Avalancha dejó sin agua a corregimientos del norte

Largas filas tienen que hacer los patillaleros para conseguir algo de agua.

Cinco días completan las familias de algunos corregimientos del norte de Valledupar sin agua, debido a los efectos de una avalancha registrada en el río Badillo, que averió los acueductos que suministran el preciado líquido.

Entre los corregimientos afectados están La Vega, La Mina, Patillal, El Alto de La Vuelta y Las Raíces, donde la población asegura vivir días difíciles por cuenta de la época invernal que afecta al país y al departamento del Cesar.
Edilsa Moreno Corzo, líder comunitaria del corregimiento de Patillal, indicó que “la preocupación de nosotros es porque los últimos aguaceros en la región desde el anterior martes, deterioró gran parte de los acueductos que se alimentan del río Badillo, dejándonos sin agua y con el desconocimiento de saber hasta cuándo vamos a estar así”.

La comunidad manifestó que hasta el momento son abastecidos de agua por carros tanques que llegan a través del Ejército, la Policía Nacional, los bomberos y la Administración Municipal.
Los habitantes tienen que hacer casi todos los días largas filas para conseguir un poco de agua y almacenarla en sus viviendas para los quehaceres cotidianos.

“A pesar del suministro que nos llega, estamos en una situación caótica porque no nos sale agua de la tubería y la que recogemos tenemos que dejarla almacenada en recipientes. Y más nos preocupa que nuestro acueducto está encerrado de arena y por ahora no le hacen arreglos”, agregó la líder patillalera.

Sin embargo, otras comunidades viven situaciones más complejas para obtener el agua suficiente para su uso diario. El líder del corregimiento La Vega, José Alberto Martínez, dijo que las familias han recogido agua lluvia para abastecer medianamente las necesidades del pueblo, debido a las dificultades que enfrenta el afluente que los provee del líquido hasta sus casas.

“Muchas familias están padeciendo para recoger el suministro del agua, porque el carro tanque no entra al pueblo por el deterioro de la vía de acceso, los que estamos ubicados en la parte baja fácilmente recogemos el agua en la carretera, pero los que están en la parte alta tienen que buscar burros para trasladarla a sus viviendas y acá hay pocos animales de esos por una época que vivimos en que la que los estaban matando. Entonces la población también opta por recoger el agua de lluvia”, dijo Martínez, quien agregó que similar situación viven los corregimientos de El Alto de la Vuelta, Las Raíces y La Mina.

Para esta población conformada por alrededor de mil habitantes, esta carencia de servicio la viven tanto en invierno como en verano porque su acueducto presenta desniveles para la captación del agua, situación que es conocida por las autoridades municipales, pero que a la fecha no han solucionado.

Al respecto el encargado de la Oficina de Gestión del Riesgo de la Secretaría de Gobierno Municipal, Omar Quintero, informó que los peritos estuvieron en las áreas afectadas para realizar un informe preliminar de la situación y realizar las reparaciones pertinentes.

“Una creciente en el río Badillo afecto parte de las tuberías de agua que alimentan a estas regiones, desde la oficina ya estuvieron los funcionarios con conocimiento en el tema para entregar el diagnóstico en la dependencia e iniciar las reparaciones. Hasta el momento con la ayuda de diferentes instituciones nos hemos encargado para que el agua llegue a las distintas poblaciones y subsane todas las necesidades básicas. Esperamos que en menos de una semana ellos recobren el servicio”, aseveró el funcionario Quintero.

Por Marllelys Salinas / EL PILÓN
salinasmarllelys@gmail.com