  Nací en Santa Marta, pero mis cariños son Barranquilla, Valledupar y Santa Marta, soy muy Caribe porque vengo acá, nací en Santa Marta, he vivido en Barranquilla y luego paso mis vacaciones en Cartagena, me recorro la Costa.

¿Cómo se debe trabajar el mecenazgo en pro de la cultura en Valledupar, basándose en su experiencia?

Acá les pasa como en Barranquilla. Que tienen una competencia muy grande con el vallenato.  La cultura no solo es la música vallenata, aunque es una parte esencial e importantísima de la cultura de la región. Igual pasa con el Carnaval en Barranquilla que, hasta cierto punto, todo el mundo ha querido colaborar con el Carnaval pero colaboraban poco con el museo de Arte y con una serie de eventos que son tan importantes, no son más, pero son tan importantes como el Carnaval o el Festival.  Ha tocado, primero hacer muchas relaciones públicas con los posibles patrocinadores, luego, hacer que los niños de las escuelas – nosotros conseguimos un patrocinador- llevarlos al museo e ir inculcándole el amor, al arte, el amor a otro tipo de música. El amor a la cultura en general, a la lectura, porque cuando solamente tienes una fiesta muy popular que te lleva a todo tipo de gente a un Carnaval o Festival, son magníficos porque es una forma de integrar a todo el pueblo y a toda la sociedad, pero te deja por fuera otras cosas que también son importantes. Hay que trabajar mucho, educando a los niños, y trabajando mucho las relaciones públicas con los posibles patrocinadores.

A veces el patrocinio pelea un poco con la ética de los museos porque nosotros no permitimos ‘dumis’ y músicas a todo volumen, pero sí podemos hacer una publicidad elegante y discreta. 

EN SU CASA DE LA PLAZA ALFONSO López de Valledupar, la gestora cultural María Eugenia Castro, cofundadora y directora del Museo de Arte Moderno de Barranquilla conversó con EL PILÓN sobre arte y cultura. / FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.

‘LA PARTE CULTURAL DEL CCMV DEBE MANEJARLA ALGUIEN CON UN PERFIL ESPECIAL’

En Cesar se está construyendo un escenario como el Centro Cultura de la Música Vallenata (CCMV) que se tiene previsto sea la casa del vallenato durante todo el año.   ¿Qué opinión le merece este escenario?

El problema siempre es cómo se financia, no la hechura porque todos tenemos dinero para hacer, el problema es mantener. Tú vas a comprarte una casa en el centro y no vale mucho, porque la gente no quiere vivir en el centro, pero luego se te cae el techo y son 200 millones arreglando un techo y cosas por el estilo. Eso pasa con la cultura, vas a tener un edificio maravilloso, pero quién va a mantener el edificio.  En Barranquilla nos está pasando, se está con problema el Teatro Amira de la Rosa, el museo de Arte Moderno, comenzó el parque cultural a hacer el edificio y está parado, ha tenido problemas económicos. El Museo del caribe está cerrado, Bellas Artes se le cayó el techo, ya lo están arreglando, pero hemos pasado 4 años con muchos problemas en los escenarios culturales.  A mí me sorprende y me muero de la envidia poder tener una cosa donde le van a invertir $200.000 millones y que ustedes sí van a tener un edificio y una presencia cultural que tienen que manejarla muy bien, porque no es para hacer cualquier cosa, hay que planificar mucho la parte educativa y sobre todo quién va a mantener esas edificaciones.  ¿Qué se está haciendo en Barranquilla? Entregando las edificaciones del Museo del Caribe y el Museo de Arte Moderno al municipio, ellos se van a encargar de mantener esos edificios y terminar el Museo de Arte Moderno, de pintarlo y poner vigilancia, todo eso que se necesita para que funcione ahí, porque finalmente todo eso es obligación del Estado.  Muchas gracias que los particulares nos hemos empeñado en hacer cosas que deberían haber estado haciendo los gobiernos locales y departamentales. Ojalá logren que esas obras las mantengan el municipio y gobernación para que la fundación que se le dé el manejo se pueda dedicar a lo importante que es conseguir dinero para llevar planes educativos, expositivos y culturales en el sitio y fuera del sitio, a los extramuros de la ciudad.

