Publicidad
Categorías
Categorías
Editorial - 16 marzo, 2010

Una agenda común por el Cesar

Concluida la jornada electoral del pasado domingo y conocidos los nombres de los nuevos congresistas del departamento del Cesar, se debe iniciar una nueva etapa para la vida institucional de este ente territorial. La elección de Yensi Acosta, conservador; Fernando de la Peña, del partido de integración nacional (PIN); José Alfredo Gnecco del Partido de […]

Concluida la jornada electoral del pasado domingo y conocidos los nombres de los nuevos congresistas del departamento del Cesar, se debe iniciar una nueva etapa para la vida institucional de este ente territorial. La elección de Yensi Acosta, conservador; Fernando de la Peña, del partido de integración nacional (PIN); José Alfredo Gnecco del Partido de la U y Pedro Muvdi, del partido liberal; significa una renovación parcial en la Cámara de Representantes, teniendo en cuenta que Muvdi y de la Peña habían estado en el parlamento, en la legislatura que concluye el próximo 20 de julio. Los nuevos son Acosta y Gnecco, quienes llegan por primera vez al legislativo. Igualmente, hace parte de esa renovación Félix Valera Ibañez, joven abogado que llega al Senado de la República, por el partido verde, luego de una campaña fresca, novedosa y exitosa, a juzgar por los resultados. No se descarta que a este grupo pueda ingresar el candidato al senado, actual representante, Alfredo Ape Cuello Baute. Por ahora, el quinteto antes señalado será el que llevará la representación del departamento del Cesar ante el Congreso de la República y sería bueno que, desde ya, se depongan las explicables diferencias que deja una campaña política y asuman una actitud que les permita trabajar de manera coordinada y planeada en beneficio de este departamento y de la Región Caribe, en general. Con todo el respeto que nos merecen las personas elegidas como congresistas, que asumirán como tales el próximo 20 de julio, nos permitimos sugerirle un procedimiento de trabajo para llegar a una agenda común que les facilite trabajar unidos por el Cesar; agenda que debe estar por encima de la emulación que existirá entre ellos, en desarrollo de sus respectivos proyectos políticos. En primer lugar, es necesario que concreten las múltiples propuestas que hicieron en campaña, con el fin de depurar aquellas que de verdad son competencia de los congresistas y aquellas que no. Y en segundo lugar, es necesario trabajar con el gobernador del Cesar, como también con los veinticinco alcaldes de los municipios del departamento, incluyendo el de Valledupar, por supuesto, para identificar aquellos proyectos comunes y claves para el desarrollo del departamento, su capital y sus municipios. Proyectos que van a requerir de una gran capacidad de gestión de los nuevos congresistas ante el Gobierno Nacional, y en particular ante el Ministerio de Hacienda y el Departamento Nacional de Planeación. Esta debe ser una agenda común elaborada de manera consensuada y teniendo en cuenta las urgencias que tiene el Cesar, sus municipios y Valledupar; como también los aportes de dirigencia gremial de Valledupar y el departamento, incluyendo a los voceros del centro y el sur. Desde estas páginas nos atrevemos a sugerir una serie de iniciativas que podrían estar en esa agenda: ampliar la cobertura y mejorar la calidad de los servicios de salud en todo el departamento; elaborar un plan de mejoramiento para el sector educativo que comprenda aumentos de cobertura y un mejoramiento de la calidad de los mismos; un plan de apoyo y fortalecimiento de la Universidad Popular del Cesar (UPC); concretar el plan de infraestructura vial del Cesar, principalmente en las vías terciarias fundamentales para sacar los productos de buena parte de nuestros agricultores y campesinos; gestionar ante el Gobierno Nacional el proyecto de Los Besotes, fundamental para el manejo estratégico del agua en esta zona del departamento, y un plan de emergencia para el sector agropecuario, entre otros proyectos. La agenda está abierta. Una agenda común de trabajo para los nuevos congresistas es más beneficiosa que la labor que puedan realizar de manera aislada en el laberíntico Congreso de la República. Los parlamentarios, insistimos, deben trabajar de la mano de los mandatarios locales con el fin lograr realizaciones que valgan la pena y que beneficien, de verdad, a la gran mayoría de la población. Desde estas páginas estamos prestos contribuir en la elaboración de esa agenda común, algunos de cuyos proyectos deberían ser incluidos en Plan Nacional de Desarrollo del próximo gobierno.

