12 junio, 2019

Aunque disminuyen los índices, todavía prevalece el trabajo infantil

Las autoridades continúan la lucha conjunta por disminuir las cifras de menores expuestos a realizar alguna actividad laboral. En el Cesar el Sieti reportó 2.254 casos en trabajo Infantil o en riesgo, mientras que en Valledupar se estima que hay alrededor de 250 niños expuestos a este delito.

E n semáforos junto a sus padres, recorriendo los distintos barrios de Valledupar ofreciendo productos como bolsas de basuras o a las afueras de restaurantes cuidando automóviles para recibir algún pago, así se pueden encontrar a decenas de niños y niñas en la ciudad, quienes están, por necesidad o sometimiento de mayores, trabajando.

Precisamente hoy se conmemora por parte de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, el Día contra el Trabajo Infantil, con el que se quiere concientizar sobre el alcance de este problema y fortalecer la labor para erradicar esta situación.

De acuerdo con Jaider Rincones, jefe de la Oficina de Gestión Social Municipal, en el último informe del Dane que se emitió en marzo de este año Valledupar disminuyó en 50 % la cifra de menores trabajadores en el territorio, algo que se suma a los datos del informe que emitió el Ministerio del Trabajo el año pasado, donde se mostraba una reducción significativa del 70 % de menores en riesgo de trabajo infantil.

“En el 2012, cuando se inició la base de datos estábamos en un 5.7 %, hoy a través de todas las acciones que se hacen en zonas libres de trabajo infantil, los operativos, las brigadas, las jornadas diurnas y nocturnas, las intervenciones de gobierno, disminuimos al 2.6 % el porcentaje de menores que están trabajando”, explicó Rincones.

De esta manera, como concluyó Rincones, de los 800 menores en riesgo de trabajo infantil que figuraban en 2015 hoy figuran alrededor de 240 a 250, quienes están en esta condición y sobre los cuales se está haciendo un cruce de información para concluir la depuración de la base de datos en la que se manejan estos reportes.

Rosember Alvarado Rodríguez, director encargado del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, seccional Cesar.

Sin embargo, como indicó el director encargado del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, seccional Cesar, Rosember Alvarado Rodríguez, con el seguimiento que han hecho por medio del Comité Interinstitucional de Erradicación del Trabajo Infantil (Cieti) municipal y departamental; que reúne a diferentes entidades como el Ministerio del Trabajo, la Gobernación, Alcaldía de Valledupar, Icbf, Policía Nacional, Migración Colombia, entre otras, han visto que cada vez más niños salen a las calles a realizar alguna actividad que genere ingresos.

“El hecho de que un niño salga a pedir con un dulce en la calle, lo mande el papá o una persona mayor, ahí estamos hablando de trabajo infantil y no debemos permitirlo”, sostuvo Alvarado Rodríguez, quien señaló que esto se diferencia de la mendicidad que no está tipificada como delito.

Según el funcionario, para que esto se pueda contrarrestar sería importante contar con una institución, un hogar sustituto, donde se puedan llevar a estas familias para que se tomen medidas al respecto que busquen el restablecimiento de los derechos de los menores.

En este sentido hasta el momento solo se está gestionando con el nivel nacional de este instituto la autorización de una licencia de funcionamiento para la administración del mismo que, en caso tal, le correspondería al municipio de Valledupar.

A NIVEL CESAR

A nivel departamental, donde el Sistema de Información Integrado para la Identificación, Registro y Caracterización del Trabajo Infantil y sus Peores Formas, Siriti – Cesar, reportó 2.254 casos en trabajo infantil o en riesgo, también cuentan con centros de atención en la modalidad de media jornada en los que se atienden niños en municipios como Bosconia y Aguachica y se les ofrece una capacitación tanto a los menores como a las familias para que no se siga dando este tipo de prácticas.

Sobre la posibilidad de contar con un hogar de paso en la capital del Cesar, el vocero de Gestión Social de la administración local reveló que el ICBF les notificó que no existen aun operadores con licencia de funcionamiento para la modalidad de hogar de paso que puedan brindar una atención integral.

Entre tanto, manifestó Rincones, que existe otra modalidad que ya tiene el Icbf y son los hogares sustitutos donde están siendo atendido menores tanto colombianos como venezolanos que se identifican en riesgo o que están siendo víctimas de vulneración de derechos.

Semáforos y zonas comerciales son los escenarios de mayor seguimiento por parte de las autoridades para combatir este delito. FOTO: ARCHIVO

TAREA CONJUNTA

Con relación a cómo se ha acentuado esta problemática con la llegada de población migrante de Venezuela a esta capital y a todo el departamento, los voceros de las diferentes entidades coincidieron en que es un factor que ha incidido de manera notable en este fenómeno.