No sé quién va a manejar la parte cultural, porque entiendo que va a haber locales comerciales que servirán para dar dinero que sirva para el mantenimiento del edificio, pero quién va a manejar la parte cultural del Centro.  Debe ser alguien con el mejor criterio el que tiene que manejar la parte educativa y expositiva del Centro Cultural, es importante ver quién lo va a manejar, que casi ayude a la empresa privada a montar un perfil de una persona que pueda ser el director, así lo pague la administración o sino un perfil de una fundación que pueda manejarlo porque tiene a su haber éxitos educativos. Porque sino van a tener allí un centro comercial y un centro de convenciones. Que de cultura te deja poco. 

La parte conceptual de la parte cultural es muy importante, porque un Centro comercial es uno de mercadeo que logra venderlos o alquilarlos, pero es un señor de una agencia de arriendos, el que maneja la parte de cultura sí tiene que tener un perfil especial, que lo pague fulano o mengano no importa, pero debe haber un perfil de una persona con capacidad suficiente para que lleve eso que están promoviendo allí al público y que le sepa llegar al público a los niños. 

Usted nombra con frecuencia a los niños como ejes de la cultura…

Porque nos dimos cuenta que los niños son la semilla, esos son los que van a ir dentro de 15 años otra vez al museo y se ha ido acostumbrando a los niños de todos los barrios de Barranquilla han ido, ya no tienen miedo a entrar a un museo, cuando tú hablas de museo o centro cultural siempre implica una cosa elitista, que solamente el rico o culto va, eso es justamente todo lo contrario, es para que vaya todo el mundo y que puedan desarrollar el gusto por la cultura y el arte. En Barranquilla dijeron que el museo era un museo elitista, yo siempre me pregunté que porqué era elitista, ¿porque no exponen muchos artistas de Barranquilla? Les nombraba todos los que habían expuesto, pero claro, eran los artistas ya reconocidos como buenos artistas.  No somos elitistas porque acá no cobrábamos la entrada, todo el mundo podía venir.  Teníamos y seguimos teniendo cursos, conferencias y talleres gratis, el que quiera venir, aprender o es buen artista o tiene talento y lo desarrolla aprovechando todo lo que nosotros traemos, el día de mañana podrá estar exponiendo en el museo. De hecho expusimos a Marcos Mojica en una colectiva y estaba como en cuarto año de Bellas Artes y se graduó al año siguiente y tuvo una individual.  Eso nos ha pasado con un artista que de verdad demostró talento y se le apoyó para que iniciara su carrera. Ahora hasta han aparecido más artistas porque eso es como rachas, aparecen buenos artistas, gente con talento y han tenido buenos profesores en la universidad y logran que salga ese talento, ahora justamente tenemos una exposición de una serie para artistas jóvenes de Barranquilla, se presentaron como 50, se escogieron 10, y ahora están exponiendo.  Esos centros culturales no son para que exponga el que quiera, porque yo pinto y soy una ama de casa y mi ‘hobbie’ es pintar, es para gente que sea profesional, que de verdad eso es lo que le gusta, que tiene talento y que lo expresa bien.

¿Puede convertir el CCMV al sector del centro de Valledupar en una especie de museo de ciudad?

Claro, como es el centro de Cartagena o como es el Barrio Abajo en Barranquilla que son patrimonio y que están haciendo cosas que atrae público, digamos en Barranquilla el Art déco, es un mueso a cielo abierto, nadie lo maneja, pero hay una fundación que se dedica a hacer las visitas y las vías de las casas.

Qué opina de la iniciativa de un movimiento cultural de hace muchos años para que se haga un Museo de Arte en Valledupar, preferiblemente en el centro de la ciudad.

Creo que las ciudades entre más museos tengan son más ricas, en estos momentos que tantas empresas se quieren ir a vivir a Barranquilla, quizás nuestra única cojera es la parte cultural.  Ahora, quién. Acá no hay tantas empresas para que digan, nos repartimos, tanto empresa da para una cosa, tantas para otra, siempre el problema es como se va a financiar. 

Cultura
20 diciembre, 2022

‘La cultura tiene en Valledupar una competencia muy fuerte con el vallenato’

La gestora cultural María Eugenia Castro, cofundadora y directora del Museo de Arte Moderno de Barranquilla conversó con EL PILÓN sobre arte y cultura.


EN SU CASA DE LA PLAZA ALFONSO López de Valledupar, la gestora cultural María Eugenia Castro, cofundadora y directora del Museo de Arte Moderno de Barranquilla conversó con EL PILÓN sobre arte y cultura. / FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.
EN SU CASA DE LA PLAZA ALFONSO López de Valledupar, la gestora cultural María Eugenia Castro, cofundadora y directora del Museo de Arte Moderno de Barranquilla conversó con EL PILÓN sobre arte y cultura. / FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.

