12 julio, 2021

Anugwekia, el grupo que mantiene intacta la cultura arhuaca

A ritmo de los tambores y el acordeón un grupo de jóvenes le cantan y bailan a la madre Tierra.

El grupo cultural fue creado hace tres años en Pueblo Bello, Cesar.   FOTO: CORTESÍA.

“…Soy arhuaco nativo

Herencia de mi raza

Porque es grato cantarle

A nuestra tierra amada,

Tierra que nos vio crecer

En toda la Sierra Nevada…”

Así dice un fragmento de una de las canciones que interpreta el grupo Anugwekia, creado hace tres años en el municipio de Pueblo Bello, en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, que busca preservar la cultura de la comunidad indígena arhuaca y visibilizarla en el mundo.

Anugwekia está conformado por cerca de 30 personas que se encargan de enseñar el valor de su cultura a jóvenes y niños de la etnia a través de la danza, los cantos, la poesía y la música nativa tocada con tambores, acordeón, guache flautas y maracas, entre otros instrumentos que fusionan con ritmos vallenatos.

En diálogo con EL PILÓN, Francisco Zapata, cantor y compositor del grupo cultural señaló que, a diferencia de la música comercial, sus canciones van encaminadas al cuidado de la madre tierra y sus raíces ancestrale, exaltando la importancia de la naturaleza y los animales.

“Estamos motivando a la práctica, la enseñanza y a compartir estos temas importantes con las diferentes comunidades. Es necesario mostrarles a Colombia y al mundo que la cultura arhuaca es una cultura viva que sigue permaneciendo, pero siempre y cuando nosotros podamos practicar la música y cantarle a la naturaleza. Nuestra música, a diferencia del tema comercial que es la música vallenata, se dedica a cantarle a la sierra, al agua, a los cerros, cantarles a nuestros mayores, a la niñez y a todo nuestro entorno”, dijo Zapata.

Por su parte, la gestora cultural Leidy Izquierdo explicó que trabajan con cerca de 20 niños a quienes les enseñan no solo la música y danza tradicional, sino la importancia de lo que significa ser arhuaco dentro y fuera de su territorio.

Los cantos a la tierra y la naturaleza son la esencia de Anugwekia.   FOTO: CORTESÍA.

Con este grupo mostramos nuestra cultura a través de la música y es muy importante tener claro lo que significa ser arhuaco. Tenemos tres líneas que son: música en letras enfocado a la Sierra Nevada de Santa Marta, poesía y danza, así como todo lo que va enfocado a nuestro cultural”, contó.

Además, también se encargan de enseñar su lengua nativa. “La idea es que a través de la música también se cree otra línea de enseñanza sobre lengua iku porque al llegar a municipio los niños se relacionan con personas que no son indígenas y van dejando la cultura”, dijo.  

Entre tanto, el gestor cultural Jesús Reinel Torres celebró que los niños estén interesados por dar a conocer su identidad y transmitirla de generación en generación.

“Los jóvenes han tomado la iniciativa de preservar nuestra cultura e identidad y sobre todo con el mensaje que como grupo estamos transmitiendo, los jóvenes se sienten identificados porque es un mensaje que va al tema de la preservación cultural y de nuestra madre tierra”, dijo.

A través de sus redes sociales el grupo de danza Anugwekia comparte cada una de las presentaciones que realiza en su comunidad y manifestaron que su deseo es que más arhuacos se sumen a su iniciativa para que su cultura sea sobresaliente en la región y en el mundo, así como que se convierta en una oportunidad para que puedan nacer nuevos talentos en su territorio.

POR: CARMEN LUCÍA MENDOZA CUELLO/ EL PILÓN.