27 julio, 2021

A 22 años de la masacre de julio en Curumaní

Las víctimas fueron identificadas como Abel Quintero, Luis Humberto Gil, Zenén Carrascal Durán, José Fanner, Eduardo Madarriaga, Esther Camacho Sangregorio y José Alberto Manzano, muerto a la entrada de Curumaní.

Cementerio de Curumaní.

REFERENCIA.

El pasado domingo 25 de julio se cumplieron 22 años de la masacre del Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, en zona rural del municipio de Curumaní. Ese día, en el retén instalado por los paramilitares,  en la vía que comunica a las veredas Dos de Mayo y Dos Brazos, con lista en mano  fueron asesinadas cinco personas bajo el pretexto de que eran colaboradores de la guerrilla.

Luego de estos hechos, relatan los reportes, “los paramilitares obligaron bajo amenazas a Alberto Ríos Manzano a guiarlos hasta la casa de la personera del municipio, Esther Camacho, y una vez allí los dos fueron asesinados”.

Las víctimas fueron identificadas como Abel Quintero, Luis Humberto Gil, Zenén Carrascal Durán, José Fanner, Eduardo Madarriaga, Esther Camacho Sangregorio y  José Alberto Manzano, muerto a la entrada de Curumaní.

Por estos hechos, en julio de 2010, el Juez único Especializado de Valledupar condenó a 26 años y ocho meses de prisión a Esneider Santiago González, alias ‘Medio kilo’, a quien la Fiscalía demostró su responsabilidad en la masacre de siete personas, entre ellas la personera de Curumaní.

Según ‘Medio Kilo’, el principal objetivo de la operación ordenada por su comandante Faver de Jesús Atehortua Gómez, alias ‘Julio Palizada’, era asesinar a la personera. “La orden dada por ‘Julio Palizada’ era dar muerte a las personas que aparecieran en la lista que teníamos”, explicó Esneider Santiago.

Al igual que ‘Medio kilo’, fue condenado Jesús Atehortúa Gómez, alias ‘Julio Palizada’, a 26 años de prisión por la justicia ordinaria. Los reportes señalan que ‘Palizada’ no se desmovilizó y se convirtió en uno de los jefes de los ‘Urabeños’ en el Cesar hasta que fue capturado en diciembre de 2012. 

Alias ‘Medio kilo’.

VERSIÓN DE MEDIO KILO

En declaraciones a la Fiscalía, Esneider Santiago González, alias ‘Medio kilo’, contó su versión de la masacre cometida en julio de 1999. En polémicas declaraciones, ‘Medio kilo’, postulado en Justicia y Paz, aseguró que la fuerza pública sabía de la incursión, que fue planeada en la finca ‘El Kiosco’, ubicada a un kilómetro y medio del corregimiento de San Bernardo, en Pelaya, Cesar.

“En la reunión se dijo que íbamos a hacer un trabajo, entonces se montó ‘Julio Palizada’ a una Toyota Prado, donde nos subimos ‘Reno’ y mi persona. Ese día, Ramiro Jiménez fue a coordinar con el teniente de la Policía de Curumaní y en horas de la tarde fui a coordinar con Regino, quien era un sargento del Ejército, sobre la masacre que íbamos a hacer, para saber dónde estaba la tropa y no meternos por ahí”, afirmó ‘Medio Kilo’.

Y agregó: “Al señor Beto Ríos le dijimos que nos señalara dónde vivía Numis Esther Camacho o lo matábamos. Lo llevamos esposado”. Al describir el momento en que mata a la Personera, dijo: “Yo metí la mano a la cintura, de donde saqué una pistola 45 Rúger, le propiné nueve disparos, luego ‘El Enano’ le disparó varios tiros con un revólver 38 largo”.

La séptima víctima de la incursión fue José Alberto Ríos Manzano, el mismo Beto Ríos que condujo a los paramilitares hasta la casa de la funcionaria. “Beto Ríos me dijo que si lo íbamos a dejar, yo le dije que sí, que se fuera  hacia donde estaba la camioneta. Saqué la pistola 45 propinándole como tres impactos en la cabeza, desfigurándose el rostro completamente. De ahí le quité las esposas y lo dejé tirado. Esa es la verdadera historia de la masacre de Curumaní”, concluyó su relató ‘Medio Kilo’ en el 2013.

Por Redacción EL PILÓN.

Con información de Rutas del Conflicto.