POR JOSÉ ALEJANDRO MARTÍNEZ / EL PILÓN 

Pese a nacer en Santa Marta y criarse y educarse en Barranquilla, Valledupar ocupa un lugar importante en el corazón de María Eugenia Castro.

Hija del legendario líder cesarense Pedro Castro Monsalvo y de Paulina Mejía de Castro, la gestora cultural fundó junto al pintor Álvaro Barrios y dirigió durante 25 años el Museo de Arte Moderno de Barranquilla.

Esa experiencia adquirida en la capital del Atlántico desea ponerla al servicio de su segunda casa a la que ella misma describe como su “amor”:  Valledupar. 

EL PILÓN conversó con ella sobre cultura, arte, del Centro Cultural de la Música Vallenata y de los procesos culturales que pueden servir de espejo para potenciar el talento en la ciudad y el departamento. 

EL PILÓN: ¿Cómo nació ese amor suyo por la cultura y el arte?

María Eugenia Castro: crecí en una familia que le gustaba mucho el arte. Mi mamá tenía una educación básica – hizo hasta tercero de bachillerato- pero tenía grandes amigos que le enseñaron a leer, como el doctor Molina, el doctor Castro Trespalacios, leía mucho y cuando ya pudo, viajó mucho. Siempre iba a los museos, cuando viajábamos a Bogotá íbamos a las galerías de arte y comenzó a hacer una pequeña colección y yo también adquirí conocimiento en el colegio, me daban historia del arte, me gustaba mucho, es una cosa que crecí con ella. 

María Eugenia Castro es hija del líder político Pedro Castro Monsalvo y Paulina Mejía de Castro. / FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.

¿Qué tipo de arte le gustaba más? 

Más que todo arte contemporáneo.  

¿Cuál ha sido su experiencia, especialmente en Barranquilla, como gestora, administradora o benefactora de causas culturales?

Tuve dos veces galerías de arte en Barranquilla y cuando ya no se volvió muy rentable, porque había crisis económica, cerramos la galería que la tenía con otros socios y me dediqué a ver si podíamos a sacar adelante la idea y sueño de varias personas importantes como Alejandro Obregón, ‘El Nene’ Cepeda y un grupo que primero que todo hizo un centro artístico.   Hicieron mucho hincapié en la música y el teatro, pero luego comenzaron las bienales de arte contemporáneo en Barranquilla y habían querido hacer un museo de arte moderno; habían puesto primeras piedras, creado fundaciones, pero nunca se había realizado ese sueño de ellos.  Con el maestro Álvaro Barrios, el pintor que ahora está teniendo un éxito tremendo internacionalmente, decidimos que íbamos a retornar la idea de crear el Museo de Arte Moderno de Barranquilla.  Eso fue hace 25 años. Hemos luchado porque la cultura es una lucha constante para conseguir recursos y para crear público.  Estuve de directora y gestora durante 25 años.  Ahora soy la representante legal y solo la directora, hago reuniones para ver que se va a hacer, pero sin la gran responsabilidad de manejar dineros públicos, porque eso trae demasiada responsabilidad y cuidado, después de 25 años ya me merecía un descanso, pero ahí seguimos.

¿Qué más podría destacar como logros durante esos 25 años al frente del Museo de Arte Moderno de Barranquilla?

Creamos una colección propia como de 600 obras de arte, más que todo de artistas colombianos, aunque también hay extranjeros muy conocidos, que recibimos del Centro Artístico como aporte a esa colección que cuando lo hicieron era para un museo de arte moderno. 

El museo es un centro cultural porque hacemos literatura, música, todo contemporáneo y moderno y hay temas muy importantes para nosotros. Uno, hacer conocer el arte del caribe colombiano, para eso tenemos un programa que se llama Cátedra Obregón, en el año dedicamos un espacio que comenzamos con Alejandro  Obregón y luego hicimos un libro muy bonito que sirve mucho porque tienen unos textos muy buenos y además fotografías y un libro de mesa muy lindo. Ahora vamos a sacar el segundo que es sobre Grau y Cecilia Porras, comenzamos con esa generación.  Este año hicimos Nereo López y Leo Matiz, el año entrante vamos a hacer Norman Mejía y ahí seguimos sacando conferencias magistrales sobre diferentes artistas de las artes plásticas y cuando se nos acaben los muy buenos, de pronto comenzamos con la literatura y hacer cosas como, por ejemplo, obviamente García Márquez es una maravilla, pero a mí me interesa mucho Álvaro Cepeda. 

