Publicidad
Categorías
Categorías
Farándula - 29 abril, 2010

Silvestre Dangond habla sobre Escalona

POR. ARMINIO MESTRA OSORIO. [email protected] El cantante del ritmo vallenato nacido en  Urumita (Guajira) quien ha propuesto un estilo diferente para cantar el merengue, el paseo, el son, la puya y hasta el porro Sabanero, en esta ocasión habla sobre el compositor Rafael Calixto Escalona Martínez. Su imaginación vuela para recordar los momentos en que […]

POR. ARMINIO MESTRA OSORIO.

[email protected]

El cantante del ritmo vallenato nacido en  Urumita (Guajira) quien ha propuesto un estilo diferente para cantar el merengue, el paseo, el son, la puya y hasta el porro Sabanero, en esta ocasión habla sobre el compositor Rafael Calixto Escalona Martínez. Su imaginación vuela para recordar los momentos en que pudo tener de cerca al maestro y sobre cómo éste  influyó en la carrera musical de su padre.
También hace memoria para recordar las composiciones que lo marcaron y que le gustaría cantar en un algún momento de su carrera musical. Silvestre: el artista que le está aportando al folclor vallenato, tal como lo hizo el maestro Escalona desde temprana edad, solo para engrandecer la cultura de la Región Caribe que es rica en ritmos, tonadas, cantautores y compositores.
Un joven artista que pertenece a la nueva generación, tiene bien  claro quien fue el juglar y no necesita haberle grabado todo el cancionero a este insigne compositor para poder referirse  a su vida y  a su obra.
¿Escalona el más grande no es una provocación en el mundo vallenato?

De que es grande es grande. Que  sea el más grande depende, por que cada quien tiene su punto de vista. A la par de Escalona hay muchos compositores que considero grandes, como Leandro Díaz, Hernando Marín, Carlos Huertas, Calixto Ochoa, Adolfo Pacheco. El más grande para algunos, para mí hay muchos que también son grandes. Es mi manera de analizar la pregunta y estoy siendo sincero para no caer en posiciones falsas, amañadas y oportunistas.

¿Fue un consentido?

Escalona fue el consentido de Consuelo Araujo, como también lo fue Nicolás Elías Mendoza. En fin, Escalona sirvió mucho para el Festival de la Leyenda Vallenata, por las relaciones que tenía en Bogotá. Un grupo de amigos bien posicionados que tenía la Cacica y esto le dio mucho auge al festival cuando apenas empezaba a despegar.

¿Cómo compara la composición de Escalona con las de Leandro Díaz, Adolfo Pacheco, Gustavo Gutiérrez, Carlos Huertas, Calixto Ochoa?

Lo que pasa es que Escalona fue muy narrativo y de melodías repetitivas, frases, melodías y letras cortas, como también hacia 5 ó 4 estrofas en una canción, los otros eran muy largos para componer. Él fue un compositor con un estilo muy particular, le componía al amigo, a un animal, carro, río, mujer, político, así sintió y vivió la vida.

¿Qué canción le grabó?

Le grabé Carmen Gómez. Lo que pasa es que a mí no me gusta grabar las canciones que ya todo el mundo está cansado de escuchar. Muchos no saben que Carmen Gómez es de Rafael. Voy a esperar, me voy a dar un compás de espera, cuando haga un CD de solo clásicos me voy a dar gusto con las composiciones del maestro.

Además, siento una gran admiración por todas las canciones que Diomedes Díaz le grabó, me gustaría grabarlas de nuevo, porque me fascina como las cantó el Cacique de la Junta.

¿Un narrador del canto vallenato?

Para mí si fue un narrador en el canto vallenato, narró totalmente sus vivencias. Lo que pasa es que uno narra cantando, llorando, con sentimiento, y él le puso todos los ingredientes para poder narrar todo ese mundo en sus composiciones.

¿El corrido Mexicano es más narrativo que las compasiones de Escalona?

Hay que aclarar que no todas las canciones vallenatas son narrativas. No sólo las composiciones de Rafael Calixto sino la de otros compositores. El corrido tiene sus cantautores, el ritmo vallenato también cuenta con este aporte. Un punto interesante y polémico, pero son dos culturas musicales muy valiosas en la región latinoamericana.

