7 julio, 2021

Coronavirus podría causar disfunción eréctil en pacientes recuperados

Cada día que pasa desde que salió a la luz el coronavirus se descubren efectos o consecuencias que deja su contagio.

Imagen de referencia.

Cada día que pasa desde que salió a la luz el coronavirus se descubren efectos o consecuencias que deja su contagio. Ahora, la médica Dena Grayson, en entrevista con The New York Post, aseguró: “Ahora sabemos que las personas pueden tener efectos a largo plazo en la salud de este virus como complicaciones neurológicas”. Además, explicó que también puede haber problemas a largo plazo ante una posible disfunción eréctil.

“Y ahora, para los hombres que están viendo esto, existe una preocupación real aquí de que puedan tener problemas a largo plazo de disfunción eréctil por este virus porque sabemos que causa problemas en la vasculatura”, aseguró.

Grayson agregó que “esto es algo que es realmente preocupante”, puesto que puede traer consigo “complicaciones a largo plazo, de por vida, potencialmente”.

A través de un estudio publicado en julio por la Universidad de Roma y la Universidad de Milán se conoció que el SARS-CoV-2 puede traer consigo este problema sexual en quienes logran recuperarse.

“La disfunción eréctil es una probable consecuencia de covid-19 para los sobrevivientes y, considerando la alta transmisibilidad de la infección y las mayores tasas de contagio entre los hombres mayores, resulta un preocupante fenómeno para gran parte de los pacientes afectados”, señalan los autores del estudio.

Además, “la covid-19 podría agravar las condiciones cardiovasculares; por lo tanto, aumenta aún más el riesgo de disfunción eréctil”, indicaron, agregando: “La función testicular en pacientes con covid-19 requiere una investigación cuidadosa en la asociación poco clara con la deficiencia de testosterona y en las posibles consecuencias para la salud reproductiva”.

Además, señalan que, para las dos enfermedades, se podrían solucionar a través de los inhibidores de la fosfodiesterasa-5 (PDE5).

“El tratamiento con inhibidores de la fosfodiesterasa-5 (PDE5) podría ser beneficioso tanto para COVID-19 como para disfunción eréctil”, concluye la investigación.

Con información de Revista Semana.