11 julio, 2013

Situación embarazosa. Columna por Luis Elquis Díaz @LuchoDiaz12

Por Luis Elquis Díaz.  Aproximadamente un 24% de las adolescentes en el Departamento del Cesar, están embarazadas.  Esta situación es inherente a consecuencias negativas para las adolescentes y sus hijos, en cuanto a estado de salud, dificultad para formar uniones estables, formación de capital humano y oportunidades laborales, lo cual conlleva a perpetuar las condiciones […]

Por Luis Elquis Díaz. 

Aproximadamente un 24% de las adolescentes en el Departamento del Cesar, están embarazadas.  Esta situación es inherente a consecuencias negativas para las adolescentes y sus hijos, en cuanto a estado de salud, dificultad para formar uniones estables, formación de capital humano y oportunidades laborales, lo cual conlleva a perpetuar las condiciones de pobreza.   

En Colombia los embarazos en adolescentes indican que una de cada cinco mujeres en edades entre 15 y 19 años está embarazada.  Es decir, un 19.5% de la población en ese rango está o estuvo embarazada. En las adolescentes más pobres esta tasa alcanza el 30%, y en las adolescentes con mejores condiciones económicas, el 7%.  Las estadísticas indican que el 50% de los casos de deserción escolar de adolescentes mujeres tuvieron como causa principal el embarazo. (Profamilia)

Con base en las estadísticas de Profamilia se puede argüir que la causa principal del embarazo en adolescentes en Colombia obedece a la deserción escolar, sin embargo, Germán Salazar, Ginecólogo, director de la Red Colombiana de Jóvenes Líderes en Salud Sexual y Reproductiva; considera que cuando los niños crecen sin el acompañamiento de sus padres, les faltan tres estructuras muy importantes: autoestima, límites claros y manejo de la adversidad.

Por eso considera que la principal causa del embarazo adolescente es la falta de acompañamiento a nuestros niños, pues les falta la estructuración adecuada para tomar decisiones.  Ambas consideraciones son las principales causas y se constituyen en un obstáculo para la movilidad social.

Francisco Cajiao, conocedor de asuntos educativos en Colombia, se pregunta ¿Cuánto vale educar a una persona?: “Que la educación es esencial para el desarrollo económico del país, que es lo más importante que se puede dejar a los hijos, que no es un gasto sino la mejor inversión posible, son frases que se han convertido en lugares comunes de la retórica gubernamental y académica, pero no se reflejan en la estructura del presupuesto público”.

La política asistencialista del Estado Colombiano que hace transferencias monetarias en procura de reducir la pobreza y la desigualdad, actúa en contravía, pues termina estimulando la pobreza y la deserción escolar, causa principal de los embarazos en adolescentes.  

La concepción de la familia en Colombia como núcleo fundamental de la sociedad cada día pierde vigencia. El acompañamiento de los padres en cuanto a la formación de principios y valores, no tiene como escenario el hogar, esta función no puede ser delegada a las instituciones académicas.

Las Metas y Estrategias de Colombia para el Logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio; estableció como meta para el 2015, disminuir la proporción de adolescentes que han sido madres o están en embarazo a cerca de un 15%, similar a la observada en 1990.  En la víspera, el asunto sigue embarazoso.