Para narrar hay que saber cantar el contexto geográfico, amoroso, sentimental, social y poder describir muy bien el entorno social. Así, como hay composiciones vallenatas que no narran, habrán corridos que no narran y habrán corridos que saben narrar mejor que el vallenato. Hay que recordar que la ranchera y corridos tuvo mucho que ver con nuestros compositores de la región, desde Córdoba hasta la Guajira.

¿Sus canciones estuvieron presentes en su niñez?

Crecí al lado de mi padre, un cantante criollo, quien era y es fanático de Escalona. Mi padre es muy allegado a esa casa por el Pirri. Mi padre, me acostumbró a escuchar sus composiciones: El Copete, El Chevrolito, La Creciente del Cesar y todas estas canciones se las escuchaba cantar a mi progenitor, posteriormente en las voces de los demás artistas vallenatos.

¿Escalona influye en su formación como cantante vallenato?

Cantante que quiera sentir el vallenato tiene que cantarle a Rafael Escalona: Yo no le he cantado en toda su dimensión. Su melodía es exigente, aunque uno crea que es fácil, es difícil, se lo digo porque he intentado interpretar canciones de él. Las acomodo a mi estilo, pero no solamente es cantarla, sino darle la melodía y la tonada original, la cadencia de la canción. Me cuesta trabajo, es complicado y el que le canta a Escalona, canta lo que se le atraviese, lo que le pongan.

¿Pero usted tiene el deje, y la canción del juglar reclama ese deje?

Claro que lo tengo, pero a veces a uno le da flojera. Yo tengo ese deje del que hablas. No tengo la voz gruesa como Poncho Zuleta, Jorge Oñate, pero sí tengo la melodía que eso es importante y no soy desafinado.

¿Silvestre usted es afinado, pero hay mucho artista vallenato desafinado y Escalona   no gustaba de esos cantantes?

Arminio, hay un programa de afinación que se llama Melody, el día que desaparezca se acaban muchos cantantes en el estudio de grabación. Es por eso, que a mí me gusta cantar es en vivo, que yo pongo las planas con lapiceros, porque si la embarré allí queda plasmado, no vale el borrador. Por eso expongo mi canto en vivo para que los seguidores se deleiten y tomen desiciones.
Aunque en algunas ocasiones la mayoría del público no sabe de música ni de afinación. Pero para el que sepa es muy bonito, porque te va a dar los halagos y te rinde los honores como debe ser.

Escalona en esto tenía razón y conocimiento, por eso sus artistas favoritos en el canto vallenato siempre fueron su ahijado Poncho Zuleta, mi padrino Jorge Oñate y el gran Diomedes Díaz.

¿En este homenaje al maestro porque no participó en el concurso de acordeoneros profesionales con Juan Mario de la Escalona y usted  tocando la guacharaca?

Sería interesante que me presentara al festival, algo novedoso, partiría la historia de la nueva generación. Oñate y Villazón ya lo hicieron, algún día lo voy hacer. Creo que el Festival me llama, me siento protagonista de esta cultura  que más que pudiera concursar y que Juan se coronara rey de la leyenda vallenata. En esta ocasión me hubiera significado quedar en la historia por haber participado en el festival que le tributaba la Fundación del Festival vallenato a uno de los grandes juglares.

¿A Escalona se le hizo una serie en televisión ha soñado con un homenaje como éste?

Más que cualquier premio o cualquier otra cosa, pienso que estoy en el vallenato es para hacer historia, para que mi música trascienda y a medida que vayan pasando los años eso se va a dar solo, la historias no hay que forzarla. Que grato sería que me recordaran como Rafael Escalona y estar en la mente de los colombianos a través de una serie televisiva. A todo el mundo le gusta que le hagan una novela, a cualquier músico le gustaría que se la hicieran y le cantaran su vida. Es muy temprano para mí, apenas estoy sembrando la semilla, haber si en 70 años también soy una leyenda de esta música vallenata.

¿Nuestro homenajeado no tocó ningún instrumento cuál toca usted?

La guitarra, que es el instrumento con que más me inspiro. Lo cojo como patrón para todo, de allí saco mis melodías, composiciones, los arreglos. Él no tocó, pero tenía el mejor instrumento que era la voz y la creatividad como mecanismo para saber improvisar y darle sentido musical a sus creaciones. El  simple hecho de silbar y tocar la mesa, significa hacer y tocar música. También toco el piano en el momento oportuno, como también lo hago con el redoblante como una herencia de mi abuelo Chema Corrales, quien tocó en la banda de Urumita.