Desde su experiencia cómo fundadora del MAMB ¿cómo puede una ciudad muy querida por usted como Valledupar aprovechar esos conocimientos y ese aporte que usted ha hecho al arte moderno de Barranquilla?

Nada más que pidiéndome que venga a hablar con quien necesite el Cesar.  Vengo con relativa frecuencia, cuando me necesiten yo vengo. Esta es mi casa, esto es volver donde me crie. Mi amor es Valledupar.  Cuando me preguntan de dónde soy yo digo barranquillera, porque fue una ciudad muy amplia y cariñosa con los que veníamos de afuera y yo llegué allí a los 8 años.  Nací en Santa Marta, pero mis cariños son Barranquilla, Valledupar y Santa Marta, soy muy Caribe porque vengo acá, nací en Santa Marta, he vivido en Barranquilla y luego paso mis vacaciones en Cartagena, me recorro la Costa.

¿Cómo se debe trabajar el mecenazgo en pro de la cultura en Valledupar, basándose en su experiencia?

Acá les pasa como en Barranquilla. Que tienen una competencia muy grande con el vallenato.  La cultura no solo es la música vallenata, aunque es una parte esencial e importantísima de la cultura de la región. Igual pasa con el Carnaval en Barranquilla que, hasta cierto punto, todo el mundo ha querido colaborar con el Carnaval pero colaboraban poco con el museo de Arte y con una serie de eventos que son tan importantes, no son más, pero son tan importantes como el Carnaval o el Festival.  Ha tocado, primero hacer muchas relaciones públicas con los posibles patrocinadores, luego, hacer que los niños de las escuelas – nosotros conseguimos un patrocinador- llevarlos al museo e ir inculcándole el amor, al arte, el amor a otro tipo de música. El amor a la cultura en general, a la lectura, porque cuando solamente tienes una fiesta muy popular que te lleva a todo tipo de gente a un Carnaval o Festival, son magníficos porque es una forma de integrar a todo el pueblo y a toda la sociedad, pero te deja por fuera otras cosas que también son importantes. Hay que trabajar mucho, educando a los niños, y trabajando mucho las relaciones públicas con los posibles patrocinadores.

A veces el patrocinio pelea un poco con la ética de los museos porque nosotros no permitimos ‘dumis’ y músicas a todo volumen, pero sí podemos hacer una publicidad elegante y discreta. 

EN SU CASA DE LA PLAZA ALFONSO López de Valledupar, la gestora cultural María Eugenia Castro, cofundadora y directora del Museo de Arte Moderno de Barranquilla conversó con EL PILÓN sobre arte y cultura. / FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.

‘LA PARTE CULTURAL DEL CCMV DEBE MANEJARLA ALGUIEN CON UN PERFIL ESPECIAL’

En Cesar se está construyendo un escenario como el Centro Cultura de la Música Vallenata (CCMV) que se tiene previsto sea la casa del vallenato durante todo el año.   ¿Qué opinión le merece este escenario?

El problema siempre es cómo se financia, no la hechura porque todos tenemos dinero para hacer, el problema es mantener. Tú vas a comprarte una casa en el centro y no vale mucho, porque la gente no quiere vivir en el centro, pero luego se te cae el techo y son 200 millones arreglando un techo y cosas por el estilo. Eso pasa con la cultura, vas a tener un edificio maravilloso, pero quién va a mantener el edificio.  En Barranquilla nos está pasando, se está con problema el Teatro Amira de la Rosa, el museo de Arte Moderno, comenzó el parque cultural a hacer el edificio y está parado, ha tenido problemas económicos. El Museo del caribe está cerrado, Bellas Artes se le cayó el techo, ya lo están arreglando, pero hemos pasado 4 años con muchos problemas en los escenarios culturales.  A mí me sorprende y me muero de la envidia poder tener una cosa donde le van a invertir $200.000 millones y que ustedes sí van a tener un edificio y una presencia cultural que tienen que manejarla muy bien, porque no es para hacer cualquier cosa, hay que planificar mucho la parte educativa y sobre todo quién va a mantener esas edificaciones.  ¿Qué se está haciendo en Barranquilla? Entregando las edificaciones del Museo del Caribe y el Museo de Arte Moderno al municipio, ellos se van a encargar de mantener esos edificios y terminar el Museo de Arte Moderno, de pintarlo y poner vigilancia, todo eso que se necesita para que funcione ahí, porque finalmente todo eso es obligación del Estado.  Muchas gracias que los particulares nos hemos empeñado en hacer cosas que deberían haber estado haciendo los gobiernos locales y departamentales. Ojalá logren que esas obras las mantengan el municipio y gobernación para que la fundación que se le dé el manejo se pueda dedicar a lo importante que es conseguir dinero para llevar planes educativos, expositivos y culturales en el sitio y fuera del sitio, a los extramuros de la ciudad.

