20 noviembre, 2021

“La bancada sí trabaja: gestionamos, pero no ejecutamos las obras”: senador Didier Lobo

El exalcalde de La Jagua de Ibirico y senador de la República, Didier Lobo, hizo un recuento de su gestión legislativa en el Congreso; habló sobre la necesidad de políticas de reactivación económica para el Cesar y sus propuestas para ser reelegido como senador en el 2022.

Didier Lobo, exalcalde de La Jagua de Ibirico y senador aspirante al Congreso de la República. 

Foto de Joaquín Ramírez.

En un recorrido por diferentes municipios del Cesar, el exalcalde de La Jagua de Ibirico y senador, Didier Lobo, visitó al diario EL PILÓN para dialogar sobre su deseo de ser elegido como senador en las elecciones del 2022, lo que dejó su primer periodo en el Congreso y la necesidad de políticas públicas que impulsen el sector agropecuario, la generación de energías limpias y puestos de empleo. 

¿Cómo ha sido este año legislativo? 

Hemos venido trabajando iniciativas importantes sobre cambio climático, que es la apuesta del Gobierno nacional. Esto le permitirá a Colombia estar a la vanguardia en materia ambiental. 

Soy miembro de la Comisión Quinta, donde se tocan los temas de agricultura, del sector agropecuario, minero energético y de aire, por eso esa gran apuesta contra el cambio climático. Sacamos adelante la Ley de Transición Energética, donde soy uno de los ponentes. Obviamente, La Guajira y el Cesar juegan un papel importante por sus climas. 

¿Qué novedades trajo esa normatividad? 

El sector de las energías limpias no avanzaba por falta de inversiones en los estudios. Hoy se ha hecho una bolsa importante con recursos del Gobierno nacional y la cooperación internacional. 

Lo anterior conlleva a que este sector tenga unos recursos importantes para que efectivamente la transición energética pueda darse como queremos. Debemos aprovechar los climas: energía eólica en La Guajira y solar en el Cesar. 

¿Cómo le ha ido a Didier Lobo en el Congreso? 

Hemos venido haciendo la tarea de manera juiciosa. Se han sacado 131 leyes importantes de las cuales algunas son de mi autoría, como el fuero de la paternidad; apoyé la Ley de regalías, iniciativa que le trajo al Cesar recursos que en el pasado nos habían quitado. 

Citamos 18 debates de control político en la cartera de Agricultura, donde exigimos mayores recursos debido a que es un sector que viene muy golpeado, y que en la pandemia le dio la mano a los colombianos. 

Estamos con la apuesta de fortalecer el sector y volverlo atractivo a las nuevas generaciones. Le hemos dicho al ministro que debemos revisar los tratados de libre comercio, específicamente en un ítem que nos preocupa: la entrada de tantos insumos y productos a bajo costos, con los que nuestros campesinos no pueden competir. Los productores de otros países gozan de unos subsidios que en Colombia no se tienen. 

Aquí hay que salvaguardar y blindar a nuestro sector agropecuario, a los ganaderos y productores. Esa es nuestra apuesta para este 2022 que empieza. 

¿En qué consiste el fuero de paternidad? 

Su propósito es buscar la equidad. Aquí en Colombia solo se estaba protegiendo a la mujer embarazada que tuviera un empleo formal. Lo que nosotros estamos buscando es que a través de su esposo se pueda transmitir este fuero. 

Si la mujer está embarazada y no está laborando, pero su esposo o compañero permanente tiene un empleo formal no puede ser despedido sin justa causa. Esto permite que esa mujer embarazada que concibe una criatura tenga la tranquilidad de que el mínimo vital lo va a tener. Esto ya es ley de la República. 

¿Cuál es el propósito de su recorrido por los diferentes municipios? 

De cara a las próximas elecciones quisimos consultar, escuchar y dialogar con los diferentes sectores que siempre han venido acompañándonos. Cuando tomé la iniciativa de aspirar al Congreso había un referente: que Didier Lobo fue buen alcalde, que en La Jagua de Ibirico había hecho cambios importantes entregando viviendas y transformando el municipio, pero hoy como senador ya no puedo llegar con ese discurso. 

Como senador de la República debo llegar puntualizando qué hemos hecho en nuestro periodo legislativo. Desafortunadamente no ha habido una buena pedagogía y claridad de cuál es el rol y las funciones de un congresista, y a veces se cree que el congresista es al que le competen las obligaciones que son netamente de los entes territoriales, alcaldes o del gobernador. 

Yo en eso he sido muy claro, cuando nosotros decimos que en tan poco tiempo hemos logrado sacar iniciativas importantes desde el legislativo nos referimos a que van ligadas a la gestión que hemos realizado ante el Congreso, y que hoy han permitido que al departamento le lleguen más de $1 billón por el Pacto Funcional. 

Así mismo, 300 kilómetros de vías terciarias que se van a pavimentar para los campesinos, y que fue una apuesta de toda la bancada del Cesar. Por eso siempre le he dicho a los vallenatos y a los cesarenses que si no votan por mí háganlo por una persona que sea oriunda del departamento. 