¿Cree que vamos a tener Escalona para mucho tiempo?

Para toda la vida, será un compositor de todas las generaciones. Mis hijos y los hijos de mis hijos tendrán que pasar por las composiciones de Escalona. Para poder seguir avanzando en el presente tenemos que afianzarnos en el pasado y, quiénes están en el pasado: Escalona, Leandro, Alejo Durán, Carlos Huertas etc. Las canciones del Hijo de Patillal seguirán escuchándose, así los programadores radiales no quieran programarlas o ignorarlas.

¿Cómo lo  quiere recordar?

Con sus canciones, no puedo recordarlo de otra forma. Tengo una foto que me tome con él en la entrega del Grammy . Y la histórica, cuando se encontraron las dos generaciones en el estanco comprando wisky. Tengo ese recuerdo y seguiré recordándolo como protagonista del festival vallenato. Estos juglares son inmortales, imposible dejar hablar de ellos.

¿Si tuviera que cantar unas canciones del compositor en el festival de la leyenda vallenata, cuál cantaría?

Cantaría los que me sé: Carmen Gómez, El chevrolito, El Copete, Jaime Molina y el Arco Iris.

¿Escalona soberbio, petulante, serio, irreverente, o se levantó en un medio que lo admiro mucho o en verdad era el mejor de todos?

Es un tema muy serio. De pronto no soy el mejor conversador y conocedor de la vida de Escalona. Lo que sé, lo sé porque él fue un hombre público. Quizás tuvo esas características que tú  me señalas en la pregunta, te vuelvo a repetir nuestro bonitos encuentro fueron los que señale, en los grammys y en el estanco. Todas esas cosas se toleran, cada quien sabe como es y lo que quiere.

¿Un artista joven opinando de un compositor que tuvo la aceptación y la acogida por la mayoría del pueblo colombiano?

Totalmente de acuerdo. Siempre se tiene que buscar los dos extremos, porque todos los puntos de vistas son diferentes, cada cabeza es una cosa y cada quien tiene que aceptar lo que uno dice. Digo mis puntos de vista y lo que siento. Ese poder y esa influencia de Escalona sirvió como apoyo para el crecimiento cultural y musical del mejor festival de música vallenata que re realiza en Colombia y el mundo.

Farándula
29 abril, 2010

Silvestre Dangond habla sobre Escalona

POR. ARMINIO MESTRA OSORIO. [email protected] El cantante del ritmo vallenato nacido en  Urumita (Guajira) quien ha propuesto un estilo diferente para cantar el merengue, el paseo, el son, la puya y hasta el porro Sabanero, en esta ocasión habla sobre el compositor Rafael Calixto Escalona Martínez. Su imaginación vuela para recordar los momentos en que […]


POR. ARMINIO MESTRA OSORIO.

[email protected]

El cantante del ritmo vallenato nacido en  Urumita (Guajira) quien ha propuesto un estilo diferente para cantar el merengue, el paseo, el son, la puya y hasta el porro Sabanero, en esta ocasión habla sobre el compositor Rafael Calixto Escalona Martínez. Su imaginación vuela para recordar los momentos en que pudo tener de cerca al maestro y sobre cómo éste  influyó en la carrera musical de su padre.
También hace memoria para recordar las composiciones que lo marcaron y que le gustaría cantar en un algún momento de su carrera musical. Silvestre: el artista que le está aportando al folclor vallenato, tal como lo hizo el maestro Escalona desde temprana edad, solo para engrandecer la cultura de la Región Caribe que es rica en ritmos, tonadas, cantautores y compositores.
Un joven artista que pertenece a la nueva generación, tiene bien  claro quien fue el juglar y no necesita haberle grabado todo el cancionero a este insigne compositor para poder referirse  a su vida y  a su obra.
¿Escalona el más grande no es una provocación en el mundo vallenato?

De que es grande es grande. Que  sea el más grande depende, por que cada quien tiene su punto de vista. A la par de Escalona hay muchos compositores que considero grandes, como Leandro Díaz, Hernando Marín, Carlos Huertas, Calixto Ochoa, Adolfo Pacheco. El más grande para algunos, para mí hay muchos que también son grandes. Es mi manera de analizar la pregunta y estoy siendo sincero para no caer en posiciones falsas, amañadas y oportunistas.

¿Fue un consentido?