“Eso definitivamente ha disparado el escenario, es una realidad con la que vivimos, en eso Migración Colombia ha sido muy oportuna en el apoyo que nos ha brindado y hemos venido haciendo la identificación no solamente en el aspecto del trabajo infantil”, aseguró Delwin Jiménez, director territorial del Ministerio del Trabajo.

Según Jiménez, aunque este panorama ha ido disminuyendo cada mes, la tasa más alta se evidencia en las intersecciones semafóricas donde generalmente se ubican muchos de estos pequeños para practicar alguna actividad laboral.

A dichas zonas se suman otros espacios que referenció el director del Icbf como los balnearios y sitios del mercado donde se ha podido detectar que se está dando este tipo de explotación. Junto con este seguimiento a dichos lugares, también se realiza dos veces al meses y de la mano de un equipo interinstitucional con acompañamiento de Policía Nacional y de inteligencia del Ejército Nacional una labor de supervisión en sectores comerciales, casas de lenocinio, estancos y otros espacio donde ya han identificados que puede presentarse trabajo infantil que, para Jiménez, también está ampliamente ligado al escenario de delincuencia e inclusive de bandas criminales por lo que se cuenta con la fuerza militar.

De parte de la Policía Nacional, que también integra el Cieti, el jefe de protección y servicios especiales capitán Andrés García, hizo referencia a que se hacen actividades continuamente en todos los lugares de espacio público como son los parques, plazas de mercado, semáforos y centros comerciales en donde se evidencia este tipo de conductas en las que los niños pueden estar siendo utilizados o se encuentran laborando.

Dentro de esto, señaló el uniformado, también se encuentra en gran medida el factor de la mendicidad para lo que también son utilizados los pequeños y a lo que, expresó, no debería contribuir la gente inspirados por el sentido social.

“Lo que están alimentando a estar personas e invitando a que no salgan de la mendicidad sino que se queden ahí porque les va a generar un rubro”, destacó García.

LAS ALTERNATIVAS

No es secreto que el desarrollo de este fenómeno viene dado en gran medida por un entorno de pobreza o limitado acceso a la educación por parte de los menores. Por esto una de las estrategias que se ha planteado el Icbf tiene que ver con la capacitación de los papás de estos niños a fin de que sean productivos y generen sus propios ingresos. En el corregimiento de Guacochito, por ejemplo, se logró la capacitación de 30 personas de la mano del Sena que ahora producen zapatos.

“Esto de una manera incide porque estos papás ya van a generar sus propios ingresos y no van a mandar a los niños a pedir en la calle donde hay muchos riesgos y la idea es prevenir también”, enfatizó Rosember Alvarado Rodríguez.

Por parte del Ministerio del Trabajo, su director territorial apuntó a la política de empleo en la que se están ofertando a través de la Comisión Nacional del Servicio Civil, 257.000 empleos que están hoy disponibles en concursos y a lo que suma la capacitación para el emprendimiento.

En cuanto a la administración local, teniendo en cuenta que el lema que se está trabajando desde la Organización Internacional de Trabajo, OIT, es que los menores no deben trabajar en el campo sino en sus sueños, en conjunto con el Cieti y el Consejo de Política Social se sigue realizando la estrategia denominada ‘Una hora en contra del trabajo infantil’.

Así pues se han hecho intervenciones con estudiantes de 10 y 11 grado de instituciones públicas y privadas donde se les muestra qué es el trabajo infantil, cuáles son las peores formas de trabajo infantil y cuáles son las rutas de atención que tiene el municipio a través de las diferentes instituciones para denunciar o poder prevenir el trabajo infantil.

Además, como resaltó el jefe de la Oficina de Gestión Social, el territorio de Valledupar fue seleccionado dentro de 15 ciudades capitales para implementar la estrategia de territorio amigo de la niñez con la que se sigue extendiendo el mensaje para los padres que puedan seguir formando desde las familias los procesos de valores y de cuidado integral para sus hijos.

“Lo segundo es decirles que hay espacios públicos de diversión como los parques o la ambientación cultural que se tiene hoy y diferentes escenarios para que nuestros niños puedan tener una visión distinta de su proyecto de vida y puedan construir junto con sus padres un proyecto de vida sana”, agregó Rincones.

Precisamente con el propósito de enfatizar en este mensaje, hoy se llevará a cabo a partir de las 8:30 a.m. un acto simbólico en el Archivo Departamental Aníbal Martínez Zuleta, donde también se hablará de la importancia de seguir aunando esfuerzos para combatir esta situación que atraviesan muchos niños y niñas.

Por: Daniela Rincones Julio/ El Pilón