Publicidad
Categorías
Categorías
Comunidad - 24 marzo, 2019

El poporo sintético que genera cultura de reciclaje

Se trata de una estrategia para recolectar diferentes empaques contaminantes y con estos crear elementos que pueden ser reutilizados o darles un adecuado manejo de desechos.

La botella debe estar limpia así como las bolsas que se vayan depositando al interior. Luego se pueden juntar con barro y hace las veces de un ladrillo como explicó este líder.

Foto: MARTÍN MENDOZA.
La botella debe estar limpia así como las bolsas que se vayan depositando al interior. Luego se pueden juntar con barro y hace las veces de un ladrillo como explicó este líder. Foto: MARTÍN MENDOZA.

Por: Daniela Rincones Julio / EL PILÓN
[email protected]

Con el firme propósito de seguir trabajando por la protección del medio ambiente y enfocados también en que la misma comunidad se haga responsable de su compromiso con el cuidado del entorno, desde la Escuela Ambiental del Cesar, ubicado a orillas del río Guatapurí en Valledupar, se viene ejecutando una estrategía con la que se busca que las personas participen de manera activa en el reciclaje de los desechos.

“Uno de los problemas que existen en el mundo es el mal manejo que hemos hecho a las basuras, entonces la propuesta que siempre se hizo no tienen un final feliz porque terminan en el relleno sanitario. Aquí en la escuela, todo tiene un final y un final feliz, a lo que llamamos ecosoluciones”, explicó Olmar Quintero Sanguino, ambientalista y director de la Escuela Ambiental.

De allí que naciera la idea del ‘poporo sintético’; por la manera en que los residuos se van apilando en el interior de una botella plástica y con la ayuda de un pequeño palo se hace presión de modo que se puedan guardar la mayor cantidad de residuos; es un elemento muy parecido al tradicional poporo de los indigenas de las Sierra Nevada de Santa Marta, de allí su nombre. Con esta iniciativa se busca que los residuos tengan, como aseguró Quintero Sanguino, un término feliz porque sirve luego para hacer materas, decorar los jardines de las instituciones educativas y construir casas.

En la escuela, por ejemplo, tienen previsto hacer una eco aldea una vez tengan la cantidad suficiente de botellas rellenas las cuales son entregadas en gran medida por las mismas personas que visitan dicho lugar y que desde el ingreso al mismo, hacen uso de esta iniciativa para ir depositando sus desechos dado que en la escuela no están estipuladas canecas para los residuos.

“El fuerte de nosotros como escuela ambiental es el reciclaje por lo tanto cualquier iniciativa que apunte a este fin es interesante porque de una u otra manera estos residuos no llegan al mar”, indicó Quintero Sanguino, quien a la vez recordó que la gente le está haciendo mucho daño a los recursos naturales porque no se ha dado un manejo adecuado al problema de las basuras sobre todo el plástico y que precisamente por esto, hoy se debe hablar de soluciones.

Hasta el momento, según este ambientalista, ya son varias instituciones en la ciudad y entidades las que se han sumado a esta iniciativa, de hecho están contando con el compromiso de la Cámara de Comercio de Valledupar, donde los empleados se encuentran en el proceso de desarrollar esta iniciativa.

Por el mismo motivo ahora tratan que la esrategia se masifique de manera que las personas en sus casas se sumen a esta causa.

“El problema del ambiente es de todos y que de verdad es muy fácil estar quejándose, pero aquí hay parte de la solución porque se necesita solamente una persona para que se salve el planeta, no necesitamos cantidades de gente y esa persona eres tú”, sostuvo el ambientalista.

Comunidad
24 marzo, 2019

El poporo sintético que genera cultura de reciclaje

Se trata de una estrategia para recolectar diferentes empaques contaminantes y con estos crear elementos que pueden ser reutilizados o darles un adecuado manejo de desechos.


La botella debe estar limpia así como las bolsas que se vayan depositando al interior. Luego se pueden juntar con barro y hace las veces de un ladrillo como explicó este líder.

Foto: MARTÍN MENDOZA.
La botella debe estar limpia así como las bolsas que se vayan depositando al interior. Luego se pueden juntar con barro y hace las veces de un ladrillo como explicó este líder. Foto: MARTÍN MENDOZA.

Por: Daniela Rincones Julio / EL PILÓN
[email protected]

Con el firme propósito de seguir trabajando por la protección del medio ambiente y enfocados también en que la misma comunidad se haga responsable de su compromiso con el cuidado del entorno, desde la Escuela Ambiental del Cesar, ubicado a orillas del río Guatapurí en Valledupar, se viene ejecutando una estrategía con la que se busca que las personas participen de manera activa en el reciclaje de los desechos.

“Uno de los problemas que existen en el mundo es el mal manejo que hemos hecho a las basuras, entonces la propuesta que siempre se hizo no tienen un final feliz porque terminan en el relleno sanitario. Aquí en la escuela, todo tiene un final y un final feliz, a lo que llamamos ecosoluciones”, explicó Olmar Quintero Sanguino, ambientalista y director de la Escuela Ambiental.

De allí que naciera la idea del ‘poporo sintético’; por la manera en que los residuos se van apilando en el interior de una botella plástica y con la ayuda de un pequeño palo se hace presión de modo que se puedan guardar la mayor cantidad de residuos; es un elemento muy parecido al tradicional poporo de los indigenas de las Sierra Nevada de Santa Marta, de allí su nombre. Con esta iniciativa se busca que los residuos tengan, como aseguró Quintero Sanguino, un término feliz porque sirve luego para hacer materas, decorar los jardines de las instituciones educativas y construir casas.

En la escuela, por ejemplo, tienen previsto hacer una eco aldea una vez tengan la cantidad suficiente de botellas rellenas las cuales son entregadas en gran medida por las mismas personas que visitan dicho lugar y que desde el ingreso al mismo, hacen uso de esta iniciativa para ir depositando sus desechos dado que en la escuela no están estipuladas canecas para los residuos.

“El fuerte de nosotros como escuela ambiental es el reciclaje por lo tanto cualquier iniciativa que apunte a este fin es interesante porque de una u otra manera estos residuos no llegan al mar”, indicó Quintero Sanguino, quien a la vez recordó que la gente le está haciendo mucho daño a los recursos naturales porque no se ha dado un manejo adecuado al problema de las basuras sobre todo el plástico y que precisamente por esto, hoy se debe hablar de soluciones.

Hasta el momento, según este ambientalista, ya son varias instituciones en la ciudad y entidades las que se han sumado a esta iniciativa, de hecho están contando con el compromiso de la Cámara de Comercio de Valledupar, donde los empleados se encuentran en el proceso de desarrollar esta iniciativa.

Por el mismo motivo ahora tratan que la esrategia se masifique de manera que las personas en sus casas se sumen a esta causa.

“El problema del ambiente es de todos y que de verdad es muy fácil estar quejándose, pero aquí hay parte de la solución porque se necesita solamente una persona para que se salve el planeta, no necesitamos cantidades de gente y esa persona eres tú”, sostuvo el ambientalista.