Yo fui ponente de la Ley de Regalías y me tocó enfrentarme a senadores que vienen aquí al Cesar, se llevan los votos y más nunca vuelven a este territorio. Le digo a la población que vote por candidatos del departamento porque nosotros somos lo que seguimos aquí poniéndole la cara a los cesarenses. 

¿Cómo es la relación interna de la bancada del Cesar? 

Hoy el Cesar tiene seis parlamentarios que cuando les toca empujar el barco hacia el mismo puerto lo hacen, independiente de la ideología política y del partido al que estemos afiliados. Eso sí lo tenemos claro. 

La alianza del Equipo Azul con el Equipo Dilo renueva y llena de esperanza a los seguidores y a quienes militan en estos dos grupos, debido a que se vienen nuevos tiempos y esperanzas porque ambos equipos se complementan. 

El Equipo Azul tiene unos alcaldes importantes en el departamento, como los tiene el equipo Dilo, y por eso quisimos complementarnos. Nuestros amigos están acompañando al Equipo Azul. 

¿Cómo nació esa alianza con el Equipo Azul? 

Nosotros como Cambio Radical traemos un representante a la Cámara que es Eloy Chichí Quintero. Él manifestó su retiro del Congreso. El partido queda acéfalo, porque él va a respaldar a su hijo, quien tiene una intención de elegirse a la Cámara, pero ellos han explorado el partido Liberal.

Eso me llevó hacer una alianza entre equipos, más que partidos, porque yo sigo siendo de Cambio Radical, pero mis equipos sí pueden hacer una alianza con el Equipo Azul y ellos nos complementan en muchas cosas. 

Además, el precandidato a la Alcaldía de Valledupar, Ernesto Orozco, una persona que acaba de perder las elecciones con 70.000 votos, entra a respaldar el movimiento Dilo. Cuando yo hablo de un aire u oxígeno es eso, nuevos liderazgos que llegan  a apoyar mi senado.  

Se ha hablado de que hay ciertos cupos para cada congresista… ¿Cómo es eso? 

No, eso es falso. Aquí no hay cupos, hay gestiones. Dentro de mis responsabilidades tengo tres acciones. Primero legislar: hacer leyes que vayan en beneficio de los diferentes sectores. El Congreso, aunque no lo parezca, es uno de los lugares donde existe mayor democracia, cada quien defiende y respalda el sector que representa. 

Yo represento las clases populares del departamento del Cesar y del país, que son mis electores, que son quienes me acompañan. Yo no cuestiono a los senadores que representan otros sectores y tienen que defenderlos, eso se llama democracia.  

El segundo punto es hacer control político. Nosotros tenemos la obligación y el compromiso de hacerlo. En la pandemia fue cuando mayor debate de control político hice. Fueron más de 18 debates en donde mostramos la dificultad de los abogados litigantes, de los músicos del departamento del Cesar y el país, del sector agropecuario y metimos en cintura al Ministerio de Salud por el retraso de la vacunación. 

El tercer punto es hacer acompañamiento a los entes territoriales, al ejecutivo, como lo es el gobernador, el alcalde, para que puedan ejecutar las obras que están dentro de sus planes de desarrollo. 

¿Qué destacaría de su gestión durante estos tres años? 

De toda la gestión destaco los seis acueductos que se están ejecutando en el Cesar, en corregimientos como Saloa, en donde se está ejecutando un proyecto de alcantarillado. En compañía de ‘Ape’ Cuello pudimos llevar el alcantarillado a Saloa con el acompañamiento y respaldo del gobernador, que puso el 30 % de los recursos y el Gobierno nacional el 70 %. 

También el acueducto de Astrea, en su segunda fase; el de Agustín Codazzi, el del corregimiento de San Sebastián, en Curumaní; San Bernardo, en Pelaya, y la optimización del acueducto de La Gloria. Cuando se lleva agua se lleva vida y se disminuyen las enfermedades en esos territorios. 

Por otro lado, el proyecto de conectividad en Codazzi, donde se va beneficiar un alto porcentaje de habitantes de la zona rural, que no tenían conexión a internet.  Además,  nos acaban de aprobar un proyecto de conectividad para Becerril. 

Todas estas gestiones impactan a la comunidad. Por eso siempre le he dicho a los cesarenses que no es cierto  que la bancada de parlamentarios no trabaja, trabajamos siempre unidos por todo el departamento, pero no somos quienes ejecutamos la obra, nosotros gestionamos los recursos.  Para la ejecución hay un ente territorial encargado de eso.  

De ser reelegido, ¿qué haría para disminuir las problemáticas que ha dejado la pandemia en el Cesar? 

Tenemos una apuesta importante: la generación de empleos. En este 2022 hay que buscar la reactivación que aspirábamos tener en el 2021. 

Yo creo que el 2022 es el año de la reactivación económica: aprobamos $70 billones para inversión en el presupuesto de $350 billones, el más alto de la historia. 

Yo creo que desde el Congreso nuestra apuesta debe ser coadyuvar a que bajen esos recursos a las diferentes regiones para implementar acciones que conlleven a la reactivación económica y a fortalecer el empleo.

Namieh Baute Barrios / EL PILÓN