10 noviembre, 2019

Si vuelven las bicicletas públicas, qué bien

En redes sociales, la Secretaría de Tránsito y Transporte Municipal anuncia que vuelven las bicicletas públicas a rodar por las calles de Valledupar. Este anuncio es bien recibido por varias razones, entre ellas que desde que las 60 bicicletas naranja que donó el Ministerio de Transporte al municipio empezaron a rodar, la aceptación de la […]

En redes sociales, la Secretaría de Tránsito y Transporte Municipal anuncia que vuelven las bicicletas públicas a rodar por las calles de Valledupar. Este anuncio es bien recibido por varias razones, entre ellas que desde que las 60 bicicletas naranja que donó el Ministerio de Transporte al municipio empezaron a rodar, la aceptación de la comunidad fue notable y se demostró, en el marco de un proyecto piloto nacional, que el transporte amable con el medio ambiente sí es una opción viable, además de necesaria.

En diferentes informes cuestionamos que el programa piloto dejara de funcionar y hasta nos preguntamos por qué algunos de estos vehículos fueron vistos fuera de Valledupar cuando el programa estaba suspendido. La preocupación también nos invadió al saber que los millonarios recursos, esos sí del municipio, que se invirtieron en tres biciestaciones: parque El Viajero, plaza Alfonso López y Biblioteca Departamental Rafael Carrillo Luquez, estaban en riesgo de perderse si no había un programa en marcha. La sorpresa fue mayor cuando las biciestaciones se convirtieron en parqueaderos de motos y carros.

Sabemos que ahora serán 80 las bicicletas y que empezarán a rodar a mediados de noviembre. Consideramos que el programa debe continuar y que deben corregirse los errores del pasado. Aquí registramos con satisfacción, en el año 2016, que había más de 3.400 usuarios inscritos en la plataforma virtual, de ellos 860 más o menos tomaban los vehículos prestados mensualmente y la Secretaría de Tránsito Municipal reportaba haber atendido a unos 10.000 usuarios desde que se firmó el convenio con el Ministerio de Transporte. Luego lo conseguido se perdió y las bicicletas se archivaron.

Nada más lamentable que un buen proyecto al que no se le dé continuidad. Las acciones del Gobierno que dejan huella en la ciudadanía deben ser contundentes, planificadas, continuas y promoverse con los métodos disponibles.

En Neiva, por ejemplo, anuncia la prensa del Huila que hay 1.280 bicicletas públicas y el programa está en auge. En Bogotá es noticia la alianza entre Muvo, el emprendimiento colombiano que incursionó en el mercado latinoamericano como la primera empresa de bicicletas eléctricas públicas, y Auteco Mobility, empresa líder en la comercialización de vehículos eléctricos.

Daniel Otero, CEO de Muvo, dijo que actualmente cuentan con más de 50.000 usuarios registrados y con el ingreso de una nueva flota esperan llegar a 200.000 usuarios y realizar cerca de 100.000 viajes adicionales cada mes. Aclaramos, este servicio tiene costo, ($1.500 por desbloqueo -iniciar viaje- y $150 por cada minuto). Aquí confluye una oferta en modos de transporte y proyecto empresarial, generador de empleos.

La nueva era del transporte ecológico se mueve con buena velocidad. Aquí apenas estamos reactivando el método convencional, aunque convencional es esencial y es bien recibido.

Siguenos como @El_Pilon