Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 28 junio, 2013

Una mujer especial

No tuvimos otra opción que apelar al recuerdo. Cuando le pregunté por su vida, el brillo de sus ojos se intensificó y emitieron un destello que solo lo reflejan humanos con almas nobles, que por cierto son pocos en este reguero insulso que se ha encargado de dejar el mismo genero humano.

Por: Jose Gregorio Guerrero

No tuvimos otra opción que apelar al recuerdo. Cuando le pregunté por su vida, el brillo de sus ojos se intensificó y emitieron un destello que solo lo reflejan humanos con almas nobles, que por cierto son pocos en este reguero insulso  que se ha encargado de dejar el mismo genero humano.

Ella a sus 18 años recién cumplidos, y ya viuda, le tocó enfrentar la vida como venía, entonces se fue a casa de un protector que le mandó Dios. Fueron solo cuatro meses de feliz matrimonio. Es que el tiempo nos va quitando todo por pedacitos, hasta que se lleva el último pedazo: la vida.

A ella se le llevó uno muy especial. Pero después de siete años Dios le pone en el camino un ser diferente al que la demanda de su estructura social  requería. Él era un valluno que llegó a Valledupar por accidente; con los bolsillos henchidos de ilusiones. Luego él  entra a trabajar a un banco en el que ganaba $700. Allí  la conoce. Me dice ella que cuando iba a consignar él la ponía a esperar solo para verla “me miraba de pie a cabeza”.

Ella solo pensaba ¿Qué se creerá este cachaco? Es en ese momento  en que se enamoran “yo ni me di cuenta” me dijo sonreída; y simultáneamente como cuando llueve y al mismo tiempo suenan las campanas, comienza una batalla contra el amor (batallas perdidas las considero, porque la fuerza del amor es inimaginable) bajo secreto de estado terminan en la iglesia de Atánquez jurando ante Dios amarse para siempre, mientras en Valledupar el valluno era objetivo militar por parte de los familiares de la novia.

Ella sencillamente vestida con un sastre que la hacia ver más mujer; y él con un vestido entero que fió en la sastrería Imperio del señor Cantillo, se dan el sí que para ese entonces era irreversible. Es este el comienzo de una historia que llamó mi atención. Luego entran a disfrutar una vida muelle que la clausura el inicio de la violencia en el departamento por parte de la guerrilla; y luego la estocada final la da el paramilitarismo. Allí viene la parte que me llenó.

A ella le toca enfrentar duros quebrantos de salud que no todo humano tiene la capacidad ni la obligación de soportar. Señores, es en este punto critico donde comienza a experimentar la verdadera felicidad. Con los lujos idos, con las tierras en poder de ajenos, con las cuentas bancarias mermadas, con un parte médico de días contados; y con unas ganas inmensas de vivir, y la felicidad bajo techo.

Ya ha pasado mucho tiempo, ella sigue feliz llena de vida, él es su ángel guardián de día y de noche. Y con el secreto de la verdadera felicidad: un Dios en el corazón, y una voluntad arrodillada a lo que él mande.

Feliz día de casados fulanos de tales los. Feliz cumpleaños ángel guardián.

 

Columnista
28 junio, 2013

Una mujer especial

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
José Gregorio Guerrero Ramírez

No tuvimos otra opción que apelar al recuerdo. Cuando le pregunté por su vida, el brillo de sus ojos se intensificó y emitieron un destello que solo lo reflejan humanos con almas nobles, que por cierto son pocos en este reguero insulso que se ha encargado de dejar el mismo genero humano.


Por: Jose Gregorio Guerrero

No tuvimos otra opción que apelar al recuerdo. Cuando le pregunté por su vida, el brillo de sus ojos se intensificó y emitieron un destello que solo lo reflejan humanos con almas nobles, que por cierto son pocos en este reguero insulso  que se ha encargado de dejar el mismo genero humano.

Ella a sus 18 años recién cumplidos, y ya viuda, le tocó enfrentar la vida como venía, entonces se fue a casa de un protector que le mandó Dios. Fueron solo cuatro meses de feliz matrimonio. Es que el tiempo nos va quitando todo por pedacitos, hasta que se lleva el último pedazo: la vida.

A ella se le llevó uno muy especial. Pero después de siete años Dios le pone en el camino un ser diferente al que la demanda de su estructura social  requería. Él era un valluno que llegó a Valledupar por accidente; con los bolsillos henchidos de ilusiones. Luego él  entra a trabajar a un banco en el que ganaba $700. Allí  la conoce. Me dice ella que cuando iba a consignar él la ponía a esperar solo para verla “me miraba de pie a cabeza”.

Ella solo pensaba ¿Qué se creerá este cachaco? Es en ese momento  en que se enamoran “yo ni me di cuenta” me dijo sonreída; y simultáneamente como cuando llueve y al mismo tiempo suenan las campanas, comienza una batalla contra el amor (batallas perdidas las considero, porque la fuerza del amor es inimaginable) bajo secreto de estado terminan en la iglesia de Atánquez jurando ante Dios amarse para siempre, mientras en Valledupar el valluno era objetivo militar por parte de los familiares de la novia.

Ella sencillamente vestida con un sastre que la hacia ver más mujer; y él con un vestido entero que fió en la sastrería Imperio del señor Cantillo, se dan el sí que para ese entonces era irreversible. Es este el comienzo de una historia que llamó mi atención. Luego entran a disfrutar una vida muelle que la clausura el inicio de la violencia en el departamento por parte de la guerrilla; y luego la estocada final la da el paramilitarismo. Allí viene la parte que me llenó.

A ella le toca enfrentar duros quebrantos de salud que no todo humano tiene la capacidad ni la obligación de soportar. Señores, es en este punto critico donde comienza a experimentar la verdadera felicidad. Con los lujos idos, con las tierras en poder de ajenos, con las cuentas bancarias mermadas, con un parte médico de días contados; y con unas ganas inmensas de vivir, y la felicidad bajo techo.

Ya ha pasado mucho tiempo, ella sigue feliz llena de vida, él es su ángel guardián de día y de noche. Y con el secreto de la verdadera felicidad: un Dios en el corazón, y una voluntad arrodillada a lo que él mande.

Feliz día de casados fulanos de tales los. Feliz cumpleaños ángel guardián.