6 noviembre, 2019

“La bioeconomía debe ser la base de equilibrio de la productividad y asociatividad”

Esta fue una de las conclusiones de la Junta Americana de Ministros de Agricultura en Costa Rica, donde participó el secretario de esta sectorial del Cesar, Carlos Campo.

El secretario de Agricultura del Cesar, Carlos Eduardo Campo Cuello, representó a Colombia en la Junta Interamericana para las Américas como presidente del Consejo Nacional de Secretarios de Agricultura, Consa.

FOTO/ CORTESÍA.

El análisis de cómo va el sector del agro y cuáles son las principales estrategias que deben adoptar los países para mejorar la solvencia y sostenibilidad fue planteado en la Junta Americana de Ministros de Agricultura de las Américas realizada en Costa Rica, donde participaron 34 países de América Latina.

El secretario de Agricultura del Cesar, Carlos Eduardo Campo Cuello, quien representó a Colombia en este evento como presidente del Consejo Nacional de Secretarios de Agricultura, Consa, manifestó: “Una de las conclusiones fue reconocer que el 26 % de todo el comercio agrícola del mundo lo tiene América y por lo tanto se constituye como el principal bloque comercial del agro que tiene el mundo. Teniendo en cuenta que América Latina reúne el 35 % de agua dulce y además el 30 % de toda la tierra agrícola está llamado a ser un verdadero protagonista en toda la dinámica de seguridad alimentaria del mundo”.

En este sentido, agregó el funcionario, existen unas propuestas importantes: “Buscar una conciliación con el ambiente, una bioeconomía como base de equilibrio de la productividad y asociatividad con economías circulares y la posibilidad de devolverle a la tierra parte del producido, que podamos impulsar las biorefinerías y trabajar en la bioindustrialización.

Tenemos que impulsar una industrialización inteligente de la agricultura, implementando todas las tecnologías de cambio, todo lo que tiene que ver con drones y digitalización, impulsando a una agricultura mucho más sostenible. Se apunta a una agricultura en donde se reduzca la huella de carbono, con bioproductos ecológicos u orgánicos que tienen una huella verde, los que están creciendo en un ritmo del 7.2 % en el mundo, mientras que los productos tradicionales lo hacen a menos de la mitad, por lo que se denota una oportunidad para el comercio y se habla de una agricultura más personalizada”.

En la agenda de la Junta Americana de Ministros de Agricultura También estuvo en la agenda la agricultura familiar. “En América Latina y el Caribe hay 21 millones de unidades producidas y de ellas casi 17 millones son unidades familiares. Es decir, hay una dinámica compleja, donde el 70 % de estas no están totalmente integradas a los mercados agrícolas porque el grueso de su producción se destina a una economía de subsistencia. Allí hay que hacer un trabajo para llevarlos a que se puedan adaptar a una agricultura de excedentes que permita un trabajo socio empresarial. Eso es lo que hacemos con alianzas productivas integrando a los productores. Se da una gran oportunidad para la era digital, es una forma de brindarles a los productores una herramienta como lo son las plataformas digitales trazada en una agricultura 4.0”, argumentó Campo Cuello.

POR: ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ / EL PILÓN
annelise.barriga@elpilon.com.co