Publicidad
Categorías
Categorías
Comunidad - 14 agosto, 2013

Inseguridad en Valledupar ¿mala percepción o una realidad?

Aunque las autoridades han establecido que los índices de criminalidad en Valledupar han disminuido, la percepción de inseguridad sigue en aumento.

La Policía realiza operativos de registro y control en el centro de la ciudad.
La Policía realiza operativos de registro y control en el centro de la ciudad.

El robo de una olla con sopa en un puesto de comidas del barrio La Guajira, a pleno mediodía del pasado 24 de julio; el saqueo a cuatro iglesias católicas durante ese mismo mes y los innumerables casos de atracos callejeros y al sector comercio, son algunos hechos que han disparado la percepción de que Valledupar es una ciudad insegura.  

“La inseguridad que hay es tan grave, que hasta la comida se la están robando”, declaró María Mercedes Medina, víctima del robo de la olla con sopa. 

Uno de los casos que más revuelo ha causado fue el robo ocurrido el pasado 24 de julio, en la iglesia La Concepción, donde los delincuentes se llevaron dos millones de pesos, producto de las ofrendas. 

Alberto Montoya Patiño, comerciante del sector conocido como ‘La calle del Cesar’ y además presidente de la Comisión de Competitividad del Cesar, viene denunciando que la inseguridad tiene azotado el centro de Valledupar. 

En Valledupar, actualmente funcionan 14 cuadrantes distribuidos en las seis comunas; cada cuadrante cuenta con seis policías que se distribuyen en turnos para patrullar las 24 horas del día.

Delincuentes robaron los tubos de cobre de los aires acondicionados en los almacenes Calzado Annabel, Calzado Bucaramanga y Casa del Blummer, este último de su propiedad. 

Mejoría en la seguridad 

Sin embargo, Eloy Durán Acosta, director de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco seccional Cesar, califica la seguridad de Valledupar con un seis, “que viene de un cuatro”. 

“La seguridad ha mejorado. No es que se acabó el atraco, pero si hay muchas mejorías, según lo explican los comerciantes”, explicó el director de Fenalco, que tiene 250 agremiados en Valledupar y 170 usuarios de los servicios de la Federación. 

Agregó que según las denuncias de sus agremiados, le preocupa los constantes atracos a los distribuidores de mercancía que trabajan en los barrios periféricos de la ciudad y  los robos en horas de la noche a los almacenes. 

“Esto es como un techo roto, tapas la gotera en un barrio y te aparece en el otro. Se nota el esfuerzo de la Policía, pero parece que el número de hombres no les da para la cobertura”, dijo Durán.

Entre tanto, Miguel Villazón Blay, asesor de seguridad de la alcaldía de Valledupar, coincidió en que los indicadores muestran que la comisión de delitos en Valledupar ha disminuido, pero la percepción de mayor inseguridad ha aumentado. 

“La seguridad no es un factor solo de más policías, sino que es un factor multidimensional, el cual abarca otros aspectos como la educación y la familia”, explicó.

El funcionario insistió en la que falta de plata es uno de los principales cuellos de botella para fortalecer la seguridad. No obstante, la ciudad cuenta con cuatro CAI móviles y recientemente se entregaron 200 avantales a la Policía. 

Problemas de percepción 

El coronel Juan Pablo Guerrero Vallejo, comandante de la Policía Cesar, dijo a EL PILÓN que la inseguridad en Valledupar está más relacionada con un problema de percepción, que una realidad. 

“El ciudadano se siente seguro o inseguro dependiendo de varios aspectos, que le suceda de manera directamente a él algo, eso se llama victimización, o lo que se comenta en la calle.

La encuesta de victimización en el municipio y el departamento da unos buenos resultados”, destacó el oficial. 

El oficial alertó sobre de la alta incidencia de los menores de edad en la comisión de delitos y la responsabilidad de las diferentes instituciones del estado para contrarrestar esta situación. 

“El hecho de que salgan los jóvenes a deambular en las motos es responsabilidad de las autoridades de control, ¿pero cuál es la responsabilidad del padre de familia? O de ese mismo ciudadano para acatar las normas.

