7 marzo, 2020

“El objetivo es impedir que la politiquería vuelva a tomarse al Hospital San Andrés”

Con la intervención de la Superintendencia de Servicios de Salud en junio del 2019 al Hospital San Andrés de Chiriguaná empezó el proceso de recuperación del centro de salud más importante del centro del Cesar.

Hospital San Andrés de Chiriguaná. 

FOTO/CORTESÍA.

Con la intervención de la Superintendencia de Servicios de Salud en junio del 2019 al Hospital San Andrés de Chiriguaná empezó el proceso de recuperación del centro de salud más importante del centro del Cesar.

La Superintendencia tomó la decisión con la finalidad garantizar la adecuada prestación del servicio de salud a los usuarios de este municipio y su área de influencia luego de una crisis financiera provocada por los malos manejos administrativos y la “politiquería”, según autoridades locales.

A casi nueve meses de la intervención la mayoría de servicios del Hospital se reanudaron los servicios de segundo nivel y progresivamente han mejorado los resultados financieros, al punto que las EPS volvieron a contratar con la entidad.

Cerca de terminar el proceso de intervención, en el municipio están organizando una veeduría ciudadana con el objetivo general de impedir que el municipio regrese a la antigua crisis.

Nacerá una veeduría para defender, vigilar, cuidar y proteger el funcionamiento y el servicio que debe brindar el Hospital para garantizar el derecho fundamental a la salud, mejor dicho, evitar que regrese a su estado de postración en que se encontró”, comentó el expersonero de Chiriguaná, Pedro Peinado.

Incluso, desde el municipio se ha solicitado que se extienda la intervención. “La comunidad ha pedido al superintendente que la continuidad de la intervención vaya hasta que no se recupere en su totalidad, que el hospital vuelva a ser el referente en el centro del departamento”, agregó Peinado.

Los organizadores de la veeduría esperan congregar profesionales de diferentes sectores. Además, reconocen que el mayor trabajo empezará una vez se retire la Superintendencia, donde, agregan, “se velará para que no regrese la politiquería y la corrupción que en el pasado hundió al hospital”.

Cabe recordar que las deudas hicieron insostenible al centro asistencial de segundo nivel de Chiriguaná, al punto que alcanzó pasivos de $25.000 millones de pesos.