Publicidad
Categorías
Categorías
General - 9 marzo, 2020

“Debemos generar conciencia de nuestros derechos y la dignidad como mujer en el Cesar”: Imelda Daza

Según la activista política y economista Imelda Daza, la organización de la mujer en los procesos de desarrollo del departamento del Cesar es muy ‘precaria’.

Imelda Daza.
Imelda Daza.

Según la activista política y economista Imelda Daza, la organización de la mujer en los procesos de desarrollo del departamento del Cesar es muy ‘precaria’.

Las pocas organizaciones que existen y que son activas se limitan a la lucha por el derecho al trabajo o lograr algún proyecto productivo, así como financiación del Gobierno departamental o municipal”.

Lee también: Mujer, inspiración del canto vallenato

Daza manifestó que el gremio femenino se encuentra muy lejos de conformar un grupo que se plante de manera firme frente al poder establecido para la reclamación de dignidad, derechos y exigir reclamación en la participación de las decisiones que las autoridades en el Cesar toman.

Esto es un proceso que hay que impulsar, esa ha sido mi meta, por eso he luchado, y servir de ejemplo al resto de mujeres que no se atreven, que les da miedo o están cohibidas por esta sociedad patriarcal en la que nacimos y crecimos”, añadió.

La economista, que ha participado en movimientos políticos de izquierda de Colombia y de Suecia, señaló que para que la mujer tenga un rol más protagónico debe partir de la decisión a participar en el uso del legítimo derecho de hablar.

Lee también: Las mujeres y la participación en espacios políticos del Cesar

Como parte de ese proceso reivindicativo en la búsqueda de la visibilidad de la mujer el pasado viernes seis de marzo, Daza recibió un reconocimiento por parte de la Comisión de Equidad de la Mujer en el Concejo Municipal de Valledupar por sus cinco décadas de lucha feminista.

Yo misma reconozco que lo merezco, llevo 52 años de vida política activa y creo que era más que justo que alguien dijera usted ha luchado y se lo agradecemos”, expresó Daza, quien considera que la sociedad va camino a ser más democrática.

Todo esto lo atribuyo al acuerdo de paz; el país vive otro momento”, concluyó.

LA MUJER EN EL PROCESO DEMOCRÁTICO

Quien fuese la primera mujer presidenta del Concejo de Valledupar en el año 1983, por encargo de liberales y conservadores, acotó que la democracia hoy en día es una asignatura pendiente.

Un departamento administrado y manejado por casas, familias y clanes no se puede llamar democrático y a nosotros nos han gobernado así; construir democracia es una tarea dura”.

No dejes de leer: Campeonas del deporte en el Cesar

La mujeres, no todas, a veces no tienen claridad en cuál ha de ser su desempeño porque muchas veces asumen cargos importantes y llegan para hacer lo mismo que hacen los hombres y lo único que hacemos es un reemplazo que llegan a comportarse como otro hombre porque no tienen conciencia de los problemas que nos afectan ni del carácter nuestro”, refirió Daza frente al papel que juega la feminidad ante el llamado de la sociedad para el propósito que están convocadas a desempeñar.

General
9 marzo, 2020

“Debemos generar conciencia de nuestros derechos y la dignidad como mujer en el Cesar”: Imelda Daza

Según la activista política y economista Imelda Daza, la organización de la mujer en los procesos de desarrollo del departamento del Cesar es muy ‘precaria’.


Imelda Daza.
Imelda Daza.

Según la activista política y economista Imelda Daza, la organización de la mujer en los procesos de desarrollo del departamento del Cesar es muy ‘precaria’.

Las pocas organizaciones que existen y que son activas se limitan a la lucha por el derecho al trabajo o lograr algún proyecto productivo, así como financiación del Gobierno departamental o municipal”.

Lee también: Mujer, inspiración del canto vallenato

Daza manifestó que el gremio femenino se encuentra muy lejos de conformar un grupo que se plante de manera firme frente al poder establecido para la reclamación de dignidad, derechos y exigir reclamación en la participación de las decisiones que las autoridades en el Cesar toman.

Esto es un proceso que hay que impulsar, esa ha sido mi meta, por eso he luchado, y servir de ejemplo al resto de mujeres que no se atreven, que les da miedo o están cohibidas por esta sociedad patriarcal en la que nacimos y crecimos”, añadió.

La economista, que ha participado en movimientos políticos de izquierda de Colombia y de Suecia, señaló que para que la mujer tenga un rol más protagónico debe partir de la decisión a participar en el uso del legítimo derecho de hablar.

Lee también: Las mujeres y la participación en espacios políticos del Cesar

Como parte de ese proceso reivindicativo en la búsqueda de la visibilidad de la mujer el pasado viernes seis de marzo, Daza recibió un reconocimiento por parte de la Comisión de Equidad de la Mujer en el Concejo Municipal de Valledupar por sus cinco décadas de lucha feminista.

Yo misma reconozco que lo merezco, llevo 52 años de vida política activa y creo que era más que justo que alguien dijera usted ha luchado y se lo agradecemos”, expresó Daza, quien considera que la sociedad va camino a ser más democrática.

Todo esto lo atribuyo al acuerdo de paz; el país vive otro momento”, concluyó.

LA MUJER EN EL PROCESO DEMOCRÁTICO

Quien fuese la primera mujer presidenta del Concejo de Valledupar en el año 1983, por encargo de liberales y conservadores, acotó que la democracia hoy en día es una asignatura pendiente.

Un departamento administrado y manejado por casas, familias y clanes no se puede llamar democrático y a nosotros nos han gobernado así; construir democracia es una tarea dura”.

No dejes de leer: Campeonas del deporte en el Cesar

La mujeres, no todas, a veces no tienen claridad en cuál ha de ser su desempeño porque muchas veces asumen cargos importantes y llegan para hacer lo mismo que hacen los hombres y lo único que hacemos es un reemplazo que llegan a comportarse como otro hombre porque no tienen conciencia de los problemas que nos afectan ni del carácter nuestro”, refirió Daza frente al papel que juega la feminidad ante el llamado de la sociedad para el propósito que están convocadas a desempeñar.