Esto está asociado a algo que se llama cultura ciudadana”, puntualizó. 

¿Qué dicen las encuestas?

Según la última encuesta presentada por el programa ‘Valledupar cómo vamos’. En la pregunta, que hace referencia a si las personas se sienten seguros en la ciudad, solo un 27% de la muestra aseveró que no se sienten amenazados por la inseguridad que vive el municipio.

De igual manera se les preguntó cómo percibían la seguridad en los barrios donde residen,  y ante este interrogante, el 37% de quienes contestaron consideran que la localidad donde viven es segura. Aquí Valledupar está de penúltima precedida por la capital del país.

“La seguridad no es un factor solo de más policías, sino que es un factor multidimensional, el cual abarca otros aspectos como la educación y la familia”: Miguel Villazón Blay, asesor de seguridad. 

Por otra parte, un 18% de la población ha dicho que han sido víctimas de algún delito, ubicándose Valledupar en la penúltima por debajo de Bogotá que, según la encuesta, es la más insegura de la Red de Ciudades cómo vamos.

De igual forma, el 72% de la población ha sido víctima de atraco o raponazo en la ciudad. En este aspecto, Valledupar es una de las ciudades donde menos situaciones de estas se han presentado, al lado de Medellín, Cartagena e Ibagué.

Sin embargo, de las personas que fueron atracadas, solo el 34% denunció el hecho, ya que en Valledupar, solo el 14% cree que los delitos denunciados sean sancionados por la ley.

Sin cámaras 

Una de las herramientas con que Valledupar contrarrestaría  la inseguridad, serían las cámaras de seguridad del Sistema de Seguridad 123, contrato que ya caducó, pero a la fecha no sirve ninguna de las 54 cámaras. 

El 14 de agosto del 2007, se firmó el contrato No. 112,  entre el municipio de Valledupar y la unión temporal CIPECOL-SVE Limitada por 3.197 millones de pesos, cuyo objeto era: “suministro, instalación, montaje prueba, puesta en funcionamiento, garantía y mantenimiento del número único de seguridad 123 y un circuito cerrado de televisión…” y establece que debe ejecutarse en cinco meses.

Sin embargo, el 28 de diciembre del mismo año (cuatro meses después) se adicionaron 1.350 millones de pesos para el mismo objeto, para un monto total de 4.547 millones de pesos.

El sistema de llamadas de la Policía 123, si funciona perfectamente, en promedio se reciben 900 llamadas al día. 

Pese a la millonaria inversión que se perdió, la Alcaldía anunció que este año pondrá en funcionamiento 19 de las 54 cámaras, que serán arregladas paulatinamente.

Seguridad por cuadrantes 

El Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes, es una estrategia de seguridad implementada por la Policía en las principales ciudades del país, permitiendo la asignación de responsabilidades en un área específica para reforzar el accionar policial. 

En Valledupar, actualmente funcionan 14 cuadrantes distribuidos en las seis comunas; cada cuadrante cuenta con seis policías que se distribuyen en turnos para patrullar las 24 horas del día.

Las patrullas tienen un número celular asignado para recibir las llamadas de la comunidad y mejorar la reacción en el momento que se presente cualquier hecho que afecte la vida y honra de los habitantes de cada cuadrante.

El alcalde Fredys Socarras Reales, aseguró que urge ampliar de 14 a 28 cuadrantes para atender la demanda de seguridad en la ciudad, que esta sitiada por la delincuencia.

“La debilidad es que hay territorios muy amplios, por ejemplo en la Nevada y toda la zona de la comuna cinco, es un solo cuadrante y de aquí van a salir tres”, anunció el mandatario, desde el pasado mes de noviembre.

Cabe anotar que los barrios considerados como los más peligrosos de la ciudad, según un estudio de priorización realizado por la Policía, son los siguientes: Los Fundadores, La Nevada, San Martín, Mareigua, Centro, El Carmen, Primero de Mayo, Villa del Rosario, Divino Niño y Simón Bolívar.

Cifras

4.547 millones de pesos invirtió la Alcaldía de Valledupar en el año 2007, para el Sistema de Seguridad 123, que tiene cámaras obsoletas. 

