Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 11 marzo, 2010

Si yo fuera candidato al Congreso de la República

MEDIO AMBIENTE Por: Hernán Maestre Martínez Parte I “Valledupar, Ciudad Ecológica de Colombia”. Recuperemos y Conservemos la Cuenca del Río Guatapurí. Ante la pregunta planteada para el conversatorio organizado por la Cámara de Comercio de Valledupar y FENALCO del Cesar denominado “HABLEMOS SÓLO DE DESARROLLO”, realizado el día lunes 8 del presente mes, en el […]

MEDIO AMBIENTE

Por: Hernán Maestre Martínez

Parte I

“Valledupar, Ciudad Ecológica de Colombia”. Recuperemos y Conservemos la Cuenca del Río Guatapurí.

Ante la pregunta planteada para el conversatorio organizado por la Cámara de Comercio de Valledupar y FENALCO del Cesar denominado “HABLEMOS SÓLO DE DESARROLLO”, realizado el día lunes 8 del presente mes, en el auditorio de FENALCO y al cual fueron invitados los candidatos al Congreso por el Departamento del Cesar: ¿Cuál sería mi propuesta para incluir en el próximo Plan de Desarrollo Nacional 2010 – 2014 en beneficio del Departamento del Cesar?
En primera instancia, digamos que ante el llamativo y académico nombre del conversatorio, notamos, que el 95% de los participantes estuvieron bastante despistados, hablaron de muchos temas que no se asomaron al motivo del evento.
En nuestro caso, nos hubiésemos permitido hacer un breve análisis sobre DESARROLLO, de la siguiente manera: en la práctica lo que se ha entendido por Desarrollo, tiene que ver más con el crecimiento de la economía que con la felicidad de las personas, hasta ahora su nivel de adelanto o atraso siempre se ha medido con puros indicadores económicos (tal como está sucediendo en el Departamento del Cesar).
Una medida típica del desarrollo es el llamado PIB (Producto Interno Bruto), es una forma de medir el desarrollo que considera como positivos sin discriminación, todos los procesos que ocurren en las transacciones de mercado, sin importar si estas son destructivas o productivas.
Lo anterior, quiere decir, por ejemplo, que mientras más se tale un bosque y más madera se venda sin importar si es para hacer casas, muebles, ataúdes o mientras más se tumben bosques, sin importar el daño ecológico para extraer carbón, o mientras más se venda pescado sin importar como lo pescan, o mientras se produzca y se vendan armas, sin importar si con ello va a aumentar el número de asesinatos, será mayor el PIB y, en consecuencia mayor el desarrollo.
Otro indicador de desarrollo, igualmente engañoso, es el Ingreso per Cápita, es decir, el ingreso por cabeza de los habitantes de una región o país determinado. Este se obtiene dividiendo el PIB por el número de habitantes de la región o país, y se parte de la suposición de que los beneficios económicos de esos procesos o transacciones de mercado  de distribuyen de manera igual o entre todos los habitantes, cabe aquí la pregunta, ¿será que todos los habitantes del Cesar recibimos los mismos ingresos que los dueños de industrias, empresas y propietarios de las explotadoras de carbón?. Pero digamos, por otra parte, que últimamente se está comenzando a trabajar con otros indicadores que buscan acercarse al concepto de calidad de vida de los seres humanos, se trata del índice de desarrollo humano, este indicador involucra alrededor de 40 factores que no podemos citarlos aquí por la cortedad del espacio.

Hoy hemos acuñado y estamos hablando de un concepto responsable que garantiza una buena calidad de vida humana, nos referimos a un desarrollo que no destruye la naturaleza y sus recursos, que tiene en cuenta la calidad del ambiente, en el entendido, que desarrollo que no tiene en cuenta la conservación ecológica (como las explotaciones de carbón en el Cesar), no es verdadero desarrollo, se trata, del concepto de DESARROLLO SOSTENIBLE, que responde al afán de encontrar formas de desarrollo, basándose en la conservación de los recursos y de las condiciones que hacen posible y agradable la vida, en resumen, en este concepto se sintoniza la inteligencia de la naturaleza con la inteligencia humana.
Concientes de lo expuesto, le apostaría en mi agenda legislativa a un proyecto de desarrollo ecológico prioritario como proyecto bandera para el Cesar, que se puede denominar Recuperación y Manejo Integral de la Ciénaga de Zapatosa, para incluirlo en el Plan de Desarrollo Nacional 2010 – 2014, con la pretensión además, que la Ciénaga de Zapatosa sea declarada Patrimonio Hidrológico o Zona de Interés General, creando si es posible, la Corporación Autónoma de la Ciénaga de Zapatosa, teniendo en cuenta que ésta es un área que se debe recuperar, conservar y aprovechar por razones económicas, sociales y culturales.
Todo lo anterior es posible, invirtiendo en este proyecto los dineros de las compensaciones y otros recursos que se pueden obtener vía sobretasa ambiental aplicado a las empresas explotadoras de minerales a cielo abierto, tal como lo está promocionando el actual Representante Pedro Muvdi. En la próxima columna, después del evento electoral, continuaremos hablando sobre este importante tema.

