Publicidad
Categorías
Categorías
Cultura - 7 junio, 2024

Atánquez, el territorio indígena que marcó un hito en la antropología

A mediados del siglo XX, Atánquez fue uno de los territorios explorados para conocer la cultura indígena y con diversas investigaciones y planteamientos han surgido las condiciones en cuanto a derechos y otras circunstancias que envuelven a los pueblos.

En el auditorio de la Cámara de Comercio se desarrolló el conversatorio ‘La gente de Aritama, una historia poco conocida del pueblo de Atánquez’.
En el auditorio de la Cámara de Comercio se desarrolló el conversatorio ‘La gente de Aritama, una historia poco conocida del pueblo de Atánquez’.

En el conversatorio ‘La gente de Aritama, una historia poco conocida del pueblo de Atánquez’, se destacaron y recordaron distintos hechos culturales que envuelven a la población indígena, sobre todo la perteneciente a la etnia kankuama. Además se debatió sobre la importancia de esta investigación y lo que representa para las culturas indígenas. 

En diálogo con EL PILÓN, la antropóloga Adriana Pumarejo Hinojosa explicó lo que significaron las investigaciones de Reichel y Gerardo Reichel-Dolmatoff, quienes posteriormente publicaron el libro ‘La gente de Aritama. La personalidad cultural de una aldea mestiza de Colombia’. 

Pumarejo detalla por qué en el material literario el corregimiento de Atánquez fue llamado con el nombre de Aritama. 

“La justificación que ellos dan es que Aritama siendo un laboratorio de análisis del cambio, es el reflejo o el ejemplo de una cantidad infinita de ‘aritamas’ que podemos encontrar en Colombia.  Desde mi punto de vista hay unas particularidades que no podemos generalizar de esta manera porque no hay miles de ‘aritamas’, hay ‘atánquez’”, expresó.

No obstante, mencionó que, aunque el libro escrito por la pareja de antropólogos es claro que Aritama es el corregimiento de Atánquez, solo en una oportunidad a lo largo de todo el material escrito aparece el nombre del territorio como lo conocemos en la actualidad.

“Atánquez fue la capital del territorio nacional de Nevada y Motilones, es la única parte en la que ellos mencionan Atánquez en vez de Aritama, por supuesto no es lo mismo ser el cambio que ser un satélite del cambio. Aritama es como un eslabón que permite entender cómo se produce el cambio cultural, cómo se produce el cambio entre pueblos indígenas y una cultura que ellos llaman criollo-mestizas”, aseguró.

Destaca que la publicación del libro se desarrolla en un momento crucial en la historia de Colombia en la cual los pueblos indígenas comenzaban a ganar terreno en el marco de los derechos humanos y la preservación de los territorios ancestrales. 

“El libro se desarrolla en una etapa particular en Colombia es el momento en el que comenzamos a ver la defensa de los resguardos en el cauca, en Nariño, en el Tolima, entonces se genera una tensión entre antropología intelectual y social, que a través del conocimiento que posee la antropología es posible lograr un cambio”.  

OPINIONES SOBRE LA OBRA LITERARIA 

Al final de la intervención, de la antropóloga Adriana Pumarejo resolvió inquietudes de los asistentes al conversatorio, quienes plantearon dudas acerca de algunos hechos narrados en el libro ‘La gente de Aritama. La personalidad cultural de una aldea mestiza de Colombia’. 

Se destacaron detalles como que en la obra se habla que el pueblo del corregimiento de Atánquez se dedicaba a la fabricación de sombreros, siendo que son productores de mochilas artesanales además de algunas relaciones históricas que no se referencian con claridad y que para algunos de los lectores deja más dudas que certezas. 

En ese contexto, Adriana Pumarejo explicó que, pese a que el libro genera una serie de interrogantes, es necesario fijarse además en el material fílmico, pues retrata personas de la época, quienes hicieron sus aportes a la recopilación de datos que posteriormente serían publicados.