Escalona fue el consentido de Consuelo Araujo, como también lo fue Nicolás Elías Mendoza. En fin, Escalona sirvió mucho para el Festival de la Leyenda Vallenata, por las relaciones que tenía en Bogotá. Un grupo de amigos bien posicionados que tenía la Cacica y esto le dio mucho auge al festival cuando apenas empezaba a despegar.

¿Cómo compara la composición de Escalona con las de Leandro Díaz, Adolfo Pacheco, Gustavo Gutiérrez, Carlos Huertas, Calixto Ochoa?

Lo que pasa es que Escalona fue muy narrativo y de melodías repetitivas, frases, melodías y letras cortas, como también hacia 5 ó 4 estrofas en una canción, los otros eran muy largos para componer. Él fue un compositor con un estilo muy particular, le componía al amigo, a un animal, carro, río, mujer, político, así sintió y vivió la vida.

¿Qué canción le grabó?

Le grabé Carmen Gómez. Lo que pasa es que a mí no me gusta grabar las canciones que ya todo el mundo está cansado de escuchar. Muchos no saben que Carmen Gómez es de Rafael. Voy a esperar, me voy a dar un compás de espera, cuando haga un CD de solo clásicos me voy a dar gusto con las composiciones del maestro.

Además, siento una gran admiración por todas las canciones que Diomedes Díaz le grabó, me gustaría grabarlas de nuevo, porque me fascina como las cantó el Cacique de la Junta.

¿Un narrador del canto vallenato?

Para mí si fue un narrador en el canto vallenato, narró totalmente sus vivencias. Lo que pasa es que uno narra cantando, llorando, con sentimiento, y él le puso todos los ingredientes para poder narrar todo ese mundo en sus composiciones.

¿El corrido Mexicano es más narrativo que las compasiones de Escalona?

Hay que aclarar que no todas las canciones vallenatas son narrativas. No sólo las composiciones de Rafael Calixto sino la de otros compositores. El corrido tiene sus cantautores, el ritmo vallenato también cuenta con este aporte. Un punto interesante y polémico, pero son dos culturas musicales muy valiosas en la región latinoamericana.

Para narrar hay que saber cantar el contexto geográfico, amoroso, sentimental, social y poder describir muy bien el entorno social. Así, como hay composiciones vallenatas que no narran, habrán corridos que no narran y habrán corridos que saben narrar mejor que el vallenato. Hay que recordar que la ranchera y corridos tuvo mucho que ver con nuestros compositores de la región, desde Córdoba hasta la Guajira.

¿Sus canciones estuvieron presentes en su niñez?

Crecí al lado de mi padre, un cantante criollo, quien era y es fanático de Escalona. Mi padre es muy allegado a esa casa por el Pirri. Mi padre, me acostumbró a escuchar sus composiciones: El Copete, El Chevrolito, La Creciente del Cesar y todas estas canciones se las escuchaba cantar a mi progenitor, posteriormente en las voces de los demás artistas vallenatos.

¿Escalona influye en su formación como cantante vallenato?

Cantante que quiera sentir el vallenato tiene que cantarle a Rafael Escalona: Yo no le he cantado en toda su dimensión. Su melodía es exigente, aunque uno crea que es fácil, es difícil, se lo digo porque he intentado interpretar canciones de él. Las acomodo a mi estilo, pero no solamente es cantarla, sino darle la melodía y la tonada original, la cadencia de la canción. Me cuesta trabajo, es complicado y el que le canta a Escalona, canta lo que se le atraviese, lo que le pongan.

¿Pero usted tiene el deje, y la canción del juglar reclama ese deje?

Claro que lo tengo, pero a veces a uno le da flojera. Yo tengo ese deje del que hablas. No tengo la voz gruesa como Poncho Zuleta, Jorge Oñate, pero sí tengo la melodía que eso es importante y no soy desafinado.

¿Silvestre usted es afinado, pero hay mucho artista vallenato desafinado y Escalona   no gustaba de esos cantantes?

Arminio, hay un programa de afinación que se llama Melody, el día que desaparezca se acaban muchos cantantes en el estudio de grabación. Es por eso, que a mí me gusta cantar es en vivo, que yo pongo las planas con lapiceros, porque si la embarré allí queda plasmado, no vale el borrador. Por eso expongo mi canto en vivo para que los seguidores se deleiten y tomen desiciones.
Aunque en algunas ocasiones la mayoría del público no sabe de música ni de afinación. Pero para el que sepa es muy bonito, porque te va a dar los halagos y te rinde los honores como debe ser.

