6 enero, 2021

Histórica reducción de homicidios en el Cesar; el secuestro, tarea pendiente

El año pasado se realizaron importantes operativos que permitieron desarticular 52 estructuras y bandas criminales, conformadas por 219 personas.

Valledupar disminuyó en homicidios. 

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

Durante los 365 días del atípico año 2020 fueron varios los acontecimientos que marcaron a la población cesarense en materia de salud, economía y seguridad, pero en este último aspecto el departamento logró grandes operativos, avanzó frente algunos delitos y tiene grandes retos o desafíos para mejorar otros que afectan a la comunidad.  

Lee también: Defensa personal o criminalidad: ¿debe regularse el uso de las armas traumáticas?

Entre esos el más destacable sin duda son los homicidios. De acuerdo con las autoridades, el año pasado se presentaron 210 homicidios en la región, es decir, el 8 % menos de los casos que registraron en el 2019, que dejó 229 muertes.

Sin embargo, ese porcentaje podría ser mayor si se tiene a consideración lo arrojado por el Instituto de Medicina Legal que indicó que durante el 2019 procesaron 232 homicidios en el Cesar, mientras que en el 2018 fueron 262.

La histórica reducción la presentó Valledupar. La entidad forense en el 2018 y 2019 documentó 87 y 82 homicidios, respectivamente, mientras que las autoridades aseguran que durante el 2020 hubo 63.

Mención aparte merecen las 68 muertes violentas por arma de fuego, arma blanca y elementos contundente registradas por los medios de comunicación en la capital cesarense, de las cuales siete fueron presuntos ladrones y dos feminicidios.

La Policía Nacional indicó que los principales móviles de los crímenes fueron los ajustes de cuentas y la intolerancia, la cual también es generadora de riñas. Al respecto, el coronel Jesús Manuel de los Reyes Valencia, comandante del Departamento de Policía Cesar, comunicó que la intolerancia se puede trabajar con las comunidades ofreciendo alternativas en resolución de conflictos.

“Una de las propuestas que nosotros hemos hecho es la creación de los gestores de convivencia y seguridad, esa es una de las formas en las que debemos comenzar a tratar los conflictos, las casas de justicia deben ser la forma de dirimir las diferencias locales de barrio y el tratamiento de pandillas a través de acciones sociales. El tema de pandillas no es tan fuerte, pero puede crecer y se necesita abordar con prontitud”, manifestó el oficial.  

Los principales sectores generadores de hechos violentos son Lorenzo Morales, El Carmen, La Nevada, el Páramo y las urbanizaciones cerca de las invasiones. Asimismo las zonas localizadas a un costado del río fueron las que más asesinatos registraron durante el año.  Las víctimas fueron Oreste Castro, Oscar Javier Aguirre Cucunubá, Josué de Jesús Carpio, Luis Fernando Mass Ospino, Luis Alberto Rivera Bustamante, Arnaldo Andrés Mahecha Mejía y Alexander David Martínez Daza. 

No dejes de leer: Lo que dejó el mundo judicial en el Cesar durante el 2020

“El tema del microtráfico en la margen derecha siempre ha sido un tema de control y  ahí fue donde se instalaron los polígonos de seguridad, pero las problemáticas de ahí no son solamente competencias de la Policía Nacional, toca manejar una política integral, es un tema también de tratamiento social”, agregó de los Reyes.

El coronel Jesús Manuel de los Reyes. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

Otros factores que considera la comunidad que se debe mejorar son el pie de fuerza y las intervenciones en los barrios. 

En el sector de nosotros el cuadrante son como unas dos motocicletas para atender alrededor de 45 barrios, es imposible entonces; se debe fortalecer ese parte y hacer más inteligencia porque al barrio por ser conocido han llegado muchos extranjeros que se unen con los de acá y hacen daño”, aseguró  Wilmer Ojeda, presidente de Junta de Acción Comunal de Los Fundadores.

EL HURTO

Durante el año en el departamento se presentaron 2.636 hurtos, lo que significó una  reducción del 36 % y de los cuales más de mil casos fueron en Valledupar.

De igual manera, en la ciudad se presentó una reducción de hurto al comercio del 36 % y del automotores del 38 %.

“El hurto a persona es el que más sucede, pero también presenta reducción. Siempre habrá críticas en el tema de los hurtos, la institución lo que hace es mitigar los hechos pero siempre hay impactos ante la sociedad por la reproducción de videos y otros aspectos, pero si se analiza los casos acá son menores a comparación de otras ciudades en el tema de la frecuencia”, puntualizó de los Reyes.    

LOS OPERATIVOS: CAYERON RASTROJOS E INCAUTARON BIENES

El año pasado también se realizaron importantes operativos que permitieron desarticular 52 estructuras y bandas criminales conformadas por 219 personas.

Una de las más importantes fue la captura de once sujetos acusados de pertenecer y reclutar jóvenes para el grupo delincuencial ‘Los Rastrojos’, en el departamento del Cesar.

Otra banda que desmantelaron fueron ‘Las cuchillas del cerro’ por hurtos. Las autoridades capturaron más de 12 integrantes que delinquían en los municipios de La Paz, Manaure y San Diego.

En materia de abigeato se desarticuló el grupo denominado ‘Los Vaqueros’. Según la investigación, la estructura criminal concertaba los asaltos a fincas, a veces con el beneplácito de los administradores para desmembrar las reses mediante el carneo y comercializar la carne en el mercado de los municipios de Bosconia y El Copey.

Te puede interesar: Homicidios en Valledupar se reducirían en el 2020: se concentraron en la margen derecha

Finalmente, se aplicó extinción de dominio sobre bienes de propiedad de Elkin Javier López Torres, alias ‘Doble Rueda’ o ‘La Silla’ en Valledupar.

En total se capturaron 3.365  personas en el departamento, de las cuales 1.119 fueron en la capital del Cesar.

Los delitos por los que más se materializaron fue por tráfico de estupefaciente con 559 casos y porte de arma con 513, esos dos sumaron más de mil capturas; es decir, el 30 % de las realizadas en todo el departamento. De ahí sigue el hurto a persona, por documento falso y violación de medida sanitaria con 150 aprehensiones, cuya conducta se debió a no respetar las medidas orientadas a contrarrestar la emergencia propiciada por el coronavirus. 

EL SECUESTRO Y EXTORSIÓN: LO PENDIENTE

 “Hay que centrar la atención en el departamento en los delitos como la extorsión por todo lo del tema carcelario que estamos viviendo y el secuestro, principalmente en el sur y centro del departamento”, acotó de los Reyes.

Las células del Ejército de Liberación Nacional, ELN, y la delincuencia común continúan haciendo daño a los habitantes, sobre todo a los ganaderos. 

Además, líderes comunitarios consideran que está pendiente una mayor inversión social para disminuir la violencia en los barrios periféricos.

En la margen derecha falta la intervención del Estado y programas de educación a los jóvenes, este año hubo deserción escolar y más en ese sector donde los niños no tienen acceso a las redes sociales. No hay una atención para áreas de recreación  y lo que ven es un mundo de violencia”, precisó el Rafael Morales, quien trabaja con proyectos sociales en la zona.

Por: Marllelys Salinas Mercado / EL PILÓN
marllelys.salinas@elpilon.com