Columnista
11 marzo, 2010

Si yo fuera candidato al Congreso de la República

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Hernán Maestre Martínez

MEDIO AMBIENTE Por: Hernán Maestre Martínez Parte I “Valledupar, Ciudad Ecológica de Colombia”. Recuperemos y Conservemos la Cuenca del Río Guatapurí. Ante la pregunta planteada para el conversatorio organizado por la Cámara de Comercio de Valledupar y FENALCO del Cesar denominado “HABLEMOS SÓLO DE DESARROLLO”, realizado el día lunes 8 del presente mes, en el […]


MEDIO AMBIENTE

Por: Hernán Maestre Martínez

Parte I

“Valledupar, Ciudad Ecológica de Colombia”. Recuperemos y Conservemos la Cuenca del Río Guatapurí.

Ante la pregunta planteada para el conversatorio organizado por la Cámara de Comercio de Valledupar y FENALCO del Cesar denominado “HABLEMOS SÓLO DE DESARROLLO”, realizado el día lunes 8 del presente mes, en el auditorio de FENALCO y al cual fueron invitados los candidatos al Congreso por el Departamento del Cesar: ¿Cuál sería mi propuesta para incluir en el próximo Plan de Desarrollo Nacional 2010 – 2014 en beneficio del Departamento del Cesar?
En primera instancia, digamos que ante el llamativo y académico nombre del conversatorio, notamos, que el 95% de los participantes estuvieron bastante despistados, hablaron de muchos temas que no se asomaron al motivo del evento.
En nuestro caso, nos hubiésemos permitido hacer un breve análisis sobre DESARROLLO, de la siguiente manera: en la práctica lo que se ha entendido por Desarrollo, tiene que ver más con el crecimiento de la economía que con la felicidad de las personas, hasta ahora su nivel de adelanto o atraso siempre se ha medido con puros indicadores económicos (tal como está sucediendo en el Departamento del Cesar).
Una medida típica del desarrollo es el llamado PIB (Producto Interno Bruto), es una forma de medir el desarrollo que considera como positivos sin discriminación, todos los procesos que ocurren en las transacciones de mercado, sin importar si estas son destructivas o productivas.
Lo anterior, quiere decir, por ejemplo, que mientras más se tale un bosque y más madera se venda sin importar si es para hacer casas, muebles, ataúdes o mientras más se tumben bosques, sin importar el daño ecológico para extraer carbón, o mientras más se venda pescado sin importar como lo pescan, o mientras se produzca y se vendan armas, sin importar si con ello va a aumentar el número de asesinatos, será mayor el PIB y, en consecuencia mayor el desarrollo.
Otro indicador de desarrollo, igualmente engañoso, es el Ingreso per Cápita, es decir, el ingreso por cabeza de los habitantes de una región o país determinado. Este se obtiene dividiendo el PIB por el número de habitantes de la región o país, y se parte de la suposición de que los beneficios económicos de esos procesos o transacciones de mercado  de distribuyen de manera igual o entre todos los habitantes, cabe aquí la pregunta, ¿será que todos los habitantes del Cesar recibimos los mismos ingresos que los dueños de industrias, empresas y propietarios de las explotadoras de carbón?. Pero digamos, por otra parte, que últimamente se está comenzando a trabajar con otros indicadores que buscan acercarse al concepto de calidad de vida de los seres humanos, se trata del índice de desarrollo humano, este indicador involucra alrededor de 40 factores que no podemos citarlos aquí por la cortedad del espacio.

Hoy hemos acuñado y estamos hablando de un concepto responsable que garantiza una buena calidad de vida humana, nos referimos a un desarrollo que no destruye la naturaleza y sus recursos, que tiene en cuenta la calidad del ambiente, en el entendido, que desarrollo que no tiene en cuenta la conservación ecológica (como las explotaciones de carbón en el Cesar), no es verdadero desarrollo, se trata, del concepto de DESARROLLO SOSTENIBLE, que responde al afán de encontrar formas de desarrollo, basándose en la conservación de los recursos y de las condiciones que hacen posible y agradable la vida, en resumen, en este concepto se sintoniza la inteligencia de la naturaleza con la inteligencia humana.
Concientes de lo expuesto, le apostaría en mi agenda legislativa a un proyecto de desarrollo ecológico prioritario como proyecto bandera para el Cesar, que se puede denominar Recuperación y Manejo Integral de la Ciénaga de Zapatosa, para incluirlo en el Plan de Desarrollo Nacional 2010 – 2014, con la pretensión además, que la Ciénaga de Zapatosa sea declarada Patrimonio Hidrológico o Zona de Interés General, creando si es posible, la Corporación Autónoma de la Ciénaga de Zapatosa, teniendo en cuenta que ésta es un área que se debe recuperar, conservar y aprovechar por razones económicas, sociales y culturales.
Todo lo anterior es posible, invirtiendo en este proyecto los dineros de las compensaciones y otros recursos que se pueden obtener vía sobretasa ambiental aplicado a las empresas explotadoras de minerales a cielo abierto, tal como lo está promocionando el actual Representante Pedro Muvdi. En la próxima columna, después del evento electoral, continuaremos hablando sobre este importante tema.