Por Martín Elías Mendoza/[email protected]

Comunidad
14 agosto, 2013

Inseguridad en Valledupar ¿mala percepción o una realidad?

Aunque las autoridades han establecido que los índices de criminalidad en Valledupar han disminuido, la percepción de inseguridad sigue en aumento.


La Policía realiza operativos de registro y control en el centro de la ciudad.
La Policía realiza operativos de registro y control en el centro de la ciudad.

El robo de una olla con sopa en un puesto de comidas del barrio La Guajira, a pleno mediodía del pasado 24 de julio; el saqueo a cuatro iglesias católicas durante ese mismo mes y los innumerables casos de atracos callejeros y al sector comercio, son algunos hechos que han disparado la percepción de que Valledupar es una ciudad insegura.  

“La inseguridad que hay es tan grave, que hasta la comida se la están robando”, declaró María Mercedes Medina, víctima del robo de la olla con sopa. 

Uno de los casos que más revuelo ha causado fue el robo ocurrido el pasado 24 de julio, en la iglesia La Concepción, donde los delincuentes se llevaron dos millones de pesos, producto de las ofrendas. 

Alberto Montoya Patiño, comerciante del sector conocido como ‘La calle del Cesar’ y además presidente de la Comisión de Competitividad del Cesar, viene denunciando que la inseguridad tiene azotado el centro de Valledupar. 

En Valledupar, actualmente funcionan 14 cuadrantes distribuidos en las seis comunas; cada cuadrante cuenta con seis policías que se distribuyen en turnos para patrullar las 24 horas del día.

Delincuentes robaron los tubos de cobre de los aires acondicionados en los almacenes Calzado Annabel, Calzado Bucaramanga y Casa del Blummer, este último de su propiedad. 

Mejoría en la seguridad 

Sin embargo, Eloy Durán Acosta, director de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco seccional Cesar, califica la seguridad de Valledupar con un seis, “que viene de un cuatro”. 

“La seguridad ha mejorado. No es que se acabó el atraco, pero si hay muchas mejorías, según lo explican los comerciantes”, explicó el director de Fenalco, que tiene 250 agremiados en Valledupar y 170 usuarios de los servicios de la Federación. 

Agregó que según las denuncias de sus agremiados, le preocupa los constantes atracos a los distribuidores de mercancía que trabajan en los barrios periféricos de la ciudad y  los robos en horas de la noche a los almacenes. 

“Esto es como un techo roto, tapas la gotera en un barrio y te aparece en el otro. Se nota el esfuerzo de la Policía, pero parece que el número de hombres no les da para la cobertura”, dijo Durán.

Entre tanto, Miguel Villazón Blay, asesor de seguridad de la alcaldía de Valledupar, coincidió en que los indicadores muestran que la comisión de delitos en Valledupar ha disminuido, pero la percepción de mayor inseguridad ha aumentado. 

“La seguridad no es un factor solo de más policías, sino que es un factor multidimensional, el cual abarca otros aspectos como la educación y la familia”, explicó.

El funcionario insistió en la que falta de plata es uno de los principales cuellos de botella para fortalecer la seguridad. No obstante, la ciudad cuenta con cuatro CAI móviles y recientemente se entregaron 200 avantales a la Policía. 

Problemas de percepción 

El coronel Juan Pablo Guerrero Vallejo, comandante de la Policía Cesar, dijo a EL PILÓN que la inseguridad en Valledupar está más relacionada con un problema de percepción, que una realidad. 

“El ciudadano se siente seguro o inseguro dependiendo de varios aspectos, que le suceda de manera directamente a él algo, eso se llama victimización, o lo que se comenta en la calle.

La encuesta de victimización en el municipio y el departamento da unos buenos resultados”, destacó el oficial. 

El oficial alertó sobre de la alta incidencia de los menores de edad en la comisión de delitos y la responsabilidad de las diferentes instituciones del estado para contrarrestar esta situación. 

“El hecho de que salgan los jóvenes a deambular en las motos es responsabilidad de las autoridades de control, ¿pero cuál es la responsabilidad del padre de familia? O de ese mismo ciudadano para acatar las normas.

Esto está asociado a algo que se llama cultura ciudadana”, puntualizó. 

