Publicidad
Categorías
Categorías
Editorial - 6 marzo, 2010

Una justa petición del Cesar

Es dramática la situación que están viviendo los ganaderos y agricultores en todo el país, como consecuencia de este intenso verano por el fenómeno del niño; pero esa crisis es mucho peor en zonas como el Cesar, donde no contamos con distritos de riego y pocos predios tienen sistemas de almacenamiento e irrigación de agua. […]

Es dramática la situación que están viviendo los ganaderos y agricultores en todo el país, como consecuencia de este intenso verano por el fenómeno del niño; pero esa crisis es mucho peor en zonas como el Cesar, donde no contamos con distritos de riego y pocos predios tienen sistemas de almacenamiento e irrigación de agua.
Las pérdidas económicas son monumentales y de allí que resulte válida y la apoyemos con toda la fuerza, la petición formulada por la Secretaría de Agricultura para que nuestro departamento se incluido en la normatividad extraordinaria que el gobierno ha expedido para hacerle frente a este problema.
En realidad, no tiene ninguna justificación que, desde un principio, una región agropecuaria por antonomasia como es el Cesar no haya sido incluida en este programa.
Confiamos en que el Ministro de Agricultura, Andrés Fernández, ante quien recientemente los principales gremios del sector en el Cesar le explicaron, de primera mano, la gravedad de la situación nos ayude al interior del alto gobierno para que nuestro departamento sea incluido y pueda recibir algunos de los estímulos económicos previstos para servir como atenuantes en esta situación.
Y así suene de perogrullo, la gran lección de toda esta situación por la cual estamos pasando, es que el Cesar requiere con urgencia distritos de riego, pozos profundos y otros sistemas alternativos que le ayuden a administrar mejor el agua, recurso fundamental para la agricultura y la ganadería. Estamos en mora de contar con esta infraestructura y debemos reconocer que por falta de liderazgo y visión de futuro, en este tema nos dejamos ganar de la Guajira que ya tiene el distrito de Ranchería, que cambiará en mucho su agricultura y su ganadería.  En nuestro caso, el proyecto de los Besotes avanza a paso lento y ya, en el gobierno de Uribe, no arrancó.
El Cesar debe ser incluido en esta legislación de emergencia, y además, insistimos, sus cultivadores y sus ganaderos deben ser objeto de algún alivio vía tasas de interés en los créditos ya recibidos, cuando ya vayan a hacerle frente a sus obligaciones financieras con las cuales financiaron los proyectos hoy afectados por el travieso fenómeno de “el niño”.

La conexión Farc-ETA -Venezuela
No debería causar sorpresa en el país que las FARC tengan relaciones con grupos terroristas como el ETA de España, como lo ha reiterado, con elementos de juicio, un juez español.
De tiempo atrás, el país sabe que las FARC tienen una gran red de relaciones públicas y logísticas en Europa y reciben dinero, armas y otro tipo de apoyo de organizaciones legales e ilegales en el viejo continente.
Tampoco es de extrañar que este grupo terrorífico Europeo haya tratado de fraguar atentados criminales contra el presidente Álvaro Uribe Vélez y también contra Andrés Pastrana, entre otros dirigentes políticos. La ETA es experta en este tipo de operaciones.
Si no fuera por ese apoyo que recibe en Europa, y también en algunos países vecinos de la región andina, esta organización hace rato habría sido plenamente derrotada.
La muerte de Raúl Reyes, en Ecuador, como también la captura de Simón Trinidad, también en territorio de ese país, confirman que este arcaico grupo terrorista ha recibido distinto tipo de apoyo, tanto desde Ecuador, como desde Venezuela, como lo reitera este juez español.
Colombia tiene que insistir en una política externa que le recuerde al mundo lo que ha representado las Farc en su conflicto interno y en su atraso económico y social; y debe solicitar apoyo efectivo, leal y sincero en esta lucha, tanto a Europa, como a sus vecinos, principalmente Venezuela y Ecuador.
Esa colaboración es fundamental para que Colombia pueda consolidar y finiquitar esta lucha contra esta organización y llevarla a una mesa para negociar y firmar la paz, o exigir la rendición de sus miembros; esta tarea la  tendrá que concretar el próximo gobierno en continuidad de los indudables logros del presidente Uribe, en esta materia.