No sé quién va a manejar la parte cultural, porque entiendo que va a haber locales comerciales que servirán para dar dinero que sirva para el mantenimiento del edificio, pero quién va a manejar la parte cultural del Centro.  Debe ser alguien con el mejor criterio el que tiene que manejar la parte educativa y expositiva del Centro Cultural, es importante ver quién lo va a manejar, que casi ayude a la empresa privada a montar un perfil de una persona que pueda ser el director, así lo pague la administración o sino un perfil de una fundación que pueda manejarlo porque tiene a su haber éxitos educativos. Porque sino van a tener allí un centro comercial y un centro de convenciones. Que de cultura te deja poco. 

La parte conceptual de la parte cultural es muy importante, porque un Centro comercial es uno de mercadeo que logra venderlos o alquilarlos, pero es un señor de una agencia de arriendos, el que maneja la parte de cultura sí tiene que tener un perfil especial, que lo pague fulano o mengano no importa, pero debe haber un perfil de una persona con capacidad suficiente para que lleve eso que están promoviendo allí al público y que le sepa llegar al público a los niños. 

Usted nombra con frecuencia a los niños como ejes de la cultura…

Porque nos dimos cuenta que los niños son la semilla, esos son los que van a ir dentro de 15 años otra vez al museo y se ha ido acostumbrando a los niños de todos los barrios de Barranquilla han ido, ya no tienen miedo a entrar a un museo, cuando tú hablas de museo o centro cultural siempre implica una cosa elitista, que solamente el rico o culto va, eso es justamente todo lo contrario, es para que vaya todo el mundo y que puedan desarrollar el gusto por la cultura y el arte. En Barranquilla dijeron que el museo era un museo elitista, yo siempre me pregunté que porqué era elitista, ¿porque no exponen muchos artistas de Barranquilla? Les nombraba todos los que habían expuesto, pero claro, eran los artistas ya reconocidos como buenos artistas.  No somos elitistas porque acá no cobrábamos la entrada, todo el mundo podía venir.  Teníamos y seguimos teniendo cursos, conferencias y talleres gratis, el que quiera venir, aprender o es buen artista o tiene talento y lo desarrolla aprovechando todo lo que nosotros traemos, el día de mañana podrá estar exponiendo en el museo. De hecho expusimos a Marcos Mojica en una colectiva y estaba como en cuarto año de Bellas Artes y se graduó al año siguiente y tuvo una individual.  Eso nos ha pasado con un artista que de verdad demostró talento y se le apoyó para que iniciara su carrera. Ahora hasta han aparecido más artistas porque eso es como rachas, aparecen buenos artistas, gente con talento y han tenido buenos profesores en la universidad y logran que salga ese talento, ahora justamente tenemos una exposición de una serie para artistas jóvenes de Barranquilla, se presentaron como 50, se escogieron 10, y ahora están exponiendo.  Esos centros culturales no son para que exponga el que quiera, porque yo pinto y soy una ama de casa y mi ‘hobbie’ es pintar, es para gente que sea profesional, que de verdad eso es lo que le gusta, que tiene talento y que lo expresa bien.

¿Puede convertir el CCMV al sector del centro de Valledupar en una especie de museo de ciudad?

Claro, como es el centro de Cartagena o como es el Barrio Abajo en Barranquilla que son patrimonio y que están haciendo cosas que atrae público, digamos en Barranquilla el Art déco, es un mueso a cielo abierto, nadie lo maneja, pero hay una fundación que se dedica a hacer las visitas y las vías de las casas.

Qué opina de la iniciativa de un movimiento cultural de hace muchos años para que se haga un Museo de Arte en Valledupar, preferiblemente en el centro de la ciudad.

Creo que las ciudades entre más museos tengan son más ricas, en estos momentos que tantas empresas se quieren ir a vivir a Barranquilla, quizás nuestra única cojera es la parte cultural.  Ahora, quién. Acá no hay tantas empresas para que digan, nos repartimos, tanto empresa da para una cosa, tantas para otra, siempre el problema es como se va a financiar.