¿Qué dicen las encuestas?

Según la última encuesta presentada por el programa ‘Valledupar cómo vamos’. En la pregunta, que hace referencia a si las personas se sienten seguros en la ciudad, solo un 27% de la muestra aseveró que no se sienten amenazados por la inseguridad que vive el municipio.

De igual manera se les preguntó cómo percibían la seguridad en los barrios donde residen,  y ante este interrogante, el 37% de quienes contestaron consideran que la localidad donde viven es segura. Aquí Valledupar está de penúltima precedida por la capital del país.

“La seguridad no es un factor solo de más policías, sino que es un factor multidimensional, el cual abarca otros aspectos como la educación y la familia”: Miguel Villazón Blay, asesor de seguridad. 

Por otra parte, un 18% de la población ha dicho que han sido víctimas de algún delito, ubicándose Valledupar en la penúltima por debajo de Bogotá que, según la encuesta, es la más insegura de la Red de Ciudades cómo vamos.

De igual forma, el 72% de la población ha sido víctima de atraco o raponazo en la ciudad. En este aspecto, Valledupar es una de las ciudades donde menos situaciones de estas se han presentado, al lado de Medellín, Cartagena e Ibagué.

Sin embargo, de las personas que fueron atracadas, solo el 34% denunció el hecho, ya que en Valledupar, solo el 14% cree que los delitos denunciados sean sancionados por la ley.

Sin cámaras 

Una de las herramientas con que Valledupar contrarrestaría  la inseguridad, serían las cámaras de seguridad del Sistema de Seguridad 123, contrato que ya caducó, pero a la fecha no sirve ninguna de las 54 cámaras. 

El 14 de agosto del 2007, se firmó el contrato No. 112,  entre el municipio de Valledupar y la unión temporal CIPECOL-SVE Limitada por 3.197 millones de pesos, cuyo objeto era: “suministro, instalación, montaje prueba, puesta en funcionamiento, garantía y mantenimiento del número único de seguridad 123 y un circuito cerrado de televisión…” y establece que debe ejecutarse en cinco meses.

Sin embargo, el 28 de diciembre del mismo año (cuatro meses después) se adicionaron 1.350 millones de pesos para el mismo objeto, para un monto total de 4.547 millones de pesos.

El sistema de llamadas de la Policía 123, si funciona perfectamente, en promedio se reciben 900 llamadas al día. 

Pese a la millonaria inversión que se perdió, la Alcaldía anunció que este año pondrá en funcionamiento 19 de las 54 cámaras, que serán arregladas paulatinamente.

Seguridad por cuadrantes 

El Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes, es una estrategia de seguridad implementada por la Policía en las principales ciudades del país, permitiendo la asignación de responsabilidades en un área específica para reforzar el accionar policial. 

En Valledupar, actualmente funcionan 14 cuadrantes distribuidos en las seis comunas; cada cuadrante cuenta con seis policías que se distribuyen en turnos para patrullar las 24 horas del día.

Las patrullas tienen un número celular asignado para recibir las llamadas de la comunidad y mejorar la reacción en el momento que se presente cualquier hecho que afecte la vida y honra de los habitantes de cada cuadrante.

El alcalde Fredys Socarras Reales, aseguró que urge ampliar de 14 a 28 cuadrantes para atender la demanda de seguridad en la ciudad, que esta sitiada por la delincuencia.

“La debilidad es que hay territorios muy amplios, por ejemplo en la Nevada y toda la zona de la comuna cinco, es un solo cuadrante y de aquí van a salir tres”, anunció el mandatario, desde el pasado mes de noviembre.

Cabe anotar que los barrios considerados como los más peligrosos de la ciudad, según un estudio de priorización realizado por la Policía, son los siguientes: Los Fundadores, La Nevada, San Martín, Mareigua, Centro, El Carmen, Primero de Mayo, Villa del Rosario, Divino Niño y Simón Bolívar.

Cifras

4.547 millones de pesos invirtió la Alcaldía de Valledupar en el año 2007, para el Sistema de Seguridad 123, que tiene cámaras obsoletas. 

Por Martín Elías Mendoza/[email protected]