Editorial
6 marzo, 2010

Una justa petición del Cesar

Es dramática la situación que están viviendo los ganaderos y agricultores en todo el país, como consecuencia de este intenso verano por el fenómeno del niño; pero esa crisis es mucho peor en zonas como el Cesar, donde no contamos con distritos de riego y pocos predios tienen sistemas de almacenamiento e irrigación de agua. […]


Es dramática la situación que están viviendo los ganaderos y agricultores en todo el país, como consecuencia de este intenso verano por el fenómeno del niño; pero esa crisis es mucho peor en zonas como el Cesar, donde no contamos con distritos de riego y pocos predios tienen sistemas de almacenamiento e irrigación de agua.
Las pérdidas económicas son monumentales y de allí que resulte válida y la apoyemos con toda la fuerza, la petición formulada por la Secretaría de Agricultura para que nuestro departamento se incluido en la normatividad extraordinaria que el gobierno ha expedido para hacerle frente a este problema.
En realidad, no tiene ninguna justificación que, desde un principio, una región agropecuaria por antonomasia como es el Cesar no haya sido incluida en este programa.
Confiamos en que el Ministro de Agricultura, Andrés Fernández, ante quien recientemente los principales gremios del sector en el Cesar le explicaron, de primera mano, la gravedad de la situación nos ayude al interior del alto gobierno para que nuestro departamento sea incluido y pueda recibir algunos de los estímulos económicos previstos para servir como atenuantes en esta situación.
Y así suene de perogrullo, la gran lección de toda esta situación por la cual estamos pasando, es que el Cesar requiere con urgencia distritos de riego, pozos profundos y otros sistemas alternativos que le ayuden a administrar mejor el agua, recurso fundamental para la agricultura y la ganadería. Estamos en mora de contar con esta infraestructura y debemos reconocer que por falta de liderazgo y visión de futuro, en este tema nos dejamos ganar de la Guajira que ya tiene el distrito de Ranchería, que cambiará en mucho su agricultura y su ganadería.  En nuestro caso, el proyecto de los Besotes avanza a paso lento y ya, en el gobierno de Uribe, no arrancó.
El Cesar debe ser incluido en esta legislación de emergencia, y además, insistimos, sus cultivadores y sus ganaderos deben ser objeto de algún alivio vía tasas de interés en los créditos ya recibidos, cuando ya vayan a hacerle frente a sus obligaciones financieras con las cuales financiaron los proyectos hoy afectados por el travieso fenómeno de “el niño”.

La conexión Farc-ETA -Venezuela
No debería causar sorpresa en el país que las FARC tengan relaciones con grupos terroristas como el ETA de España, como lo ha reiterado, con elementos de juicio, un juez español.
De tiempo atrás, el país sabe que las FARC tienen una gran red de relaciones públicas y logísticas en Europa y reciben dinero, armas y otro tipo de apoyo de organizaciones legales e ilegales en el viejo continente.
Tampoco es de extrañar que este grupo terrorífico Europeo haya tratado de fraguar atentados criminales contra el presidente Álvaro Uribe Vélez y también contra Andrés Pastrana, entre otros dirigentes políticos. La ETA es experta en este tipo de operaciones.
Si no fuera por ese apoyo que recibe en Europa, y también en algunos países vecinos de la región andina, esta organización hace rato habría sido plenamente derrotada.
La muerte de Raúl Reyes, en Ecuador, como también la captura de Simón Trinidad, también en territorio de ese país, confirman que este arcaico grupo terrorista ha recibido distinto tipo de apoyo, tanto desde Ecuador, como desde Venezuela, como lo reitera este juez español.
Colombia tiene que insistir en una política externa que le recuerde al mundo lo que ha representado las Farc en su conflicto interno y en su atraso económico y social; y debe solicitar apoyo efectivo, leal y sincero en esta lucha, tanto a Europa, como a sus vecinos, principalmente Venezuela y Ecuador.
Esa colaboración es fundamental para que Colombia pueda consolidar y finiquitar esta lucha contra esta organización y llevarla a una mesa para negociar y firmar la paz, o exigir la rendición de sus miembros; esta tarea la  tendrá que concretar el próximo gobierno en continuidad de los indudables logros del presidente Uribe, en esta materia.