Publicidad
Categorías
Categorías
Comunidad - 12 agosto, 2013

Desahuciado parque del Guatapurí

En precarias condiciones se encuentra el parque del barrio Guatapurí, más conocido como el parque ‘Los Pajaritos’.

El parque del barrio Guatapurí, más conocido como el parque de ‘Los Pajaritos’ Fotos de Adamis Guerra/ EL PILÓN
El parque del barrio Guatapurí, más conocido como el parque de ‘Los Pajaritos’ Fotos de Adamis Guerra/ EL PILÓN

 

Los cantos de canarios, mochuelos, sangre’toro y azulejos, que esporádicamente engalanan el parque del barrio Guatapurí de Valledupar, son opacados, según habitantes del sector, por las basuras, bancas en mal estado y falta de alumbrado público. 

Este lugar, ubicado en la calle 19D con carrera 18, los fines de semana es un punto de encuentro para los aficionados a los pájaros, pero con el pasar del tiempo el escenario se ha deteriorado a tal punto que habitantes del sector y visitantes frecuentes lanzan un S.O.S, para cuidarlo. 

“Las bancas están deterioradas, no hay quien haga aseo y durante las noches es guarida de delincuentes”, dijo uno de los vecinos. 
Agregó que los postes de las luminarias se han convertido en una trampa mortal, porque están energizados ante la fatal de mantenimiento. 

“Se robaron las lámparas y dejaron cables expuestos que dan corriente a la parte metálica. Tememos que esa corriente vaya a matar a un niño”, precisó.

Eduardo Durán, comerciante que lleva 42 años viviendo en el barrio, asegura que han sido múltiples las solicitudes a las autoridades competentes para intervención al parque, pero sus peticiones no han tenido eco.  

PUNTOS DE VISTA

Eduardo Durán. Habitante del sector. “El parque está lleno de desechos, porque no hay canecas, la gente tampoco tiene cultura para el aseo adecuado. Los domingos viene la gente con sus pájaros, hace su aseo, pero no es suficiente”

 

Tilsa Ovalle.  Habitante del sector “Hay muchos atracos alrededor, falta presencia por parte de las autoridades, porque los ladrones hasta nos amenazan. Este parque está abandonado”. 
 

Por Martín Elías Mendoza 

 

 

Comunidad
12 agosto, 2013

Desahuciado parque del Guatapurí

En precarias condiciones se encuentra el parque del barrio Guatapurí, más conocido como el parque ‘Los Pajaritos’.


El parque del barrio Guatapurí, más conocido como el parque de ‘Los Pajaritos’ Fotos de Adamis Guerra/ EL PILÓN
El parque del barrio Guatapurí, más conocido como el parque de ‘Los Pajaritos’ Fotos de Adamis Guerra/ EL PILÓN

 

Los cantos de canarios, mochuelos, sangre’toro y azulejos, que esporádicamente engalanan el parque del barrio Guatapurí de Valledupar, son opacados, según habitantes del sector, por las basuras, bancas en mal estado y falta de alumbrado público. 

Este lugar, ubicado en la calle 19D con carrera 18, los fines de semana es un punto de encuentro para los aficionados a los pájaros, pero con el pasar del tiempo el escenario se ha deteriorado a tal punto que habitantes del sector y visitantes frecuentes lanzan un S.O.S, para cuidarlo. 

“Las bancas están deterioradas, no hay quien haga aseo y durante las noches es guarida de delincuentes”, dijo uno de los vecinos. 
Agregó que los postes de las luminarias se han convertido en una trampa mortal, porque están energizados ante la fatal de mantenimiento. 

“Se robaron las lámparas y dejaron cables expuestos que dan corriente a la parte metálica. Tememos que esa corriente vaya a matar a un niño”, precisó.

Eduardo Durán, comerciante que lleva 42 años viviendo en el barrio, asegura que han sido múltiples las solicitudes a las autoridades competentes para intervención al parque, pero sus peticiones no han tenido eco.  

PUNTOS DE VISTA

Eduardo Durán. Habitante del sector. “El parque está lleno de desechos, porque no hay canecas, la gente tampoco tiene cultura para el aseo adecuado. Los domingos viene la gente con sus pájaros, hace su aseo, pero no es suficiente”

 

Tilsa Ovalle.  Habitante del sector “Hay muchos atracos alrededor, falta presencia por parte de las autoridades, porque los ladrones hasta nos amenazan. Este parque está abandonado”. 
 

Por Martín Elías Mendoza