24 mayo, 2019

Energía y alcantarillado, afectados frecuentes por las lluvias

Con las lluvias tienden a revelarse falencias con relación a la prestación de ambos servicios en la ciudad donde se presentan rebosamientos de manjoles y cortes de luz.

Con las lluvias se vuelven comunes algunas quejas de la ciudadanía que denuncia las deficiencias que se presentan en sus sectores, sobre todo, con los servicios de alcantarillado y energía.

En cuanto a las redes de alcantarillado, los barrios que más evidenciaron esta problemática fueron Divino Niño, Villa Maruamake, La Nevada, Bella Vista, Santa Rosa y el sector de Mercabastos, donde se hicieron los respectivos llamados a la empresa Emdupar, para dar una solución.

En el caso de La Nevada, a partir de la carrera 45 se desbordaba un manjol que hacía emerger aguas contaminadas por las calles adyacentes.
De acuerdo con los habitantes de la zona, este es un panorama que se repite siempre que llueve.

Sobre esto se pronunció el jefe de mantenimiento de redes de dicha entidad, Ricardo García, quien sostuvo que habían atendido todos los reportes hechos en esta capital.

De la misma forma recalcó que mientras se presenten lluvias se van a seguir generando estos rebosamientos puesto que existe “una gran cantidad de usuarios que tienen conectadas las aguas lluvias de las viviendas al alcantarillado sanitario lo cual sobre pasa la capacidad de la tubería”.

Además hizo referencia a que prevalece un mal uso de dichas redes a las que se arrojan muchas basuras, pañales, pañitos húmedos, entre otros elementos.

Con relación al servicio de energía, Jorge Rivero Cuadro, gerente de Electricaribe, reconoció que en Valledupar se afectaron los circuitos Valledupar 4, Valledupar 6, Valledupar 7 y Guatapurí 8 por efectos de los rayos.

“El servicio se logró restablecer rápidamente sobre todo en el norte de Valledupar”, resaltó Rivero Cuadro, quien señaló también que algunas líneas se cayeron por el impacto de los árboles y algunas tejas de zinc. Junto con este municipio resultaron perjudicados la zona urbana y rural de los municipios de Bosconia, Tamalameque, Pailitas, El Paso, Chimichagua, Curumaní y La Gloria en el Cesar.

“La idea es que el canal de comunicación con nosotros fluya, que nos estén avisando de cualquier situación porque pasa mucho que así como se afectan los circuitos pasa con los transformadores de los barrios por efecto de árboles que hacen contacto con las líneas. En la medida que nos avisen lo más rápido posible también tenemos la capacidad de reacción rápidamente”, agregó el gerente.

En este sentido cuentan con la línea telefónica 115 o al número fijo 3500444 donde se pueden registrar las incidencias respecto a este servicio.