Editorial
16 marzo, 2010

Una agenda común por el Cesar

Concluida la jornada electoral del pasado domingo y conocidos los nombres de los nuevos congresistas del departamento del Cesar, se debe iniciar una nueva etapa para la vida institucional de este ente territorial. La elección de Yensi Acosta, conservador; Fernando de la Peña, del partido de integración nacional (PIN); José Alfredo Gnecco del Partido de […]


Concluida la jornada electoral del pasado domingo y conocidos los nombres de los nuevos congresistas del departamento del Cesar, se debe iniciar una nueva etapa para la vida institucional de este ente territorial. La elección de Yensi Acosta, conservador; Fernando de la Peña, del partido de integración nacional (PIN); José Alfredo Gnecco del Partido de la U y Pedro Muvdi, del partido liberal; significa una renovación parcial en la Cámara de Representantes, teniendo en cuenta que Muvdi y de la Peña habían estado en el parlamento, en la legislatura que concluye el próximo 20 de julio. Los nuevos son Acosta y Gnecco, quienes llegan por primera vez al legislativo. Igualmente, hace parte de esa renovación Félix Valera Ibañez, joven abogado que llega al Senado de la República, por el partido verde, luego de una campaña fresca, novedosa y exitosa, a juzgar por los resultados. No se descarta que a este grupo pueda ingresar el candidato al senado, actual representante, Alfredo Ape Cuello Baute. Por ahora, el quinteto antes señalado será el que llevará la representación del departamento del Cesar ante el Congreso de la República y sería bueno que, desde ya, se depongan las explicables diferencias que deja una campaña política y asuman una actitud que les permita trabajar de manera coordinada y planeada en beneficio de este departamento y de la Región Caribe, en general. Con todo el respeto que nos merecen las personas elegidas como congresistas, que asumirán como tales el próximo 20 de julio, nos permitimos sugerirle un procedimiento de trabajo para llegar a una agenda común que les facilite trabajar unidos por el Cesar; agenda que debe estar por encima de la emulación que existirá entre ellos, en desarrollo de sus respectivos proyectos políticos. En primer lugar, es necesario que concreten las múltiples propuestas que hicieron en campaña, con el fin de depurar aquellas que de verdad son competencia de los congresistas y aquellas que no. Y en segundo lugar, es necesario trabajar con el gobernador del Cesar, como también con los veinticinco alcaldes de los municipios del departamento, incluyendo el de Valledupar, por supuesto, para identificar aquellos proyectos comunes y claves para el desarrollo del departamento, su capital y sus municipios. Proyectos que van a requerir de una gran capacidad de gestión de los nuevos congresistas ante el Gobierno Nacional, y en particular ante el Ministerio de Hacienda y el Departamento Nacional de Planeación. Esta debe ser una agenda común elaborada de manera consensuada y teniendo en cuenta las urgencias que tiene el Cesar, sus municipios y Valledupar; como también los aportes de dirigencia gremial de Valledupar y el departamento, incluyendo a los voceros del centro y el sur. Desde estas páginas nos atrevemos a sugerir una serie de iniciativas que podrían estar en esa agenda: ampliar la cobertura y mejorar la calidad de los servicios de salud en todo el departamento; elaborar un plan de mejoramiento para el sector educativo que comprenda aumentos de cobertura y un mejoramiento de la calidad de los mismos; un plan de apoyo y fortalecimiento de la Universidad Popular del Cesar (UPC); concretar el plan de infraestructura vial del Cesar, principalmente en las vías terciarias fundamentales para sacar los productos de buena parte de nuestros agricultores y campesinos; gestionar ante el Gobierno Nacional el proyecto de Los Besotes, fundamental para el manejo estratégico del agua en esta zona del departamento, y un plan de emergencia para el sector agropecuario, entre otros proyectos. La agenda está abierta. Una agenda común de trabajo para los nuevos congresistas es más beneficiosa que la labor que puedan realizar de manera aislada en el laberíntico Congreso de la República. Los parlamentarios, insistimos, deben trabajar de la mano de los mandatarios locales con el fin lograr realizaciones que valgan la pena y que beneficien, de verdad, a la gran mayoría de la población. Desde estas páginas estamos prestos contribuir en la elaboración de esa agenda común, algunos de cuyos proyectos deberían ser incluidos en Plan Nacional de Desarrollo del próximo gobierno.