5 enero, 2021

En más de un 70% de reactivación está el aeropuerto Alfonso López en Valledupar

Cinco vuelos con destino a la ciudad de Bogotá están operando actualmente en el aeropuerto vallenato. Tres son de la aerolínea Avianca y dos de Latam en un horario de 9:00 a.m., a 4:00 p.m.

Es de menos del 1 % la posibilidad de contagio en los aviones. 

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

El aeropuerto Alfonso López  Pumarejo de Valledupar después de su reapertura, el pasado dos de  octubre por la pandemia de la covid-19, se encuentra por encima del 70 % de reactivación.

Lee también: Medidas en los aeropuertos para la prevención del Covid-19

Con un flujo de pasajeros  que oscila entre 110 a 120 por vuelo, esta terminal aérea  opera con todas las normas de bioseguridad, con cinco vuelos con destino a la ciudad de Bogotá; tres son de la aerolínea  Avianca y dos de Latam, según una fuente ligada a  la Aeronáutica Civil.

El dos de octubre inició con un solo vuelo de la aerolínea Avianca, luego en el mes de noviembre y diciembre subió a tres de esta misma compañía. A partir del  primero de enero la aerolínea Latam comenzó operar en el aeropuerto con dos vuelos comerciales hacia Bogotá. Hasta el momento la empresa aérea  Easyfly, que volaba con destino a Barranquilla, no ha vuelto a  brindar sus servicios a los vallenatos y turistas que llegan a este aeropuerto.

El horario del servicio  para los pasajeros fue modificado debido a que antes de su reapertura se adelantaban mejoras en la zona aire, pista, zona de seguridad, entre otras. Ahora brindan atención de 9:00 a.m., a 4:00 p.m.; anteriormente funcionaba de 5:30 a.m., a 11:00 p.m.

Los vallenatos y turistas que deseen viajar con las empresas que están operando en este aeropuerto deben cumplir con unas estrictas normas de bioseguridad. Una de estas es que deben esperar afuera de las instalaciones de la terminal aérea en  una fila al lado de la única puerta habilitada para ingresar a la hora de su abordaje.

La pasajera Vanesa Pérez aseguró que el proceso para el embarque es sencillo porque solamente deben presentar su boleto de abordaje y permanecer en la fila respetando el debido distanciamiento a la espera del ingreso cuando llegue su vuelo.  “Yo viajo hacía la ciudad de Bogotá porque vine a pasar la Navidad y fin de año con mi familia en Valledupar.  Me devuelvo con la aerolínea  Latam  porque era la que tenía el vuelo más rápido. El pasaje con esa empresa me costó $308 mil pesos”, comentó. 

UNA REACTIVACIÓN ALENTADORA

Debido a la pandemia, la terminal aérea tuvo que suspender los vuelos comerciales en el mes de marzo pero continúo operando con vuelos de carga, privados y ambulancias. De acuerdo con una fuente ligada a la Aeronáutica Civil, la reactivación aérea ha sido positiva porque el flujo de pasajeros se ha mantenido desde el mes de octubre a pesar de que se inició con un solo vuelo comercial.

No dejes de leer: Las funerarias: miedos y riesgos por el covid-19

Sobre el 70 % de  activación se encuentra el aeropuerto vallenato. A esta normalidad progresiva se suma también el aeropuerto Hacaritama de Aguachica, que inició operaciones el primero de octubre y actualmente  tiene dos frecuencias semanales a Bogotá con la aerolínea Satena, los días jueves y domingos.

Los pasajeros pueden llegar al aeropuerto Alfonso López Pumarejo de Valledupar minutos antes de la hora de sus respectivos vuelos. Solo tienen permitido la entrada a las instalaciones cuando el avión ya esté en condiciones para iniciar el proceso de abordaje. Además de esto no se permiten acompañantes dentro de la terminal aérea y en el parqueadero constantemente el personal de seguridad restringe los acompañantes que rondan por este espacio, para de esta forma disminuir el número de personas en el lugar y cumplir con las normas de bioseguridad establecidas para los aeropuertos a nivel nacional. 

Cinco vuelos a la ciudad de Bogotá se encuentran en operaciones. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ.

UN AFORO INEXSISTENTE

El número de pasajeros que puede abordar un avión depende de la capacidad del cupo de la aeronave, esto significa que no hay un aforo establecido para este medio de transporte. Esto se debe a que tanto en el aeropuerto Alfonso López Pumarejo de Valledupar y  en otras terminales aéreas del país los aviones tienen una tecnología que permite que el aire que circule dentro del avión siempre sea cambiante; es decir, que no es el mismo, según la fuente ligada a la Aeronáutica Civil.

Por esta razón no hay un aforo establecido porque a diferencia de los automotores en donde el aire es el mismo de manera permanente, en los aviones el sistema de ventilación hace que este  cambie durante todo el trayecto. Según el Ministerio de Salud,  la probabilidad de contagiarse con el  virus del covid-19  en un vuelo es de menos del 1 %. La entidad afirmó que con protocolos de bioseguridad de forma estricta viajar por vía aérea es de menos riesgo que en otros medios de transporte.

Te puede interesar: Vacunación contra la covid-19 en el Cesar podría darse a finales de marzo

A esta resolución se llegó debido a una investigación de Carlos Álvarez, médico infectólogo y asesor del Gobierno nacional para el covid-19, el cual señaló que en los aviones el recambio de aire por hora es de 15 a 20 veces mayor que el de un edificio de oficinas y cada ciclo elimina cerca de 63 % los microorganismos en aerosoles; por consiguiente, los filtros eliminan el 99. 9 % de los microorganismos introducidos por los pasajeros, lo cual disminuye el riesgo de contagio. Debido a esto se permite que los aviones viajen a su plena capacidad de abordaje.

Namieh Baute/ EL PILÓN.