POR: ROBERT CADAVID / EL PILÓN

Cultura
7 junio, 2024

Atánquez, el territorio indígena que marcó un hito en la antropología

A mediados del siglo XX, Atánquez fue uno de los territorios explorados para conocer la cultura indígena y con diversas investigaciones y planteamientos han surgido las condiciones en cuanto a derechos y otras circunstancias que envuelven a los pueblos.


En el auditorio de la Cámara de Comercio se desarrolló el conversatorio ‘La gente de Aritama, una historia poco conocida del pueblo de Atánquez’.
En el auditorio de la Cámara de Comercio se desarrolló el conversatorio ‘La gente de Aritama, una historia poco conocida del pueblo de Atánquez’.

En el conversatorio ‘La gente de Aritama, una historia poco conocida del pueblo de Atánquez’, se destacaron y recordaron distintos hechos culturales que envuelven a la población indígena, sobre todo la perteneciente a la etnia kankuama. Además se debatió sobre la importancia de esta investigación y lo que representa para las culturas indígenas. 

En diálogo con EL PILÓN, la antropóloga Adriana Pumarejo Hinojosa explicó lo que significaron las investigaciones de Reichel y Gerardo Reichel-Dolmatoff, quienes posteriormente publicaron el libro ‘La gente de Aritama. La personalidad cultural de una aldea mestiza de Colombia’. 

Pumarejo detalla por qué en el material literario el corregimiento de Atánquez fue llamado con el nombre de Aritama. 

“La justificación que ellos dan es que Aritama siendo un laboratorio de análisis del cambio, es el reflejo o el ejemplo de una cantidad infinita de ‘aritamas’ que podemos encontrar en Colombia.  Desde mi punto de vista hay unas particularidades que no podemos generalizar de esta manera porque no hay miles de ‘aritamas’, hay ‘atánquez’”, expresó.

No obstante, mencionó que, aunque el libro escrito por la pareja de antropólogos es claro que Aritama es el corregimiento de Atánquez, solo en una oportunidad a lo largo de todo el material escrito aparece el nombre del territorio como lo conocemos en la actualidad.

“Atánquez fue la capital del territorio nacional de Nevada y Motilones, es la única parte en la que ellos mencionan Atánquez en vez de Aritama, por supuesto no es lo mismo ser el cambio que ser un satélite del cambio. Aritama es como un eslabón que permite entender cómo se produce el cambio cultural, cómo se produce el cambio entre pueblos indígenas y una cultura que ellos llaman criollo-mestizas”, aseguró.

Destaca que la publicación del libro se desarrolla en un momento crucial en la historia de Colombia en la cual los pueblos indígenas comenzaban a ganar terreno en el marco de los derechos humanos y la preservación de los territorios ancestrales. 

“El libro se desarrolla en una etapa particular en Colombia es el momento en el que comenzamos a ver la defensa de los resguardos en el cauca, en Nariño, en el Tolima, entonces se genera una tensión entre antropología intelectual y social, que a través del conocimiento que posee la antropología es posible lograr un cambio”.  

OPINIONES SOBRE LA OBRA LITERARIA 

Al final de la intervención, de la antropóloga Adriana Pumarejo resolvió inquietudes de los asistentes al conversatorio, quienes plantearon dudas acerca de algunos hechos narrados en el libro ‘La gente de Aritama. La personalidad cultural de una aldea mestiza de Colombia’. 

Se destacaron detalles como que en la obra se habla que el pueblo del corregimiento de Atánquez se dedicaba a la fabricación de sombreros, siendo que son productores de mochilas artesanales además de algunas relaciones históricas que no se referencian con claridad y que para algunos de los lectores deja más dudas que certezas. 

En ese contexto, Adriana Pumarejo explicó que, pese a que el libro genera una serie de interrogantes, es necesario fijarse además en el material fílmico, pues retrata personas de la época, quienes hicieron sus aportes a la recopilación de datos que posteriormente serían publicados.

POR: ROBERT CADAVID / EL PILÓN