15 mayo, 2021

¿Cómo disminuir el desempleo juvenil en Valledupar?

El 52 % de los jóvenes desempleados en Valledupar son bachilleres que no cuentan con los recursos económicos para ingresar a la educación superior, lo cual disminuye sus posibilidades para entrar en el mercado laboral, según un informe del Centro de Estudios Socioeconómicos y Regionales del Cesar, Cesore.

Los jóvenes necesitan mayor preparación académica para obtener mejores puestos de trabajo. 
Imagen de archivo.

De acuerdo con estudios económicos, la falta de educación superior es la principal causa del alto porcentaje de desempleo en Valledupar. Sin estudios superiores nuestros jóvenes son menos competitivos en el mercado laboral. Según el Centro de Estudios Socioeconómicos y Regionales del Cesar, Cesore, el 52 % de los jóvenes desempleados son bachilleres. 

El estudio señala que de los 5.000 bachilleres que se gradúan al año solo 2.000 acceden a la educación terciaria. Los 3.000 restantes con estudios escolares no cuentan con las competencias necesarias para obtener empleos formales en empresas o corporaciones en donde el personal debe contar con una capacitación superior. 

Panorama similar presentó el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, Dane. Para el mes de marzo, la tasa de desempleo en los jóvenes fue del 28,8 % en la capital del Cesar, 2,5 puntos por encima del mes de febrero. 

Lea también: En Valledupar, Mercabastos reporta desabastecimiento

Este aumento ubicó a Valledupar por encima de ciudades del Caribe como Santa Marta (24,3 %) y Cartagena (22,4 %), que junto a Barranquilla (22,7 %) se posicionaron como las capitales con menor índice de desempleo para los jóvenes.

Por eso, surge la pregunta sobre ¿cómo reducir el desempleo juvenil en Valledupar? Según Gelca Gutiérrez, rectora de la Fundación Universitaria del Área Andina, para disminuir el número de jóvenes desocupados es necesario aumentar la oferta de estudios técnicos para acoger a la población que no logra acceder a la educación superior. 

En ese sentido, Cesore propone que para mejorar las competencias se deben “atraer institutos técnicos y ampliar los existentes” para que los egresados del bachillerato puedan prepararse en las áreas de trabajo de mayor demanda en la ciudad.  

Según el informe, entre noviembre de 2020 y enero de 2021 el sector con mayor demanda y oferta laboral en Valledupar fue el comercio y reparación de vehículos con un 37 %, evidenciando que un alto porcentaje de la economía de la ciudad se basa en la actividad comercial. 

Los otros sectores que más generan empleo en la ciudad son administración pública y defensa, educación y atención a la salud humana, con un 22 %; actividades artísticas, entretenimiento, recreación, 18%; transporte y almacenamiento, 17 %; industrias manufactureras, 14 %; alojamiento y servicios de comida, 13 %; actividades profesionales, científicas, técnicas y servicios administrativos 10 %; construcción 13 %; y agricultura y otros 7 %. 

El desafío en la mayoría de estos sectores es el predominio del empleo informal, sobre todo en el comercio, el transporte y las artes, de allí que la preparación técnica de los jóvenes debe centrarse en capacitarlos para el emprendimiento formal, agregan los expertos.  

¿QUÉ DICEN LOS EMPRESARIOS? 

De acuerdo con Rafael Santo Domingo, gerente de Cemento Vallenato, en términos generales los profesionales graduados de la región  “no salen de las universidades bien preparados”. Aseveró que cuando realizan pruebas para la contratación encuentran fuertes debilidades académicas.  

Le puede interesar: Singapur: la invasión de Valledupar sumergida en la violencia

“La educación nuestra es muy débil. Los jóvenes necesitan mucha más preparación, prácticas y que los instruyan profesores que tengan experiencia. Tienen debilidades en la planeación de las cosas, en la escritura, tecnología y en las redes. En la última área han mejorado un poco por la cuestión de la pandemia de la covid-19, pero siguen teniendo dificultades”, manifestó Santo Domingo.  

Agregó que algunos jóvenes profesionales sí cuentan con la debida preparación, pero es mayor el número de los que tienen falencias que salen a la luz cuando entran al campo laboral. 

Por otro lado, Juan Manuel Ortiz, de la junta directiva de Camacol Regional Cesar, precisó que en el sector de la construcción los profesionales universitarios graduados en Ingeniería Civil y Arquitectura son los que están más relacionados con dicha actividad económica, y ellos “prestan un servicio”, pero en general la mano de obra contratada para edificar obras muchas veces no necesita estudios.

Por: Namieh Baute Barrios / EL PILÓN