Escalona en esto tenía razón y conocimiento, por eso sus artistas favoritos en el canto vallenato siempre fueron su ahijado Poncho Zuleta, mi padrino Jorge Oñate y el gran Diomedes Díaz.

¿En este homenaje al maestro porque no participó en el concurso de acordeoneros profesionales con Juan Mario de la Escalona y usted  tocando la guacharaca?

Sería interesante que me presentara al festival, algo novedoso, partiría la historia de la nueva generación. Oñate y Villazón ya lo hicieron, algún día lo voy hacer. Creo que el Festival me llama, me siento protagonista de esta cultura  que más que pudiera concursar y que Juan se coronara rey de la leyenda vallenata. En esta ocasión me hubiera significado quedar en la historia por haber participado en el festival que le tributaba la Fundación del Festival vallenato a uno de los grandes juglares.

¿A Escalona se le hizo una serie en televisión ha soñado con un homenaje como éste?

Más que cualquier premio o cualquier otra cosa, pienso que estoy en el vallenato es para hacer historia, para que mi música trascienda y a medida que vayan pasando los años eso se va a dar solo, la historias no hay que forzarla. Que grato sería que me recordaran como Rafael Escalona y estar en la mente de los colombianos a través de una serie televisiva. A todo el mundo le gusta que le hagan una novela, a cualquier músico le gustaría que se la hicieran y le cantaran su vida. Es muy temprano para mí, apenas estoy sembrando la semilla, haber si en 70 años también soy una leyenda de esta música vallenata.

¿Nuestro homenajeado no tocó ningún instrumento cuál toca usted?

La guitarra, que es el instrumento con que más me inspiro. Lo cojo como patrón para todo, de allí saco mis melodías, composiciones, los arreglos. Él no tocó, pero tenía el mejor instrumento que era la voz y la creatividad como mecanismo para saber improvisar y darle sentido musical a sus creaciones. El  simple hecho de silbar y tocar la mesa, significa hacer y tocar música. También toco el piano en el momento oportuno, como también lo hago con el redoblante como una herencia de mi abuelo Chema Corrales, quien tocó en la banda de Urumita.

¿Cree que vamos a tener Escalona para mucho tiempo?

Para toda la vida, será un compositor de todas las generaciones. Mis hijos y los hijos de mis hijos tendrán que pasar por las composiciones de Escalona. Para poder seguir avanzando en el presente tenemos que afianzarnos en el pasado y, quiénes están en el pasado: Escalona, Leandro, Alejo Durán, Carlos Huertas etc. Las canciones del Hijo de Patillal seguirán escuchándose, así los programadores radiales no quieran programarlas o ignorarlas.

¿Cómo lo  quiere recordar?

Con sus canciones, no puedo recordarlo de otra forma. Tengo una foto que me tome con él en la entrega del Grammy . Y la histórica, cuando se encontraron las dos generaciones en el estanco comprando wisky. Tengo ese recuerdo y seguiré recordándolo como protagonista del festival vallenato. Estos juglares son inmortales, imposible dejar hablar de ellos.

¿Si tuviera que cantar unas canciones del compositor en el festival de la leyenda vallenata, cuál cantaría?

Cantaría los que me sé: Carmen Gómez, El chevrolito, El Copete, Jaime Molina y el Arco Iris.

¿Escalona soberbio, petulante, serio, irreverente, o se levantó en un medio que lo admiro mucho o en verdad era el mejor de todos?

Es un tema muy serio. De pronto no soy el mejor conversador y conocedor de la vida de Escalona. Lo que sé, lo sé porque él fue un hombre público. Quizás tuvo esas características que tú  me señalas en la pregunta, te vuelvo a repetir nuestro bonitos encuentro fueron los que señale, en los grammys y en el estanco. Todas esas cosas se toleran, cada quien sabe como es y lo que quiere.

¿Un artista joven opinando de un compositor que tuvo la aceptación y la acogida por la mayoría del pueblo colombiano?

Totalmente de acuerdo. Siempre se tiene que buscar los dos extremos, porque todos los puntos de vistas son diferentes, cada cabeza es una cosa y cada quien tiene que aceptar lo que uno dice. Digo mis puntos de vista y lo que siento. Ese poder y esa influencia de Escalona sirvió como apoyo para el crecimiento cultural y musical del mejor festival de música vallenata que re realiza en Colombia y el mundo.