9 abril, 2019

Agua de La Paz no provocó la hepatitis A, ¿entonces qué?

Tras las pruebas realizadas en la capital del país a muestras del agua de este municipio, se confirmó que no es de allí de donde proviene la contaminación que ha afectado ya a 36 personas identificadas.

Ayer se realizó una reunión para revisar la situación actual del brote que se presenta en el municipio de La Paz.

Foto: Cortesía.

Por: Daniela Rincones Julio / EL PILÓN
daniela.rincones@elpilon.com.co

Diez días después de que se tomarán las pruebas de agua del municipio de La Paz por parte de un equipo de la Secretaría de Salud Departamental y las mismas fueran enviadas a Bogotá para que se evaluaran sus condiciones, las autoridades sanitarias de este municipio y del Cesar recibieron el parte positivo que certifica que en el líquido no fueron hallados indicios que argumenten el brote de hepatitis A que se ha dado en dicho lugar.

“Es una de las mejores noticias porque hace años La Paz fue el único municipio en el país que se le aisló el virus en agua, hoy las pruebas salen negativas y eso nos da tranquilidad”, aseguró Jorge Juan Orozco, secretario de Salud del Cesar, tras un consejo que se llevó a cabo ayer con las autoridades de dicho municipio.

Al tiempo sostuvo que como resultado de la reunión quedaron comprometidos con firmar el plan de intervenciones colectivas con el hospital, capacitar a los presidentes de Juntas de Acción Comunal, rectores de colegios de La Paz para controlar a los pacientes diagnosticados y que este brote no se convierta en una epidemia.

“Seguimos apoyando a la alcaldesa en un plan de contingencia que vamos a montar hasta el mes de junio y así poder garantizar en La Paz que este brote no va a continuar”, sostuvo el funcionario.

Por su parte Andrea Ovalle, primera mandataria de La Paz, manifestó que han visto que la curva epidemiológica ha disminuido y que a través de esta reunión de las diferentes instituciones como la Empresa de Servicios Públicos, Secretaría de Salud, Secretaria de Planeación y Gobernación, quedaron por establecer unos planes para hacer pedagogía y prevención con el fin de evitar que esto se convierta en algo mayor a lo que se está presentando en este momento.

De la misma manera expresó que los 36 casos identificados tienen un control permanente de la Secretaría de Salud y que son niños que están aislados en estos momentos, visitados de manera permanente, con un protocolo y comportamiento en hábitos de salud. Igualmente aseguró que esto es algo que no solo se hace con ellos sino también visitando a los comedores escolares, instituciones educativas, mercado, entre otros lugares para poder educar y evitar que en el futuro se presente otro brote.

“Con el tema de agua se va a hacer mayor control al tema de cloramiento pero también miramos que existe una deficiencia que es un tema de clorador en la planta y la administración municipal se hizo el compromiso de comprar un nuevo clorador porque lo que está en riesgo es la salud de los habitantes del municipio”, reveló la alcaldesa.

Entre tanto el secretario de Salud de este municipio, Carlos Andrés Oñate López, indicó que el mapeo que han hecho muestra que la contracción de la enfermedad se puede deber no solo al agua sino a los alimentos, malos hábitos higiénicos y sobre todo a la propagación. Es demasiado virulenta, se propaga muy rápido. “La recomendación y el mensaje es que hiervan el agua, que los niños tengan su propio menaje de comidas, que tengan su propio cepillo de dientes y buenos hábitos al hacer las deposiciones en sus casas”, enfatizó Oñate.

Por último, hizo referencia a que las acciones que se han hecho han sido persistentes y han puesto en marcha un plan de contingencia de manera intersectorial junto con lo que han avanzado en lo pedagógico y especifico con relación al control del brote involucrando a los proyectos ambientales escolares de las diferentes instituciones, sobre todo la ‘Ciro Pupo Martínez’ y de la Institución Educativa San José.