22 julio, 2020

Agoniza la infraestructura de la Institución Eloy Quintero de Bosconia

Como se puede observar en los registros fotográficos, los escombros se tomaron varios salones, incluso hay tejas caídas. Al parecer una ceiba destruyó las instalaciones de los laboratorios. En curso hay un proyecto que salvaría a la antigua institución.

FOTO/CORTESÍA.

La Institución Educativa Eloy Quintero Araujo de Bosconia es un referente de la educación primaria y secundaria en el municipio del norte del departamento. No solo por los años, también por la variedad de profesionales egresados de la institución.

Lee también: Estudiantes de Valledupar terminarán el año con clases virtuales

Pero los años pasaron factura sobre las instalaciones del centro educativo. Fundada en 1973, varios salones no cumplen con los espacios requeridos, mientras que los laboratorios quedaron abandonados. Como se puede observar en los registros fotográficos, los escombros se tomaron varios salones, incluso hay tejas caídas.

El rector de la institución, Heiner Muñoz, aseguró que hay problemas en la infraestructura por su antigüedad. “En estos momentos tenemos necesidades de canchas deportivas, renovación de laboratorios. La institución es antigua, y como tal hay un desgaste, pero no se está cayendo. El representante Chichí Quintero ha visitado la institución en varias ocasiones, esta lleva el nombre de su padre. Hemos buscado cómo gestionar recursos”, señaló el rector.

Por su lado, el alcalde de Bosconia, Edulfo Villar, aseguró que hay un proyecto de cofinanciación entre el municipio, la Gobernación del Cesar y el Ministerio de Educación para la modernización y adecuación de varias aulas de la institución Eloy Quintero, sin embargo, la pandemia provocada por el coronavirus frenó algunas gestiones.

“Las fotos (de los escombros) son de antiguos laboratorios que existían en el Eloy, pero que por su desuso los elementos se fueron dañando. Hay un proyecto en el cual hay cofinanciación del municipio, Gobernación y Ministerio (Educación), pero ha sido imposible viajar para continuar con la gestión”, comentó Villar.

No dejes de leer: Más de 600 sancionados durante toque de queda en Valledupar

En ese sentido, agregó que la aparición de la pandemia obligó a reorientar los recursos de infraestructura hacia permanencia y virtualidad. “Hemos invertido y realizado convenios con entidades como la UNAD para utilizar su plataforma y que los profesores y alumnos se puedan conectar. Digamos que por ahora la infraestructura puede esperar porque la prioridad es la virtualidad”, agregó.

LA SALVACIÓN

La sede principal de la Institución Eloy Quintero cuenta con 1.800 estudiantes. Mar Elvis Blanco es una de las profesionales egresadas de la institución. Preocupada por la situación del centro educativo ha alzado la voz junto a varios egresados del ‘Eloy’ para que se realicen las inversiones necesarias.

El proyecto consiste en que el colegio entra en Ley 21 de jornada única, para eso la inversión es de $5.000 millones, de los cuales el 70 % lo coloca la nación; el 20 % lo aporta el departamento y el municipio le corresponde el 10 %. Ya eso se había gestionado y se comprometió en vigencias futuras con el alcalde anterior”, detalló Blanco.

Para la consecución de dicha inversión es necesario que la institución ingrese a la Ley 21 de 1982, un tipo de fondo al que las instituciones pueden acceder presentando proyectos de construcción nueva o remodelación de la infraestructura. Según la profesional esa inversión es la única salvación para el Eloy Quintero Araujo.

LA CEIBA

Junto a los laboratorios de la institución creció sin control un árbol. Cada año, la ceiba botaba una pelusa incontrolable y que imposibilitaba dar clases en el laboratorio. Entonces se pidió el permiso a Corpocesar y se cortó la ceiba, sin embargo, por su tamaño, las ramas terminaron de destruir a los laboratorios perforando todas las tejas.

Te puede interesar: Ingreso Solidario se extenderá hasta junio de 2021

“Los laboratorios están abandonados. Las raíces de la ceiba levantó todo el piso del laboratorio y se volvió peligroso”, aseguró el docente Plinio Márquez. Dentro de la inversión programada por el Ministerio de Educación, Gobernación y municipio también será necesario intervenir seis salones ubicados a la entrada del colegio.

Esos salones fueron fundados cuando era cooperativo, lógicamente ese material está también deteriorado. Tiene más de 50 años esa infraestructura. Son pequeñas y no cumplen con los protocolos”, agregó.

Según reseñan, los salones fueron construidos para aproximadamente 20 estudiantes cuando el colegio contaba con 300 en ambas jornadas. Ahora, con 1.200 estudiantes solo en la jornada de la mañana, se aglomeran hasta 40 por salón.