María Fernanda Mejía Ceballos, una empresaria destacada en el Cesar

La promotora y fundadora del capítulo Fendi Petróleo Cesar y Guajira, María Fernanda Mejía Ceballos, fue exaltada por la Cámara de Comercio de Valledupar como la Mujer Empresaria destacada de la región.

Su liderazgo, visión emprendedora y pujanza hacen de María Fernanda Mejía Ceballos una empresaria destacada, lo cual dio pie para que la Cámara de Comercio de Valledupar la condecorara en pasados días con la medalla ‘Ciudad Valledupar’, exaltándola como Mujer Empresaria del Cesar.

Ella integra la Junta Directiva de la Clínica Valledupar, el Condominio Residencial Sierra Laguna en Santa Marta, es la promotora y fundadora del capítulo Fendi Petróleo Cesar y Guajira; además es miembro actual de la Junta Directiva Nacional de Fendi Petróleo. Además, es apasionada por la etiqueta en la mesa y la buena decoración, por lo que representa la marca Carmiña Villegas, acompañada de su concuñada y socia Erlinda Sarquis de Aroca.

Mejía Ceballos estudió Decoración y Dibujo Arquitectónico en la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Su primer empleo fue como Delineante de Arquitectura en la Secretaría de Planeación de la Alcaldía de Valledupar. En 1989 fue designada como la primera directora de la Oficina de Financiamiento Comercial Diners Club, entidad que posteriormente se transformó en el Banco Superior, donde laboró en forma continua durante 17 años.

En 1998 por petición de su suegra, Isabel Saad de Aroca, quien sufría quebrantos de salud, acepta acompañar el manejo y dirección de la empresa de la familia Aroca Saad, de la cual hacia parte la Estación de Servicio Codi Guatapurí. Durante ocho años compartió su cargo en el Banco Superior con el manejo de la empresa familiar hasta el primero de mayo del 2006, que decide terminar el vínculo con el banco para asumir el reto de hacer empresa en unión con su esposo Alberto Aroca Saad y su cuñado Víctor Hugo Aroca Saad para continuar en el desarrollo del proyecto empresarial Transportes Aroca, que desde el año 2000 participaba en la unión temporal Consorcio Día, donde hace parte de la Junta Directiva.

Frente a la exaltación que le dio la Cámara de Comercio de Valledupar aseveró: “Nunca imaginé ser merecedora de esta distinción de la Cámara de Comercio. Inicié mi vida profesional desempeñándome en la carrera que estudié pero en el corto plazo mi rumbo cambió cuando acepté dirigir una entidad financiera en la ciudad y empecé a aprender muy joven los movimientos financieros  y el mundo empresarial. Mis suegros, Leonel Aroca e Isabel Saad, fueron determinantes para que asumiera junto con mi esposo y mi cuñado el manejo de la empresa familiar que hoy 29 años después hemos logrado mantener y también crecer, con mucho esfuerzo y el trabajo común en medio de todas las dificultades que el negocio del combustible y del transporte ha tenido en los últimos años en este país y que todos conocemos. En consecuencia, recibí esta distinción en nombre de ellos y en el de mi cuñada Erlinda Sarquiz, quien se unió años después a nuestro equipo, también en otros sectores de la economía”.

Para Mejía Ceballos “es un orgullo personal como mujer la exaltación, la cual recibí en nombre de muchísimas  mujeres  anónimas  que hacen empresa en nuestra ciudad porque en nuestro caso seguimos teniendo el papel de esposas, amas de casas , profesionales y empresarias, todo al mismo tiempo , lo que sin modestia ,es valeroso”.

A las mujeres de la región las exhorta a emprender trabajos u oficios que las apasionen, imprimiéndole siempre amor y honestidad. Frente a trabajar con hombres asegura que siempre han sido sus coequiperos y que nunca los ve como su competencia.

Annelise Barriga Ramírez/EL PILÓN