Universidad Nacional solo habilitará sede La Paz para capacitar alumnos del Cesar

Los 250 mejores de la región entrarán y estarán de 12 a 18 meses en la nueva sede, y luego tendrán la opción de cursar las carreras en Bogotá, Medellín, Manizales y Palmira.

Un síntoma de sinsabor está impregnado en la comunidad cesarense luego de la entrega oficial de las obras de infraestructura, que la Gobernación del Cesar hiciera a las directivas de la Universidad Nacional, sede La Paz.

La entrada en funcionamiento, anunciada para enero del próximo año, no incluye ninguno de los programas curriculares ofertados en sus otras sedes por la Universidad más importante de Colombia. Simplemente, en el Cesar se abrirá un espacio especial para el Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica, conocido como Peama, donde estudiantes de los 25 municipios tendrán oportunidad de inscribirse, capacitarse y presentar examen de admisión, que de pasarlo asegurarán un cupo para estudiar en Bogotá, Medellín, Manizales o Palmira.

La rectora Dolly Montoya Castaño habló con base a la “bioeconomía”, integrando los sectores productivos, culturales, ambientales y demás que posee el Cesar, para producir crecimiento a nivel de ciencia, tecnología e innovación.

Según Montoya Castaño, esta, la novena sede de la Institución, busca responder a la necesidad de educación superior que presenta la región Caribe, beneficiando a Cesar, Magdalena y La Guajira, que cuando se llegue a feliz término, y es la asignación de recursos desde el orden nacional, pueda recibir a cerca de 2.500 estudiantes y 120 profesores.

“Vamos a empezar con el Programa Especial, Peama, y con los posgrados. Esperamos que este año nos asignen los recursos para nombrar profesores de planta y poder iniciar los programas curriculares, y las carreras aquí en la sede”, resaltó Dolly Montoya Castaño.

A la pregunta de qué se ofertará en la sede La Paz, para enero de 2019, la rectora respondió: “el Peama es un programa de admisión especial, donde los estudiantes pueden aspirar a cualquier carrera en Bogotá, Medellín, Manizales y Palmira; los 250 mejores de la región entran, estarán un año o año y medio en Valledupar, en esta sede, y luego van a cursar las carreras que quiera en el interior del país. Una vez podamos nombrar profesores, tendremos carreras en bio, para el desarrollo de la bieconomía en la región y eso quiere decir que como tenemos tantos recursos naturales en el Cesar, es cómo desarrollamos una economía próspera de innovación con recursos naturales”, explicó la rectora, quien descartó también la llegada de la Facultad de Medicina al Cesar, porque ni en los Peama aparecerá habilitada.

Para acceder al Peama, los interesados deberán inscribirse bajando un formulario en la página web de la Universidad Nacional, a partir de este mes, ingresando al vínculo de Admisiones y la opción Peama Cesar.

Las nuevas instalaciones cuentan con 26 salones para 40 alumnos cada uno, cuatro salones con tecnologías de la información y las comunicaciones y un datacenter. También tiene un edificio con ocho laboratorios para 160 personas, una biblioteca y una cafetería que pueden albergar 150 personas cada una, un edificio para 35 administrativos y otro para 32 profesores.

De obtener los recursos este año, la Universidad Nacional tiene proyectado iniciar clases el primer semestre de 2019 con el Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (Peama), que les permite a los bachilleres ingresar a cualquiera de los 73 programas de pregrado en las sedes andinas. Así mismo se espera que en la segunda mitad del año se ofrezcan los programas de pregrado y posgrados en La Paz.

La edificación está enmarcada por la preservación del medio ambiente, mediante energías limpias con paneles solares, manejo responsable del agua, con el aprovechamiento de las agua lluvias para sistemas de riego y la conservación de la flora y la fauna en los distintos espacios de reserva natural que tiene la sede.

Así mismo será la prueba piloto del proyecto ‘Transformación Digital UN 2030’ en el que administrativos y académicos iniciarán un proceso de innovación tecnológica y digital desde las tareas administrativas hasta la forma de enseñanza.

Como la mayoría de la población del Cesar es indígena, el tema de la inclusión cobrará relevancia a través de los programas especiales de admisión de la universidad que ya existen.

“Esperamos poder recibir a bachilleres de todas las culturas; incluso hemos pensado en que alguna asignatura se dicte en el idioma de ellos, con el fin de ayudarles a preservarla”, aseguró el profesor Iván Jaramillo, director de la sede La Paz.

Cabe destacar que la nueva sede de la Universidad Nacional de Colombia, ubicada en el municipio de La Paz, fue diseñada por el arquitecto y profesor de sede Manizales, Edison Henao Carvajal.

Oferta institucional

En unos trinos, el gobernador Francisco Ovalle Angarita se pronunció ante algunas inquietudes planteadas por los cibernautas, especialmente sobre qué ofertará la Universidad Nacional en su sede ubicada a 13.5 kilómetros de Valledupar.

“La Universidad Nacional sede La Paz albergará en esta primera etapa alrededor de 2.500 estudiantes, el claustro educativo que beneficiará no solamente al Cesar, sino a La Guajira, Atlántico y Magdalena, abrirá sus puertas con siete programas académicos en tres facultades. Estas son: Ciencias Agrarias, Ingeniería Ambiental, Minas, Agroindustrial, Agroforestal, Agronomía, Veterinaria y Zootecnia. Vale la pena resaltar que dentro de su oferta está prevista la apertura de una facultad de Ciencias de la Salud”, dijo Ovalle Angarita.

El mandatario consideró como “la mejor herencia que le podemos dejar a nuestros hijos y a las futuras generaciones no es el dinero, es un buena formación educativa, por tal razón continuaremos trabajando con diferentes iniciativas para que el Cesar sea uno de los departamentos más educados de Colombia”.

La inversión para esta sede fue de la siguiente manera: inicialmente se destinaron $38.388.365.865, luego le adicionaron $13.318.449.313 y finalmente $4.800.000.000, para un total del contrato de $56.506.815.178. Más unos $6.000 millones destinados para interventorías, es decir cerca de $62.000 millones provenientes de regalías.

Deudas del contratista

El gerente de la Ferretería Cesar, Germán Tapias Díaz, denunció que la contratista de la Universidad Nacional sede La Paz les adeuda cerca de $200 millones por servicios prestados durante la ejecución del proyecto.

“A la empresa Unión Temporal Uninal les empezamos a entregar materiales nosotros para la obra. Al principio todo fluyó normal, pero con el pasar de los días se presentó morosidad en el pago de las facturas, cuando ya iban seis meses decidimos hacer efectivos los documentos que teníamos como garantía, y entonces encontramos una sorpresa y era que hicieron una sesión del 100 % del crédito, no del contrato, con una nueva empresa”, declaró Tapias, quien pide ayuda a la Gobernación del Cesar para que la nueva empresa, en la acta final del proyecto, acepte pagar el dinero a dichos proveedores como la Ferretería Cesar.

El secretario de Infraestructura, Federico Martínez Daza, habló con EL PILÓN y manifestó que en las próximas horas convocará a una reunión con los proveedores, pedirá cifras exactas y facturas pendientes, para servir de intermediario con la firma que adquirió el crédito para el proyecto de la sede La Paz.