10 mayo, 2021

Bandoleros, vándalos ‘y otros demonios’ desadaptados

En medio de las protestas sociales, unas pacíficas y otras violentas, emergen los vándalos y desadaptados que podrían ser los salvajes y/o los bandoleros de otros tiempos.

Foto: Joaquín Ramírez.

Los demonios desadaptados coexisten desde la época de la ‘invasión’ como llama el escritor tolimense William Ospina en su obra ‘Guayacanal’ y otros pensadores latinoamericanos a la barbarie iniciada en 1492; mismos desadaptados víctimas del despojo y explotación documentado en ‘Las Venas abiertas de América Latina’ por el periodista uruguayo Eduardo Galeano y del ‘genocidio’ de los pueblos ancestrales en palabras recientes del activista político vallenato Rodolfo Quintero en el periódico EL PILÓN y en Radio Guatapurí. Esos desadaptados históricos, hoy reclaman reconstruir un proyecto de Estado – Nación en una perspectiva descolonial: con la inclusión de los excluidos, por eso tumban estatuas, desconocen adulaciones y zalamerías de la ‘sociedad vallenata’ que consideran no los representa, pero esta acción ‘vandálica’ de los marginales es solo simbólica, hay otras reclamaciones de fondo que no han sido escuchadas y menos tramitadas para resolver conflictos históricos. Exigen cumplimiento del Estado Social de Derecho.

Lea también: Jornada de protestas en Valledupar dejó 15 retenidos y varios heridos

Dependiendo del lugar de enunciación, el otro es el salvaje y desalmado: en una época desde la posición dominante se les consideró a los negros traídos del África como mercancía y a los considerados pueblos primitivos que han logrado sobrevivir en armonía hasta la época actual del antropoceno al llamado desarrollo y la modernidad.

La clase política y la económica que financia a la primera para convertirse en clase dominante o en algunos casos se mezclan cuando esta última lo permite no ha entendido las necesidades y reclamaciones de transformaciones estructurales como la modernización del Estado, hoy en poder de unas cuantas familias, y la garantía de derechos como la gratuidad de la educación superior, hoy la generalidad es que puede ir a  la universidad quien puede pagar en una privada o tiene las competencias y capacidad de pago para acceder a un cupo en la pública; el acceso a la salud de buena calidad es para quien puede pagar un plan complementario; el empleo digno, un joven universitario puede pasar los cinco años de su carrera profesional pasando hojas de vida, generalmente desiste y termina en el mototaxismo, vendiendo fritos o minutos de celular en una esquina u otras prácticas de informalidad; tampoco hay políticas públicas para el emprendimiento en una ciudad con las más altas cifras de desempleo del país, el acceso a la vivienda está lleno de requisitos, trabas burocráticas y altos intereses financieros para una familia de los sectores populares; disminución de la pobreza, pasa cada vez más por la precarización laboral y el empobrecimiento pero que en la ruralidad es más evidente la pobreza por el abandono del Estado y ni se diga de las comunidades indígenas: chimila, yukpa y wayuu que luchan en medio de la mendicidad frente a la modernidad y el desarrollo por no desparecer. 

Los desaptados reclaman redistribución de las riquezas, gozar de su condición de ciudadanos y acceder a los beneficios y privilegios del Estado, no dádivas paliativas de la pobreza, capturados en una clase burócrata que se adueñó de todo. Las gentes de los sectores populares quieren mayores oportunidades.

Le puede interesar: La discriminación y el desempleo ‘golpean’ a la población LGBTI en Valledupar

En el marco de un Estado burocrático y un Estado corporativo, ambos con vocación acumulativa y monopólica, de no haber una interpretación de las clases dominantes y políticas, asistiremos una y otra vez a las manifestaciones pacíficas y las acciones violentas, insurgencias y contrainsurgencias, veremos una y otra vez los ‘Simón Trinidad, los ‘Jorge 40’, los ‘Luisitos’… la lista sigue y ‘Libranos del bien’. El siglo pasado fueron los bandoleros sociales con simpatías con las clases populares y bandoleros políticos articulados a la clase dominante como los tipifican los investigadores Gonzalo Sánchez y Doony Meertens en la obra ‘Bandoleros, Gamonales y Campesinos’ (2010) a partir de los trabajos ‘Rebeldes primitivos’ (1959) y ‘Los Bandidos’ (1969, 1974) de Eric Hobsbawm, entre otros autores, mismos bandoleros que bien podrían ser guerrilleros, ‘pájaros’, chulavitas, paramilitares y mercenarios. Parafraseando al sociólogo Alfredo Molano, ‘El tropel’ es el mismo: los bandoleros sociales, guerrilleros, vándalos y desadaptados reclaman transformación y cambios estructurales frente a un Estado que no cede a las reclamaciones populares y que históricamente ha respondido con los bandoleros políticos, pájaros, chulavitas, limpieza social, paramilitares y ejércitos mercenarios. En medio de esa disputa por el botín de guerra, la transformación y/o control del Estado, hacía un lado o hacía el otro, están los marimberos de otros tiempos que hoy se les llama ‘traquetos’ y narcotraficantes. Así las cosas: ¿Los acuerdos y procesos de paz en Colombia han fracasado?, basta revisar la continuidad del conflicto armado y social como evidencia de todos los males, pero ese será objeto de otro escrito.

Por: Hamilton Fuentes